Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Killing Eve' vuelve igual de entretenida, loca e impredecible en su segunda temporada

Javi P. Martín Miércoles 03 abril 2019

La maldición de la "serie revelación" existe. Algunas ficciones se convierten en fenómenos televisivos con sus primeras temporadas pero se hunden a partir de su segundo año. Hay muchos casos, y cada uno tiene sus propias características: 'Twin Peaks' no pudo (o quiso) darle al público lo que esperaba de ella; 'Héroes' coincidió con la huelga de guionistas, y los guionistas que sí trabajaron lo hicieron con muy pocas ganas; 'True Detective' no volvió a encontrar el "mojo" que tuvo su primera etapa. Series como 'Revenge' o 'Empire' tuvieron tantos giros en sus primeras temporadas que después no pudieron estar a la altura con un mínimo de verosimilitud, y esto mismo podría ocurrirle a 'Killing Eve'.

'Killing Eve'

La serie creada por Phoebe Waller-Bridge fue la revelación de 2018. Nadie la vio venir, y con su mezcla de thriller inteligente, comedia ligera e incómoda y relato subversivo feminista nos ganó a todos en pocos capítulos. ¿Sobrevivirá su segunda temporada, que llega el lunes 8 de abril a HBO España, a la maldición? Por los dos episodios que hemos podido ver, el diagnóstico prematuro es: sí.

'Killing Eve' vuelve igual de entretenida, loca e impredecible en su segunda temporada, y eso que había una razón para desconfiar: su creadora ha abandonado la serie para encargarse de la segunda temporada de 'Fleabag', otra joya suya. El éxito de 'Killing Eve' debe mucho a la mezcla de tonos que los seguidores de la guionista y actriz británica reconocemos en su obra: humor oscuro, irónico y punzante y una mirada especialmente interesada en personajes femeninos llenos de defectos. Pero parece que la nueva showrunner, Emerald Fennell (también actriz, de hecho la veremos como Camilla Parker Bowles en 'The Crown' este año), era la adecuada para coger el relevo. No solo es amiga íntima de Waller-Bridge, sino que los dos primeros episodios de la temporada demuestran que tiene el mismo sentido del humor.

Sin entrar en spoilers, 'Killing Eve' retoma la historia unos segundos después de lo que ocurrió al final de la primera temporada. Si alguien no recuerda los magistrales últimos minutos del episodio 'Dios, estoy cansada', debería ir al médico y comentarle los problemas de memoria que tiene, pero aquí va: Eve (Sandra Oh) y Villanelle (Jodie Comer) tenían un fatídico cara a cara después de perseguirse la una a la otra durante semanas por toda Europa. La agente del MI5 se colaba en el piso de la asesina en serie y le confesaba que estaba obsesionada con ella. Y le acababa clavando un cuchillo en el estómago (la típica trifulca de tortolitas).

En el principio de la nueva temporada, 'Killing Eve' muestra las consecuencias que tiene este encuentro en sus dos protagonistas. Por un lado, Eve tiene que lidiar con los sentimientos contradictorios que siente después de haber intentado matar a una asesina desconocida por la que siente una magnética atracción (además de la amenaza de que esa mujer siga viva y ahora esté planeando su contraataque).

La situación a la que se ve arrastrada Villanelle en esos dos primeros episodios es la más interesante, divertida e imprevisible. Por primera vez vemos a la villana en una posición vulnerable, como un animal herido que tiene que usar sus dotes de manipulación para que los desconocidos le ayuden a salir del paso. Por el camino, se encuentra con un niño malherido con el que desarrolla una curiosa relación (no olvidemos que Villanelle es, a su manera, una niña) y con un hombre que esconde oscuras intenciones tras su altruismo.

'Killing Eve'

Ver a una Villanelle más frágil e insegura no solo es divertido (qué mal lleva la pobre no vestir con estilo), sino que le da una nueva dimensión a un personaje que ya de por sí era de lo mejor que nos dio la televisión el año pasado. Y además, le pone nuevos retos a Jodie Comer, cuya interpretación está a la altura y quizá por encima de la de Sandra Oh, aunque esta haya recibido más elogios y premios.

Coger las riendas después del magnífico trabajo de Phoebe Waller-Bridge parece una difícil tarea para Emerald Fennell, pero quizá sea todo lo contrario: 'Killing Eve' creó dos personajes fascinantes y estableció una interesantísima dinámica entre ellos. Ahora solo hay que ver dónde va esa relación. Y ayuda tener un grupo de secundarios solventes, entre los que destaca la jefaza interpretada por Fiona Shaw, otra pincelada del subversivo giro que 'Killing Eve' le da a la tradicional historia de polis y cacos. Era tan fácil como pensar que las mujeres también pueden ser polis y cacos.

Una nueva amenaza

Además de regodearse en las consecuencias del cliffhanger que terminó la primera temporada, los primeros episodios van poco a poco asentando una nueva trama que parece que será la central de esta segunda etapa. Una nueva asesina de identidad desconocida, cuya presencia podría alterar la ya de por sí complicada relación entre Eve y Villanelle. Hay varias cuestiones que nos vienen a la cabeza: quién es, para quién trabaja, qué pretende... Pero lo que realmente queremos ver es si creará un "triángulo" con las dos protagonistas. Quién sabe, 'Killing Eve' es una de esas series capaces de todo.

Artículos recomendados

Miguel Bosé en el cine

De 'Suspiria' a 'Tacones lejanos': Miguel Bosé en el cine

Comentarios

Noticias relacionadas