Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7,6

El pin parental de Lanthimos

19 ene 2020

Lo primero dar las gracias a José Antonio y Susana por guiarnos por el camino de la cinefilia.



Esta Canino no la había visto y tampoco la tenía en pendientes.



Pero ha sido una gratísima sorpresa.



Una peli sorprendente, que te deja confundido en un principio, para, conforme avanza la peli, terminar componiendo una tesis sobre la educación.



Con un estilo seco, sobrio. Sin música de fondo. Con planos fijos largos. Rodada intencionadamente con grano, como si fuera de los noventa.



Con interpretaciones muy contenidas o excesivas, sin términos medios.



Tal vez no haya sido intencionado, pero viene de perlas para hablar del "pin parental".



Me voy a poner en la piel de un individuo de VOX y usando la ironía y el sarcasmo voy a explicar esta peli. Al menos lo voy a intentar.



Este padre de familia, un empresario ejemplar, intenta proteger a sus hijos de un mundo exterior nocivo y lesivo.



Para ello los introduce en una burbuja, un espacioso chalé con piscina.



Usando de su "pin parental" decidió no llevarles al colegio, para que no se pudieran influenciar por las ideas liberticidas.



También les impide ver la tele, que solo aporta dolor y malas influencias a nuestras conciencias.



Mejor ver estupendos vídeos familiares de felicidad y fraternidad.



Sus hijos no conocen el mundo, pero sí el demonio que personifican en forma de gato.



Animal malévolo del que solo se pueden defender ladrando como perros.



El niño ya es mayorcito y un hombre es un hombre y no puede vivir sin sexo.



El amor no es importante para esta pareja, pero sí el folleteo.



Los hombres deben satisfacer sus naturales necesidades.



Las chicas es mejor que desconozcan absolutamente nada sobre estas actividades.



Este padre, por supuesto, puede y debe castigar a sus hijos. Al fin y al cabo son de su propiedad.



Los hijos son entes subordinados a los padres, que no tienen derechos propios, solo los que los progenitores les permitan.



Por ello los castigos físicos son necesarios y congruentes.



Nadie se puede meter en cómo educan a sus retoños. Faltaría más.



Esta familia vive en esa felicidad de aislamiento y protección hasta que un elemento nocivo se introduce en sus vidas rompiendo su armonía.



Esta segurata, casi seguro podemita, se lleva lo suyo con un vídeo reprodutor VHS, instrumento que ha servido para que la niña desprevenida haya visto Rambo, o algo parecido.



Veremos que nos depara el debate.



Mi puntuación: 7,58/10.

0
0
Valorar esta crítica
'Canino', microcosmos griego
Crítica Ecartelera
6,8