Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Diego Mas, director de 'Sexo, maracas y chihuahuas': "Xavier Cugat fue un original, un auténtico fuera de serie"

Jorge R. Tadeo Jueves 02 junio 2016

Músico, dibujante, actor, criador de perros... Xavier Cugat fue una figura única en el mundo del espectáculo y se convirtió en el primer español en triunfar en Hollywood. Nacido en Girona en 1900 y emigrado a Cuba a los cinco años, decide, tras una breve formación musical, probar fortuna en California cuando era solo un adolescente. De sus inicios como músico callejero y viñetista en el L.A. Times, pasaría (gracias a su talento, su versatilidad y su don de gentes) a dirigir grandes orquestas, aparecer como estrella invitada en superproducciones de MGM y convertirse en un icono de la rumba que se codeaba con la flor y nata del star-system norteamericano.

Cugat pasó por cinco matrimonios y muchos más amoríos (casi siempre con mujeres muy jóvenes), colaboró en las campañas presidenciales de Nixon y Kennedy, trabajó para la mafia actuando en casinos de Las Vegas y se permitió ejercer de mecenas de futuras estrellas como Dean Martin o Woody Allen. Sobre su arrollador triunfo versa 'Sexo, maracas y chihuahuas', un fascinante documental de Diego Mas Trelles, que ha invertido varios años en recopilar material sobre este personaje único, mucho menos conocido en nuestro país de lo que correspondería a su contrastado éxito internacional y a la omnipresencia de su música.

Diego Mas, director del film

eCartelera: Xavier Cugat muere en 1990. ¿Cuándo y cómo surge la idea de hacer un documental sobre su persona?

Diego Mas: Yo había descubierto a Cugat hace muchos años, sobre todo a partir de las películas musicales de los años 40 y 50 con Esther Williams y Carmen Miranda. Me llamó mucho la atención el personaje de Cugat, que además se interpretaba a sí mismo, y empecé a investigar sobre su carrera. Descubrí su música y constaté que no había apenas documentos sobre su figura, ni un solo documental ni una película de ficción. Sin embargo, había visto referencias a Cugat en 'Días de Radio' y escuchado su música en las películas de Wong Kar Wai e incluso en 'Happy Feet'. Pronto me di cuenta que la película sería muy complicada de hacer debido a los derechos del material musical y audiovisual, por ello el proceso de preproducción fue muy complejo y con numerosas interrupciones. Finalmente, fue hace un año y medio cuando realmente nos pusimos a hacer la película.

eC: El documental muestra a Cugat con cariño pero no oculta su carácter frívolo, su estilo de vida un tanto superficial y su peculiar relación (casi contractual) con las mujeres. ¿Crees que hoy en día un personaje así sería reprobado socialmente?

D.M: Quizá sería reprobable, pero no tanto por su donjuanismo, sino porque a veces este tenía por objeto chicas que eran menores de edad. En este sentido sí sería éticamente reprensible, aunque quizá en esa época no lo era tanto. Es cierto que le gustaba la compañía de mujeres jóvenes, pero existía un elemento de negocio en sus relaciones, pues ellas veían la posibilidad de acceder al estatus que él ya tenía. Tuvo muchos más amoríos además de sus cinco matrimonios, aunque en el último tramo de su vida sus relaciones intentaban paliar su soledad y mantener su leyenda ante la prensa. Sin embargo, su actitud no la veo tanto como fruto de la frivolidad, sino como una cuestión de marketing para crear una imagen sobre sí mismo que le permitiera seguir trabajando con éxito. En cuanto a su relación con la mafia, fueron ellos quienes le buscaban por su prestigio como músico y porque sabían que les atraería público. Lo mismo sucedía con los presidentes norteamericanos que le reclamaban para su campaña electoral o en la toma de su cargo. A Cugat, en definitiva, le convenía mantener buenas relaciones con los poderosos para continuar trabajando y sostener su altísimo nivel de vida, pues ganaba mucho dinero pero también lo consumía.

Sexo maracas y chihuahas

eC: Cugat ejemplifica además el "sueño americano" y la película se centra más en su éxito que en su difícil llegada a Estados Unidos, por ejemplo. ¿Preferías componer el retrato de un triunfador antes que explorar las dificultades hasta alcanzar su estatus?

D.M: Yo quería reflejar que la fama de Cugat no era azarosa ni debida a su socarronería o su facilidad para relacionarse, sino a su tesón al introducirse en el negocio del espectáculo y a su capacidad de trabajo. Primero probó con la caricatura en Los Ángeles Times, después con la radio y más tarde llegó el cine, la televisión... Logró sin duda el sueño americano, triunfando además en géneros distintos, algo que hoy en un día sería dificilísimo. Era sin duda un original, un fuera de serie.

eC: En ocasiones viendo la película uno tiene cierta sensación de irrealidad y cuesta creerse las palabras de Cugat cuando relata sus muy cómplices relaciones con las altas esferas. ¿Todo lo que cuenta Cugat está contrastado o puede que en sus declaraciones exagere o adorne algunas anécdotas de su vida?

D.M.: Yo creo que esas anécdotas son reales y que de hecho tuvo muchas más de las que vemos en pantalla. Lo que no podemos saber hoy en día es el grado de profundidad de las relaciones de las que él se jactaba. Sin embargo, mientras yo recolectaba material de archivo descubrí un vídeo de los años 60 en el que Abbe Lane y Jerry Lewis bailaban junto a una orquesta dirigida por Cugat. Cuando antes había escuchado sus declaraciones diciendo que había descubierto a Lewis, no le daba ningún crédito. A medida que iba recibiendo nuevos materiales me daba cuenta de la importancia y el reconocimiento de su persona en instituciones como la Academia de Hollywood, que lo incluye en su archivo. Era muy difícil imaginar desde España todo lo que había hecho, pues cuando llega a Barcelona en la última etapa de su vida lo hace ya un tanto decaído y con cierto aire bufonesco ante los medios.

Diego Mas

eC: Precisamente queríamos preguntarte sobre el episodio del Cugat crepuscular que vemos en el film. Incluso en esta etapa en la que lo vemos deteriorado y con una actitud más excéntrica, mantiene una imagen jovial y vitalista ante los medios.

D.M.: Es cierto que en los últimos años sufrió de una cierta soledad que quiso paliar rodeándose de ciertas compañías para su cuidado. Seguramente sí que añoraba sus momentos de gloria y de hecho atravesaba en aquel momento dificultades económicas (muere con deudas e impagos al Hotel Ritz donde se alojaba) lo que le llevaba a aceptar cualquier invitación para hacer apariciones públicas y a participar casi en cualquier programa. Esta situación es consecuencia de que Cugat dilapidó su fortuna viviendo como un maharajá, obsequiando a sus mujeres con todo tipo de caprichos. Y quizá también se produce porque las discográficas no pagaban los royalties que se pagan hoy en día.

'Sexo, maracas y chihuahuas' se estrena el viernes 3 de junio en salas en Madrid y Barcelona y llegará más tarde a otras provincias antes de emitirse en otoño en TVE y TV3, coproductoras ambas de este documental.

Artículos recomendados

La séptima temporada de 'Juego de Tronos' podría tener menos capítulos

Jack Bender: "La próxima temporada de 'Juego de Tronos' tendrá siete capítulos"

Comentarios

Noticias relacionadas