Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

4,9

Ambiciosa pero fallida

21 ene 2020

La historia de 'La guerra de las corrientes' es la de un fracaso anunciado. La película, que gira en torno a la disputa entre Thomas Edison y George Westinghouse por el control del monopolio eléctrico, se estrenó en festivales en 2017 y fue recibida con terribles críticas. Esto llevó al estudio y al director, Alfonso Gómez-Rejón, a volver a la sala de montaje para intentar arreglar el desastre. Casi tres años después, "el montaje del director" estaba listo, pero la película (re)nacía muerta.

Es una pena, porque el tema es muy interesante y el talento, tanto detrás como delante de las cámaras, es excelente. Además de ser un solicitado director de televisión, Gómez-Rejón dirigió en 2015 una de las mejores películas adolescentes de los últimos años, 'Yo, él y Raquel'. En su siguiente película como realizador ha contado con actores de la talla de Benedict Cumberbatch y Michael Shannon, además de la participación del mismísimo Spider-Man, Tom Holland, antes de que se convirtiera en uno de los actores más queridos de Internet. Pero ninguno de ellos ha sido capaz de atraer algo de atención a este proyecto maldito.

No he visto el montaje original, pero la versión que ha llegado a los cines es coherente y tiene forma de película (algo que no se podía decir de la original, según cuentan los que la vieron). Pero no es suficiente. Gómez-Rejón tiene recursos, talento moviendo y colocando la cámara, y sobre todo ambición, pero nada de esto se traduce en una película mínimamente interesante. El problema principal es que el director no consigue encontrar el drama y la humanidad en sus personajes y la historia que cuenta, sino que se queda en la superficie, dando una clase de historia, muy estilizada y elegante, sí, pero también plana, aburrida y sin verdadero interés cinematográfico.

'La guerra de las corrientes' recuerda demasiado a 'The Knick', en su atmósfera, su uso de la música electrónica o su ritmo intenso y acelerado. Pero lo que en la serie funcionaba, aquí parece simplemente el alarde de un cineasta demasiado preocupado por el aspecto de su película y no por lo que quiere contar. En definitiva, completamente olvidable.

0
0
Valorar esta crítica
'La guerra de las corrientes': Fallo eléctrico
Crítica Ecartelera
3,0