Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Nueva crítica

¿Contiene spoilers esta crítica?
Comparte

Debes introducir una puntuación válida.

Faltan datos para enviar la crítica.

La crítica debe tener al menos 200 caracteres para ser válida

No, gracias

Cinemanía
7,0

Hay películas, pocas, que se deben hacer, que no hay más remedio. Hay personas cuyas historias deben contarse(...) Me llamo Violeta es uno de estos casos. El documental de David Fernández de Castro y Marc Parramon da cuenta de la historia de Ignacio, que un día les dijo a sus padres que se llamaba Violeta y era una niña (...) Hay intangibles, siempre tan valiosos, como la presencia de Nacho Vidal ?el padre de Violeta? chocante, emotivo, humano. Escucharle a él y a todos los que intervienen en el filme es un antídoto contra la comodidad de quien pontifica sin tener ni idea de lo que habla, contra tanto ultra ignorante regurgitado de las heces de tanta ideología putrefacta. De esto trata también la película, del tiempo de intolerancia e ignorancia en el que vivimos. Estas otras películas se le ocurren a uno mientras la ve. Y la disfruta.

Leer crítica Toni Vall
Fotogramas
4,0

Y pese a su pertinente denuncia de una transfobia todavía interiorizada y lo razonable de muchos de sus argumentos, no ayuda que su director adopte un tono tan emocional en la exposición de hechos y testimonios. Fernández de Castro elude cuestiones fundamentales (la diferencia entre transexual y transgénero) y esquiva preguntas incómodas, optando por dibujar una realidad idílica en la que los padres manejen toda responsabilidad, esto es, la definición original de patriarcado, lo que despierta una peligrosa paradoja en su tesis.

Leer crítica Pablo Vázquez
El Periódico
6,0

Este documental ofrece una mirada divulgadora, a veces más propia de un reportaje televisivo, pero absolutamente necesaria sobre las personas transgénero. Focaliza su interés en la hija de los actores de de cine porno Nacho Vidal y Franceska Jaimes, que a los siete años decidió dejar de ser Ignacio para convertirse en Violeta. Quizás si se hubiera centrado solo en este personaje, como representación de una situación socialmente aún demasiado compleja y no asumida, el filme tendría más fuerza, ya que al abarcar otros casos ?incluidos transexuales que vivieron durante la dictadura franquista, por ejemplo? se dispersa algo.

Leer crítica Quim Casas