Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

6,5

hijos de los 80, tenéis una cita

18 jul 2013

El derechazo de Stallone, la patada voladora de Van Damme, Schwarzenegger disparando con rostro imperturbable y Bruce Willis cagándose en los muertos de todo el mundo. Todo eso, amigos, es lo que encontraréis en Los Mercenarios 2 y el que os diga lo contrario os está intentando vender un blockbuster palomitero al uso. Sí, estamos ante una superproducción de cien millones de dólares que se merece más que nunca el apelativo de hollywodiense, pero eso no quiere decir en este caso que sea apta para todo tipo de espectadores. Esta saga tiene muy claro cuál es su público, y esa audiencia también es muy consciente de lo que quiere ver: "pajas time", como diría aquel. Una cascada de referencias a ese cine de acción rebosante de testosterona, cargadores infinitos y esbirros tipo masilla con el que todos los mayores de 25 años hemos crecido y que estaba ordenado en torno a héroes totales, de esos que desayunan cereales con pólvora, mean nitroglicerina y consiguen más empalmes por metro cuadrado que Megan Fox paseando desnuda por una convención de programadores informáticos. Pues bien, tras ese intento fallido que fue la primera parte, Los Mercenarios 2 es por fin la película que saca partido a esa mitología de cerveza y Doritos. Una promesa cumplida, nada más y nada menos.

No es ningún secreto que, a pesar de esa honorable excepción que es John Rambo, el talento como director de Stallone es inversamente proporcional a su obsesión por mantenerse joven y lozano. Por eso ya íbamos a Los Mercenarios 2 un poco más tranquilos, porque practicamente toda la culpa del fracaso de la primera parte estuvo en esa imposibilidad del intérprete y realizador para combinar todas sus facecas con éxito, y en esta continuación no ha dudado en cederle el testigo a Simon West (Con Air, Tomb Raider, The Mechanic), que no será ningún virtuoso, pero sí un artesano con ideas muy limitadas, pero claras al fin y al cabo. Poco CGI y muchas explosiones -pero muchas- al más puro estilo Tropic Thunder es lo que ofrece el cineasta en su aportación a la franquicia, aunque realmente su papel sea el del necesario coordinador de tanto ego por metro cuadrado.


Statham y Stallone siguen siendo los principales protagonistas en ese bien medido equilibrio entre sangre nueva y vieja, pero a excepción de Jet Li, inexplicablemente ausente durante el 90% del metraje, el resto de la banda consigue esa pequeña parcela individual de lucimiento que se les negó en la primera entrega. Vamos, que a pesar de que el argumento (una carrera para conseguir armas nucleares abandonadas desde la Guerra Fría) siga cabiendo en una etiqueta de champú, ya no parece una franquicia protagonizada por los jubilados del Smackdown Vs RAW, sino que se nota la sensación de camadería y equipo que la premisa pedía a gritos. El personaje de Dolph Lundgren ha dejado de ser un retrasado mental para convertirse en una de las sorpresas cómicas del filme, y tanto Terry Crews como Randy Couture logran alguna pincelada para sus personajes que los aleja de esas representaciónes humanas de Hulk que nos habían presentado. Por el lado de las incorporaciones, Liam Hemsworth, el hermanísimo del Dios del Trueno visto en Triangle, cuaja por los pelos como el benjamin del equipo liderado por Sly, a pesar de contar con uno de esos monólogos involuntariamente cómicos con una historia trágica y un cachorrito de por medio. Más de lo mismo para la asiática Nan Yu (Speed Racer), que salva in extemis el típico rol de chica guerrera metido con calzador para que A; Stallone tenga a quien mirar con ojos de cordero, y B; que nadie abra la veda de las acusaciones machistas. Por último, una de las estrellas del género en su versión de videoclub, Scott Adkins, nos ofrece a un villano segundón tan plano y efectivo como el que da vida un maquilladísimo Van Damme, amo y señor de los spagats aereos y mortales.

Pero lo bueno, por supuesto, parte del triunvirato de estrellas invitadas formado por Schwarzenegger, Willis y Chuck Norris exprimiendo sus leyendas al máximo. Con el primero han prolongado la dinámica competitiva de su personaje con el de Stallone representando esa rivalidad ineherente que ha existido siempre entre los intérpretes, dos estrellas de idéntico perfil que se han disputado el trono palomitero de los gigantes de gimnasio durante más de dos décadas. Como se puede apreciar a simple vista, es al ex-gobernador al que más factura le han pasado los años, pero la idea con esos pelos electrificados y la camisa hawaiana es mostrar una caricatura al más puro estilo de El Último Gran Héroe, que es todo lo que le pedíamos a su participación en la cinta. Willis, en cambio, aunque tenga un papel similar al de Nick Fury organizando al equipo, ejerce del Tony Stark de este peculiar grupo de vengadores, tan vacilón y socarrón como se le presupone al hombre que le debe su presencia en este filme a John McClane. Lo de Norris es otra historia... Algo así como el gag estrella de la película y todo un despropósito para el que no lo mire con los ojos adecuados. Para el resto, gloria bendita.


El único 'pero' que se le puede poner a la cinta es precisamente que se nota la necesidad de compensar el fracaso de su predecesora ofreciendo dos tazas de todo lo que nos quedamos con ganas de ver hace dos años. Una saturación de coñas y referencias que elimina inevitablemente cualquier atisbo de seriedad del conjunto y convierte al filme en una sucesión de sketches que váis a ver en Youtube hasta la saciedad. Los Mercenarios 2 se acerca peligrosamente a la buena parodia más que al homenaje, y aunque ello no quita para que sigamos teniendo una fuente de entretenimiento constante y podamos hablar de un éxito, sí nos sigue dejando huérfanos de la gran cinta de acción que ha de acompañar al festival de nostalgia e impide que sea la película definitiva que pretendía. Porque recordarlo no es lo mismo que revivirlo, aunque hay veces que puede parecer incluso más divertido.

1
0
Valorar esta crítica
'Los mercenarios 2', El retorno de los reyes
Crítica Ecartelera
6,0