Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

6,8

Entretenimiento Sin Límites

22 dic 2013

Cuando el mundo comienza a ser invadido por una pandemia de muertos vivientes, el experto investigador de las Naciones Unidas Gerry Lane (Brad Pitt) intentará evitar lo que podría ser el fin de la civilización en una carrera contra el tiempo y el destino. La destrucción a la que se ve sometida la raza humana le hace recorrer el mundo entero buscando respuestas sobre cómo parar la horrible epidemia que amenaza a toda la humanidad, intentando salvar las vidas de millones de desconocidos así como la de su propia familia.

"Guerra Mundial Z" podría definirse perfectamente como una cinta caótica a más no poder en su producción. De todos es sabido que Marc Foster, el director, y Brad Pitt no eran precisamente uña y carne. Sus diferencias a lo largo del rodaje hicieron que este se prolongara mucho más de lo esperado, que el presupuesto aumentara de forma desorbitada llegando a superar los 200 millones de euros, realizando diferentes montajes finales ya que el primero de todos no convenció a Marc Foster y por lo tanto hubo que reanudar el rodaje con nuevas escenas. En definitiva, y para resumir, un auténtico caos.
Lo sorprendente viendo todo este compendio de infortunios que han acompañado a la película desde sus comienzos, es que el resultado final haya sido más que aceptable, tanto en crítica como en taquilla, ya que la película ha doblado su recaudación con respecto a su presupuesto, y esto se debe a numerosas razones, al carisma que Brad Pitt infunde a cada uno de sus trabajos, a unos efectos especiales impresionantes y a un ritmo endiablado que deja descolocado al espectador.
Y es que la acción no tarda en llegar a un guión que se olvida de las presentaciones tediosas o de explicaciones que puedan desesperar a los más impacientes, va, y de que manera, a lo que la mayoría del público quiere, entretenimiento puro y duro, espectáculo asegura asentado sobre un guión que, si bien no llega a ser una obra maestra, sorprendente, o bueno, está bien hilvanado y las deficiencias de cada una de sus partes quedan ocultas por el ritmo que Marc Foster le ha dotado a la película.
No tenemos unos personajes excesivamente definidos en esta película, o con unas motivaciones importantes, aparte del personaje de Brad Pitt, el protagonista, el único que no es de cartón-piedra en toda la cinta y cuyas motivaciones por proteger a su familia son mínimamente aceptables.
Y es que, como ya he dicho antes, el guión no tiene muchas cosas destacables, pero si es cierto, que lo que tiene, lo sabe utilizar de forma magistral en la película, dotándola de un ritmo endiablado que la diferencia de otras superproducciones hollywoodienses del mismo estilo.

Pero si nos centramos en analizar más la historia, podemos decir que se parece tanto al libro en el que se basa como una naranja se parece a un martillo. Y es que de la espectacular y aclamada novela de Max Brooks no queda nada. Aquellos que se han leído la novela y también han visto la película, concuerdan en su mayoría en que se ha destrozado la historia en favor del espectáculo, pero también afirman que es un cambio interesante, aunque no por ello perdonable.
En mi caso, que no he leído la novela, la película me ha parecido entretenida y cautivadora, en gran parte por el tan mencionado ritmo de la cinta, que no deja lugar a una pausa.

En cuanto al apartado actoral, tan sólo Brad Pitt posee el carisma suficiente para atrapar al público con su actuación, ya que ni Mireielle Enos ni James Badge Dale consiguen alcanzar al trabajo del actor norteamericano mencionado al principio, que ha cumplido 50 años hace menos de una semana. Y es que a pesar de su edad, sigue dando la talla llevando sobre sus hombros todo el peso de una película perfectamente hilvanada.
Pierfrancesco Favino es el único actor que, a pesar de sus cortos minutos de metraje, logra acercarse más al talento interpretativo de Brad Pitt, ya que sus expresiones son las cercanas a la tensión que se vive en el ambiente en el que se encuentran los personajes.

En cuanto a los efectos especiales, estos son soberbios, con especial énfasis en una iluminación sobresaliente de decenas de escenarios generados por computadora. Cierto que en ocasiones los zombies pueden parecer un tanto falsos, pero son momentos aislados que le no resaltan demasiado dentro del conjunto final.
La fotografía es espectacular y se apoya en la iluminación portentosa que antes he mencionado para lograr un acabado impecable que se denota mucho más espectacular en las escenas de acción.
El gore y la sangre quedan aparcados debido al calibre de la producción ya que arriesgar en un blockbuster no es lo habitual, y con esta película no iba a ser distinto.

6,8/10 para una película más que entretenida, con un ritmo endiablado y un cambio de tendencia más que evidente en el género zombie. A algunos les decepcionará este cambio, pero a otros, entre los que me incluyo, son un buen aliciente para cambiar de tendecia y tener dos variantes de este tipo de cine.
Un blockbuster palomitero en toda regla. ¡A disfrutar!

Para más críticas entrad en www.criticasdecinejorge.blogspot.com ¡Gracias!

0
0
Valorar esta crítica
'Guerra Mundial Z': La epidemia que infectó al blockbuster
Crítica Ecartelera
8,0