Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Última hora Mediaset prepara 'El Emérito', una serie sobre el ocaso del reinado de Juan Carlos I
8,6

Marcha para el cuerpo

24 nov 2008

Stiller nos ha regalado algunos de los momentos de comedia mejores de las últimas producciones Made in Hollywood, y ahora se ha vuelto a reinventar con un nuevo producto tan descacharrante como inteligente, en una de las mejores sátiras que se han hecho sobre el cine bélico y la industria del cine en muchos años. El planteamiento es tan original como agudo: un grupo de actores tiene que ir a rodar la película definitiva sobre la guerra de Vietnam a la jungla de Indonesia (con referencias a "Platoon", "Nacido el 4 de Julio", "Rambo" y un sinfín más de cintas que giran sobre lo mismo: lo mucho que han sufrido los norteamericanos, y lo buenos que en realidad son y pueden ser...), y allí tendrán que enfrentarse directamente con un peligrosísimo grupo de narcotraficantes y piratas, creyendo todos que se trata de una película. Además de contar con uno de los elencos de estrellas más impresionantes que hayamos visto (desde el legendario Mickey Rooney hasta Tom Cruise, Matthew McConaghey, Jack Black, Robert Downey Jr., Jenniffer Love Hewitt o la supermodelo Tyra Banks) Stiller tiene la habilidad de crear un mosaico de personajes muy reconocibles, y delirantes. Especialmente merece la pena señalar el trabajo de Downey Jr., que encarna a la perfección al actor australiano snob que es capaz de operarse para cambiar el color de su piel y se implanta prótesis cuando tiene que interpretar a un personaje afroamericano. En cuanto a la estructura del film, es una sucesión de sorprendentes y desquiciadas situaciones, que se van superponiendo geométricamente hasta llegar a un final más cercano al gran guiñol que a la comedia fina. Si, es comedia burda pero ¿cuál es el problema? Al final lo importante de una película cómica es que nos haga reir, y esta lo consigue con creces. El mérito está en que Stiller no recurre a la escatología fácil, ni a las burradas fáciles; hay escatología, pero está muy pensada; hay burradas, pero metidas de manera muy inteligente. Al igual que hizo en "Zoolander" -una película injustamente olvidada por el público e infravalorada por la crítica, cuando es una de las más agudas comedias de los 90, mirando muy sesgadamente hacia la obsesión por lo "fashion"- en esta ocasión el director-guionista y actor consigue plantear una reflexión sobre el éxito y la despersonalización dentro de un mundo capitalista inmisericorde, donde no hay prácticamente espacio para la humanidad. Ahora ya todo vale, y sálvese quien pueda: el resto son poses para que en los periódicos uno salga guapo y la gente opine bien de él. Por eso es importante ir a ver este film con ganas de reírse, pero también sin los prejuicios de ir a ver una comedia gruesa, porque a poco que nos paremos a pensar lo que vemos (que a lo mejor no tenemos por qué, ya que en realidad lo que queremos es evadirnos y reirnos a lo bestia...) nos daremos cuenta que el film contiene varias cargas de profundidad que dinamitan con mucha inteligencia la línea de flotación del filisteísmo que existe en nuestra sociedad. Mucha marcha para el cuerpo ha conseguido Stiller en este trabajo, que nos regala holgadamente una sesión muy, muy divertida.

1
1
Valorar esta crítica