Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Avatar de moore

moore

7

Arranque interesante.

03 ene 2014

Pues sí. Contra todo pronóstico, esta película me ha atrapado desde el principio. Se muestra un sutil juego psicológico, pero a la vez hay que estar muy ciego para no ver lo que está pasando. Es curioso, pero a la vez cautivador. Y es que se puede decir que en los primeros 30-35 minutos no pasa absolutamente nada, pero esos son los momentos más brillantes del filme, ya que ahí la película despierta el interés en el público. Es un juego psicológico y a la vez una situación muy real, que a todos nos podría pasar. Me mantuve pegado al televisor todo el rato, estaba absolutamente satisfecho con lo que veía, me encantaba. Fascinación y entrega absoluta.

Samuel L. Jackson ha hecho una interpretación, impecable, que maravilla, que deja con la boca abierta. Hace que disfrutes y no solo eso, a mí me ha hecho reflexionar. Para empezar es un tipo atractivo, se conserva muy bien para la edad que tiene y desprende aires jovial y carisma por los cuatro costados.

La película comienza con que un padre le amarga la existencia a sus 2 hijos, no para de darles por culo, literalmente. A continuación vemos la llegada de la jóven pareja que se ha comprado un piso y desde ese momento, el vecino ya ha reparado en su existencia. La magia del guión, que ya ha hecho acto de presencia, va carburando a toda máquina. Y eso que a priori no sucede nada!!! A continuación la narración nos va llevando por los continuos rifi-rafes psicológicos que entran en juego, mientras que la figura de Abel se va haciendo más y más siniestra, pero así, sin motivo alguno. Sucesos que les suceden a la pareja interesantes de observar, diálogos sugerentes, que dicen muchísimo, y cuyas riendas y curso es marcado por el imponente Abel, que no escatima en ocurrencia, agudez e incluso comentarios jocosos. Una gozada, maravilloso! Tensión pura, lo que me lleva a preguntar: ¿Y yo cómo reaccionaría ante esas adversidades que van surgiendo? Parece fácil... Pero no lo es, Abel parece invencible, no puedes luchar contra él. La única salida que parece ofrecer alguna oportunidad para acabar con el problema es ir e inflarle la cara, pero teniendo en cuenta en que es policía aunque lo consigas parece complicado... Hay que tener unos nervios de acero y mucha sangre fría... Es fantástico es que la película me lleve a preguntarme esas cosas, eso significa que ha llegado al espectador, que en este caso soy yo.

Destaco la fiesta de inauguración que monta la jóven pareja y en la que hace acto de presencia el controvertido agente de policía Abel. Ahí muestra su esplendor, su capacidad de intimidar y de desacreditar a quién se le ponga en medio, pero ahí se me ha quedado corta la cosa. Me esperaba algo más, tanto en el sentido del nivel de las perspicaces ofensas, como a la vez por la posibilidad del agente de mostrarse algo más cercano a la gente. Podía haberse hecho querer, ser apreciado, en contraste de lo que vemos en la pantalla. Aunque bueno, está bien, la escena me ha gustado mucho de todos modos.

Después vemos la realidad del mundo interior del protagonista. Es un hombre acomplejado, repleto de prejuicios personales y lleno de desprecio, repulsión y odio. Es algo ya reflejo, le sale solo. Sus compañeros le tienen por un tipo amargado y sus superiores le investigan, nadie le trata como el que quiere que se le trate, no es ningún ejemplo, sí así se le pagan sus 28 años de servicio. Aunque mejor dicho su forma de ser y su retorcida condición.

Me ha parecido curioso que un par de risas y el ofrecimiento de su casa como lugar para realizar la despedida de soltero le hayan bastado a Abel para resarcirse de la mala opinión que tienen parte de sus compañeros de él.

Después, la corta charla que tienen Abel y el acosado vecino en el bar, en la que el primero prácticamente se 'confiesa' al último, el cual, literalmente, le manda a tomar por culo. Grave error, en mi opinión. Si a algo invita esta interesante película, es a aceptarnos todos, por muy diferentes que seamos. Da igual si somos blancos o negros, altos o bajos, más guapos o más feos... En nuestras manos queda la elección de la posibilidad sobre si llevarnos bien y ser amigos o pasarse la vida peleándose con el que no es como yo y va en contra de los ideales que he adquirido a lo largo de mi vida.

Luego, a partir de ahí, ya el desenlace no me ha convencido. Me hubiera encantado que se indagase en la psicología de Abel, y que el final fuese feliz, que acabe bien. Una transformación sería algo maravilloso de ver, muy acertado y muy bonito. Lo han liado un poco, además es precipitado (de algún modo hay que acabar la película) y no digno para lo que es la película. Hubiera preferido que la lucha psicológica hubiese continuado para desembocar en el desenlace que he propuesto, sería lo correcto, con la acción es dónde precisamente lo han estropeado. Tenían una oportunidad de lucirse y la han fastidiado con un final tópico, visto y que no tiene mucho sentido.

Pero muy buena película, los primeros 3/5 son de sobresaliente, es estupenda, si bien cabe destacar que sin Samuel L Jackson probablamente esos cumplidos que le dedico a la película no serían tan intensos, ni tampoco tan abundantes, pero lo que cuenta es lo que se ha visto.

Entretenimiento más que notable.

1
0
Valorar esta crítica