Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7,9

La sorpresa se ha ido, la gracia no

30 may 2018

Deadpool irrumpió en el cine de superhéroes como una bola de demolición. En 2016, Marvel Studios ya se había afianzado de sobra como la mayor fuerza comercial de Hollywood, y el Mercenario Bocazas llegaba a Fox para poner la casa patas arriba. En el fondo, 'Deadpool' era una película de superhéroes al uso, con un argumento muy convencional (origin story + chico conoce a chica/chico salva a chica), pero su humor cafre e irreverente la separaba de las demás.

Dos años más tarde llega su secuela, y muchos nos preguntábamos cómo solventaría el problema de haber perdido el factor sorpresa. La respuesta es fácil, y predecible: multiplicando todo lo que funcionó de la primera entrega. La comedia pasada de rosca, las referencias pop, la ultraviolencia, el humor meta, las rupturas de la cuarta pared... 'Deadpool 2' es, 'Deadpool' al cuadrado, más bruta, más loca, y sí, también más divertida.

La culpa de todo la tiene principalmente Ryan Reynolds, que como Hugh Jackman con Lobezno y sobre todo Robert Downey Jr. con Iron Man, se ha fusionado completamente con su personaje, también en la vida real. Lo suyo es puro carisma y descaro, y en la secuela está incluso más brillante y gracioso que en la anterior película. Lo acompaña un buen reparto, del que destacan (aunque no tanto como esperábamos) Zazie Beetz como Domino y Josh Brolin como Cable. Ambos están perfectamente escogidos para sus papeles, pero quedan algo desaprovechados.

Al final, 'Deadpool 2' es El Show de Ryan Reynolds, y como tal, no puede ser más exitoso. La película no siempre toca la nota adecuada, pero da igual, es tan divertida y tiene tantos puntazos que se le puede pasar por alto que, de nuevo, su argumento sea más bien escueto, y caiga en tópicos preocupantes (como el mal uso del interés amoroso femenino para potenciar las tramas de los masculinos).

La secuela vuelve a aprovechar a base de bien la calificación Rated-R para ofrecernos una delirante orgía de sangre, desmembramientos y bromas sexuales no apta para mojigatos. El humor no es precisamente fino o excesivamente inteligente, pero sí muy efectivo. En 'Deadpool 2' la novedad ha desaparecido, pero la película sabe exactamente cómo compensarlo: yendo a por todas. Eso hace que esté a la altura de la original, o incluso por encima de ella.

PD: Sí, es cierto lo que habéis oído, 'Deadpool 2' tiene las escenas post-créditos más GRANDES del cine de superhéroes.

0
0
Valorar esta crítica
'Deadpool 2' es una película familiar
Crítica Ecartelera
7,0