Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de moore

moore

7

¡Pero si está clarísimo que el muerto está vivo y el vivo muerto! ¿Es usted tonto? (AKA) Es lo que pasa por pensar con la polla, cuya ambición es infinita.

13 ago 2014

Si para algo sirve esta película es para plantearse una idea, que por muy irónicamente triste y desgraciada que suene, es cierta. Y es que si se te presenta en tu vida la oportunidad idílica con la que palpas con los dedos la plenitud de la felicidad, el culmen de la gloria, el máximo imaginable de la mágica maravilla, que pasa por gran parte al hecho de estar unido a una persona que siempre soñaste y junto a la que obtendrás una vida perfecta que últimamente no conoces, es que con toda seguridad hay un truco detrás. Una macabra artimaña que te arrastrará a las garras de la muerte, y la oportunidad de sortear el impedimento para poder darle bien a la utópica realidad que te espera enfrente, que toma forma de una bella mujer con la que todo será perfecto te da a tí por culo como nada que tu limitada capacidad de pensar pueda solo imaginar. Se dice que la capacidad de pensar de un hombre está limitada por su pene, ¿cuántas veces hemos oído todos ese despectivo y jocoso ¡Los hombres solo pensáis con la polla!? Pues es cierto, y esta película como tal lo demuestra.

¿Pero es que y quién se negaría a los encantos de la bella Aura Garrido para no irse con ella a la cama y compartir a la hora de compartir con ella todas tus fidelidades y secretos? A no ser que seas un romántico de esos de lo que ya no quedan...

Y lo que también está claro es que un asesino lo puede ser cualquiera, nadie se exime de ese atroz instinto que esconde tras una fachada falsa y creíble con la que coarta y disimula su perversa alma que maquina un crimen perfecto, que al ver las desventuras en las que se va sumergiendo el protagonista, Hugo Silva, se figura como algo extremadamente difícil. Un crimen imperfecto, que es lo que había cometido el personaje de Hugo Silva al asesinar cobardemente a la temeraria Belén Rueda, que no tiene ni miramientos ni escrúpulos a la hora de jugar con la gente y de tomar decisiones bruscas que la puedan salvar, todo con tal de no verse afectada su maléfica y despiadada integridad, que prefiere ignorar que incluso los mejores lobos asesinos pueden ser cazados, tan solo hay que encontrarse con un ejecutor profesional, sanguinario e inteligente que haga su disparo mortal desde una perspectiva indetectable. El veneno invisible que causará su irremediable perdición está listo, tan sólo hay que encontrar la manera de proporcionárselo y eso un astuto cazador lo sabe hacer sin ningún tipo de problemas. Y qué mejor manera que usar un involuntario intermediario, a un inocente inútil, atrofiado intelectualmente que tardaría toda una eternidad en descubrir el pastel aunque yo estuviese dando vueltas alrededor suya infinitamente, lo que nos hace volver a la persona de Hugo Silva. Todo asesino encuentra la horma mortal de su zapato en alguien que resulta ser mejor que él, tal es la naturaleza humana. Los caminos del destino son inexcrutables, el siempre a tu nivel, destino final que te aguarda pacientemente dónde tú menos te lo esperes. Porque una vulgar rata, - lo que eres a los ojos de la vida, - no está exenta de no toparse con el trozo de queso envenenado, el tóxico que se ha preparado especialmente para tí.

Respecto a lo que es la película en líneas generales, su ruta está marcada por tediosos compases de sombras y culpas, en los que el avance de la trama es un rutinario e insípido trámite que tan sólo al final se transforma con una insólita magia de unas proporciones de brillantez inimaginables que aviva tu disipada atención hasta lograr una inquietud y atención tan desmesuradas que notas el horror reflejado en cada partícula de aire de tu alrededor, que invocan una ligera aura que recorre tu cuerpo hasta dejarte los pelos de punta con lo que me atrevo a enunciar valientemente que estamos ante uno de los mejores finales jamás presenciados.

El desarrollo es algo soporífero, no tan malo, las actuaciones son buenas, por lo que la puntuación oscila entre el cuatro y el cinco, pero el final te despierta de un sopapo, elevando la película dos puntos, un final perfecto. Suscribo las palabras de José Manuel Cuéllar, es exactamente lo que me ha pasado a mí.

He comparado esta película con Los Ojos de Julia, cuyo guionista es el director de ésta, y si tenemos en cuenta que el desarrollo de la primera era más avivado y con mucha más chispa, sin embargo de final decepcionante, aquí tenemos todo lo contrario, pero ¡qué final! O_o Brillante Coronado, muy buena Aura Garrido.

1
0
Valorar esta crítica
'El Cuerpo', el thriller de las falsas apariencias
Crítica Ecartelera
9,0