Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Merlín, el encantador', el discreto encanto del clásico más austero de Disney

Miguel Ángel Pizarro Martes 25 diciembre 2018

De los 59 clásicos Disney producidos, no todos ellos han logrado ser tan populares o relevantes como hubieran merecido, pese a ser películas que van más allá del notable. De entre ellas, 'Merlín, el encantador', es uno de los ejemplos más claros, siendo una de las películas más olvidadas del canon de clásicos, pese a haber sido uno de los que más éxito tuvo en su época.

Merlín, el encantador

Basado en la novela 'La espada en la piedra' de T. H. White, 'Merlín, el encantador' narra las enseñanzas del mago Merlín a Grillo, el joven rey Arturo antes de convertirse en la figura mítica y legendaria por la que es mundialmente conocido. El rey de Inglaterra, Uther Pendragon, muere sin dejar heredero al trono. Sin nuevo monarca, el país se sume en el pillaje y el desorden. Milagrosamente, una espada aparece en medio de Londres hundida en un yunque de piedra. Sobre la espada se lee que aquel que sea capaz de desenvainarla de la piedra, se convertirá en rey de toda Inglaterra. Mientras nadie lo consigue, Merlín sabe que Arturo es el elegido y por eso lo entrena, antes de que sepa quién es realmente.

Uno de los clásicos más infravalorados de Disney

Pese a formar parte de la llamada Segunda Etapa Dorada de Disney (Edad de Plata), lo cierto es que está entre los clásicos menos reconocidos del estudio, pese a haber sido un éxito de taquilla en su estreno y no haber estado envuelto en ninguna polémica. Una lástima, al tener personajes tan entrañables como el propio Merlín, Grillo, el búho Arquímedes o la bruja loca Madame Mim, una de las villanas más irreverentes vistas en un clásico Disney y que, sin duda, fue referente para otros villanos como Yzma o Madre Gothel.

'Merlín, el encantador', el discreto y austero clásico de Disney

1 Basada en la novela de T. H. White
Basada en la novela de T. H. White

'Merlín, el encantador' está basada en la novela 'La espada en la piedra', escrita por el británico T. H. White y publicada en el Reino Unido en 1938. El origen de la novela es interesante, ya que White tomó de referencia la célebre obra 'La muerte de Arturo' de sir Thomas Malory, publicada en 1486 y considerada uno de los libros más reconocidos en lo referente al género artúrico. White aprovechó que Malory no narraba la juventud del futuro monarca y escribió la novela, en la que narra las enseñanzas que da el mago Merlín al joven Arturo, cuando fue criado por sir Héctor junto con su hijo Kay, sin saber realmente la identidad del niño al que acogía. El libro, además, tenía el añadido de incluir intencionalmente anacronismos, para mostrar la capacidad de Merlín de viajar en el tiempo.

'La espada en la piedra' derivó en una tetralogía, que White trató como una única novela dividida en cuatro partes y que se tituló 'The Once and Future King (Rey una vez y rey que será)' cuya traducción en España fue 'Camelot'. Tras la publicación del primer tomo, en 1939 se publicó la segunda parte 'La reina del aire y las tinieblas'. En 1940 llegó el tercer volumen, 'El caballero mal hecho', llegando en 1958 la última parte, 'Una vela al viento'. White murió en 1964, en 1977 se publicó un quinto volumen póstumo que, casi siempre, ha ido publicado de forma separa al resto de las novelas y que se tituló 'El libro de Merlín', crónica de las últimas lecciones que le enseñó el mago al rey Arturo.

En España, la serie de libros 'Camelot' salió publicada en 1982 bajo la colección Biblioteca de la aventura de la editorial Debate (ISBN-13: 978-8474440768), actualmente la saga se encuentra descatalogada. Tanto 'La espada en la piedra' como las posteriores novelas fueron reconocidas y aplaudidas por la crítica y el público, al lograr recuperar y actualizar la leyenda artúrica. Según publicó Brian Sibley en 'Los archivos de Walt Disney: Sus películas de animación 1921 - 1968' (ISBN-13: 978-3836563659), el autor R. C. Sherriff, artífice de la celebrada obra de teatro 'Journey's End', declaró que la versión de White "perduraría durante generaciones" comparándolo con 'Alicia en el país de las maravillas' de Lewis Carroll y 'El viento en los sauces' de Kenneth Grahame. Curiosamente, los tres libros se convirtieron en Clásicos Disney.

Merlín el Encantador en eCartelera
2 Solamente la niñez del rey Arturo
Solamente la niñez del rey Arturo

Convertida ya en un clásico de la literatura contemporánea, la novela se publicó en 1939 en Estados Unidos y fue elegida como el libro del mes por el Book of the Month Club después de vender más de 142.000 ejemplares en solo cuatro semanas, Disney no dudó en comprar los derechos para llevar la novela al cine. La versión de White ya incluía personajes muy queridos como el búho Arquímedes o la malvada Madame Mim (eliminada posteriormente en una revisión hecha por el propio White). Con lo cual, el estudio tenía en sus manos a personajes que prometían dar mucho juego en una adaptación cinematográfica.

Disney hizo muchos cambios a la hora de adaptar la novela, empezando por la relación entre Merlín y sir Héctor. Eso sí, acertó de lleno en enfocándose únicamente en la primera novela, al ser una de las pocas producciones cinematográficas en centrarse puramente en la infancia del rey Arturo, antes de ser monarca, de casarse con Ginebra, de ser amigo de Lanzarote del Lago y de liderar a los caballeros de la Mesa Redonda, elementos que se habían visto (y se verán) muchas veces en el cine. Al centrarse solo en su infancia, el estudio logró hacerse un hueco entre las mejores adaptaciones sobre la leyenda artúrica y un referente para posteriores producciones.

Merlín el Encantador en eCartelera
3 Se tuvo que "poner en la cola" de trabajos pendientes
Se tuvo que "poner en la cola" de trabajos pendientes

Aunque Disney se hizo con los derechos rápidamente, lo cierto es que la adaptación de 'La espada en la piedra' estuvo más de 20 años guardada en un cajón. Sylvia Townsend Warner escribió en 'T. H. White: A Biography' que White anotó en su diario personal, en 1941, que él era el autor de la próxima película de Walt Disney, cosa que no ocurrió en ese momento. Lo cierto es que esa época, actualmente llamada la Primera Edad de Oro del estudio, fue muy complicada, debido a la Segunda Guerra Mundial.

Fue la Segunda Guerra Mundial la que, en gran parte, hizo que 'Merlín, el encantador' no fuese un clásico Disney hasta 1963. Después de 'Blancanieves y los siete enanitos' (1937), Disney trabajó en dos proyectos muy ambiciosos, 'Pinocho' y 'Fantasía', estrenados en 1940 y cuyos beneficios fueron muy discretos debido al estallido de la guerra en Europa. Posteriormente, el estudio lanzó la económica 'Dumbo' (1941), producción de bajo coste y que se enfrentó a una huelga de animadores, y 'Bambi' (1942), el último gran largometraje de Disney hasta 1950 y estrenado ya cuando Estados Unidos entró en la guerra.

Ante tales situaciones, difícilmente la novela de T. H. White hubiera tenido sitio y su historia no hubiera podido entrar dentro de los "clásicos paquete" como sí sucedió con 'Bongo' o 'El viento en los sauces', que formaron parte de películas de esta época. Acabada ya la guerra, adaptar 'La espada en la piedra' se tornaba muy arriesgado, lo que provocó que Disney apostase primero por 'Cenicienta' (1950), que salvó al estudio de la bancarrota. Posteriormente, Disney llevó al cine otros proyectos que, por la guerra, quedaron también pendientes como 'Alicia en el país de las maravillas' o 'Peter Pan', que estuvieron a la espera más tiempo que 'Merlín, el encantador'. De ahí, que la novela de White estuviese 24 años guardada en un cajón. Algo similar le ocurrió a 'La bruja novata', Disney compró los derechos en 1947 y no fue hasta en 1969 cuando entró en producción su adaptación, que se estrenó en 1971, cinco años después de la muerte de Walt Disney.

Merlín el Encantador en eCartelera
4 Debut animado de los Hermanos Sherman
Debut animado de los Hermanos Sherman

'Merlín, el encantador' fue el clásico que sucedió a '101 dálmatas'. El filme protagonizado por los adorables canes moteados careció de canciones y estilo musical, limitándose a unos pocos temas que fueron muy populares, todo para reducir costes. Con 'Merlín', Disney quiso recuperar la vena musical. Por ello, ordenó a los Hermanos Sherman la composición de las canciones de la película.

Para los Sherman fue todo un desafío. Habían llegado a Disney en 1961 y hasta dos años después, solo habían compuesto un tema para una miniserie, 'The Horsemasters' (1961), y una canción para la cinta 'Un sabio en las nubes' (1961). 'Merlín, el encantador' fue su primer gran proyecto antes de que compusiesen la mítica 'It's a Small World' para la atracción del mismo nombre y de las canciones que los hicieron famosas, las de la música de 'Mary Poppins', con la que ganaron dos premios Oscar y dos premios Grammy.

La gran diferencia que tuvieron entre 'Merlín, el encantador' y sus posteriores trabajos, fue que los Sherman apenas tuvieron decisión en la trama de la cinta y sus canciones no eran temas de fondo, dependiendo mucho de la música que compuso George Bruns. En una entrevista para Brian Sibley, Richard comentó: "Trabajamos en la película durante dos años, pero en ningún momento nos sentamos a escribir una banda sonora. Escribíamos una canción para una escena concreta y luego nos marchábamos hasta que Bill Peet [el guionista de la película] nos volvía a llamar para ver el storyboard para otra secuencia que iba a tener un tema musical".

De ahí que, pese a tener canciones compuestas por los Hermanos Sherman, los temas de 'Merlín, el encantador' careciesen del carisma de sus posteriores trabajos y, tristemente, hayan quedado en el olvido de buena parte del público y la prensa, pese a haber buenas canciones 'Higitus Figitus', 'Lo que al mundo da sabor' o 'Soy Madame Mim'.

Merlín el Encantador en eCartelera
5 Estuvo a punto de no producirse
Estuvo a punto de no producirse

'Merlín, el encantador' estuvo a punto de no producirse. La Segunda Época Dorada de Disney o Edad de Plata vivió momentos muy turbios tras el fiasco en taquilla de 'La bella durmiente' en 1959. El estudio de animación se redujo considerablemente, despidiendo a un buen número de animadores. Eso llevó a que las posibles producciones disminuyesen también, al no tener el visto bueno muchas de ellas.

Esto se debió a tres factores. Uno de ellos fue que, tras el fracaso de 'La bella durmiente', el estudio debía renovarse y apostar "por una animación más fácil de producir", entrando en escena el proceso Xerox con '101 dálmatas' para quitar el entintado a mano de las escenas. Si bien, 'La bella durmiente' provocó que el estudio se volviese menos arriesgado a la hora de apostar por un estilo de animación sofisticado, también lo fue en la elección de proyectos, los riesgos tenían que ser menores.

El otro factor fue el desinterés del propio Walt Disney en seguir produciendo películas de animación. En los años 60, Disney ya tenía una sólida empresa de entretenimiento familiar que estaba expandiéndose, con la apertura primero de Disneyland en Anaheim, California, en 1955, y del proyecto que Disney tenía en Orlando y que se abrió en 1971, cinco años después de su muerte. Con lo cual, el empresario ya no tenía tanto tiempo para seguir supervisando sus proyectos animados.

A ello hay que sumarle que Roy O. Disney, hermano de Walt, fundador y productor de Walt Disney Company, llevaba ya tiempo con la idea de cerrar el estudio de animación ya que la factoría ya disponía de un nutrido grupo de producciones que, gracias a los reestrenos, les hacían no tener que depender de nuevos largometrajes animados. Finalmente, el éxito de '101 dálmatas' contribuyó a que se diese luz verde a un proyecto siguiente. 'Merlín, el encantador' tenía todas las papeletas de ser el siguiente clásico, pero se encontró con otro escollo con el que no contaba.

Merlín el Encantador en eCartelera
6 Tuvo que competir contra otra posible adaptación
Tuvo que competir contra otra posible adaptación

Con la presión de reducir costes, el siguiente proyecto después del éxito de '101 dálmatas' tenía que optimizar lo logrado por el filme de 1961. De ahí, que surgiesen de los archivos dos propuestas que se enfrentaron por ver cuál era el 18º largometraje animado de Disney. Uno de ellos fue 'Merlín, el encantador', la adaptación cinematográfica de 'La espada en la piedra' de T. H. White, el otro fue 'Chanticleer', que se basaría en la obra homónima del escritor francés Edmond Rostand, conocido por ser el autor de 'Cyrano de Bergerac'.

Los dos proyectos eran diametralmente opuestos. El primero, narraba la infancia del rey Arturo, mientras que el segundo tenía a un soberbio, pero ingenuo, gallo que cree que solo sale el sol como respuesta a su potente canto. Esto enfrentó al equipo de animadores en dos bandos, ambos provenían del éxito de '101 dálmatas', lo que complicaba la elección del proyecto.

'Chanticleer' estaba defendido por Ken Anderson, Milt Kahl y Marc Davis. Anderson fue el responsable de la aplaudida dirección artística de '101 dálmatas', como también del diseño de producción. Kahl y Davis eran miembros de los llamados Nueve Ancianos de Disney, y habían diseñado a Pongo y a Cruella De Vil respectivamente. 'Merlín, el encantador', por el contrario, solo era apoyado por Bill Peet, guionista de '101 dálmatas'.

Aunque, aparentemente, Disney dudó, lo cierto es que no le fue difícil encontrarle defectos a la viabilidad de 'Chanticleer'. Primero porque era un proyecto demasiado arriesgado, al tener que crear empatía hacia un protagonista de carácter vanidoso pero ingenuo y, además, de ser un gallo, animal menos carismático que un perro, un gato, un ciervo o unos ratones. Segundo, el presupuesto hubiera sido más alto del que tuvo 'Merlín, el encantador', lo que, en tiempos de austeridad impuesta por Roy O. Disney, lo hacía una apuesta demasiado arriesgada. Tercero, Anderson, Kahl y Davis querían ambientar la trama en la actualidad, algo que Disney no contemplaba, al querer regresar "a la fantasía" tras no quedar contento con que '101 dálmatas' estuviese ambientado en 1961.

Y cuarto, Disney no confiaba en Anderson, de hecho, quedó muy insatisfecho con el diseño de producción de '101 dálmatas'. El productor consideraba que la película era "carente de elementos de fantasía" y demasiado "vulgar e imperfecta". Pese que el estilo de animación de Anderson fue revolucionario y esencial de cara al desarrollo del estudio, Disney quiso algo "más clásico" y acabó decantándose por 'Merlín, el encantador'. Ayudó también que, en el momento de producción del filme, estaba triunfando en Broadway el musical 'Camelot', basado en la saga de T. H. White y protagonizado por Richard Burton y Julie Andrews, algo que le daba popularidad a la adaptación animada (y que permitió a Disney conocer a Andrews y ficharla para que protagonizase 'Mary Poppins').

Ollie Johnston, uno de los Nueve Ancianos de Disney, comentó que Milt Kahl se puso "furioso" con Bill Peet por no haber apoyado adaptar 'Chanticleer', ya que el proyecto también llevaba mucho tiempo en espera y el trabajo realizado había sido mucho mayor que el de 'Merlín' (trabajaron varios meses en los storyboards, cuando 'Merlín' solo tenía un mero borrador de una versión fallida de los años 40). Kahl le encaró a Peet que él sí era capaz de sacar adelante una película protagonizada por un gallo, a lo que Peet respondió: "Yo también puedo", según salió publicado en 'Paper Dreams: The Art and Artists of Disney Storyboards' de John Canemaker. Respecto a este conflicto, Peet comentó en una entrevista para Hogan's Valley lo "humillados" que se sintieron Anderson, Kahl y Davis con la decisión y cómo eso afectó al inicio de la producción: "Nunca entendieron que yo no quería competir contra ellos, solo trataba de hacer mi trabajo. Me encontré en medio de todo un enfrentamiento [el de los animadores con Disney], encima también debía cumplir las exigencias de Disney, que no eran fáciles".

Merlín el Encantador en eCartelera
7 La animación más austera
La animación más austera

Con lo cual, la producción no empezó con buen pie. Aunque eso no impidió que, tras dejar a un lado las desavenencias, todos apoyasen a 'Merlín, el encantador'. Ken Anderson se volvió a encargar de la dirección artística y Milt Kahl ayudó a Peet en el desarrollo de los personajes, además de unirse al equipo de directores de animación. Marc Davis optó por abandonar la animación pero se unió al equipo de diseñadores artísticos de las atracciones de Disneyland.

El filme fue todo un reto, ya que contó con un 40% menos de presupuesto que '101 dálmatas', gracias a los recortes de Roy O. Disney. Pese a ello, se intentó que la calidad se resintiese lo menos posible. Se volvió a aplicar la xerografía como tecnología, luciendo menos ya que, a diferencia de '101 dálmatas', 'Merlín, el encantador' está ambientada en la época medieval, aunque eso no impidió que, gracias a la dirección artística de Anderson, se diese la sensación de estar ante un libro de ilustraciones en movimiento.

Por los recortes, los personajes protagonistas quedan reducidos a lo esencial, viendo solamente una escena en la que hay un buen número de "extras", cuando Arturo logra sacar la espada de la piedra. Esa escena y la inicial, que emula a la lectura de un libro medieval, son las únicas en las que Disney "se permitió un dispendio" y también en las que más se evidencia que la trama está ambientada en la Edad Media.

En las demás, se puede ver calidad artística, especialmente con los tonos de colores elegidos para la película, pero se evidencia que se quieren evitar "grandes escenas" que conlleven a la aparición de muchos personajes. Los directores de animación consiguieron también crear a un Arturo joven, inocente y vulnerable. Por otro lado, el mago Merlín logra tener una apariencia de sabio algo cascarrabias y olvidadizo, pero tremendamente carismático. Arquímedes da un toque humorístico por su amargo carácter, mientras que Madame Mim se convierte en la única villana de la película, en un papel arrollador.

Merlín el Encantador en eCartelera
8 Guion antes que storyboard
Guion antes que storyboard

Como sucedió con '101 dálmatas', Bill Peet escribió primero un guion antes de pasar a los storyboards. El guion inicial no tuvo el aprobado de Walt Disney, considerándolo que "le faltaba sustancia". Para Peet fue un auténtico reto adaptar al cine la novela de T. H. White. En su autobiografía, Peet comentó lo complicado que fue "llevar al cine la leyenda artúrica mezclada con otras leyendas y mitos", como también con la yuxtaposición de la fantasía con cierta crítica social, añadiéndole algo de polémica a los momentos mágicos. A ello hay que añadirle los anacronismos intencionados de la novela, que debían ser muy claros desde el primer momento, para que el público vea que Merlín puede viajar en el tiempo y que no parezca algo improvisado y mal puesto.

Después de ser rechazada la primera versión, Peet volvió a escribir el guion. Para ello, eligió las enseñanzas que tenían mayores consecuencias en la vida del joven Arturo, permitiéndole añadir elementos dramáticos, como la escena en la que se convierte en pez o en la que se convierte en ardilla. La nueva versión convenció a Disney, que dio el visto bueno durante un viaje en Palm Springs, Florida, mientras trabajaba en construir Disney World, y fue ya cuando Peet empezó a crear el storyboard, él solo se encargó de los más dos mil dibujos que tuvo el storyboard.

Merlín el Encantador en eCartelera
9 Disney sirvió de inspiración para el mago Merlín
Disney sirvió de inspiración para el mago Merlín

En su autobiografía, Bill Peet confesó que para inspirarse en la creación de Merlín, utilizó de fuente al propio Disney. "Walt Disney nunca supo que, al escribir el guion, me inspiré en él para diseñar al mago Merlín. En su libro, T. H. White describe al hechicero como un viejo cascarrabias, temperamental y al que le encantan las discusiones, teniendo un toque bromista, de humor ácido y profundamente sagaz. Quizás Disney no era tan malhumorado y no tenía barba, pero era abuelo y tenía mucho carácter. En mis dibujos, se puede apreciar que Merlín tiene la nariz de Walt", comentó.

Aunque Disney se sentía más identificado con Cenicienta, parece que el sabio mago Merlín guardaba más parecido con él.

Merlín el Encantador en eCartelera
10 Primer clásico en tener un solo director
Primer clásico en tener un solo director

'Merlín, el encantador' se convirtió en el primer largometraje animado de Disney en tener solo un director. Fue decisión del propio Disney dentro de las duras medidas de recortes que impuso su hermano Roy. Era lógico pasar a un solo director, hasta '101 dálmatas' habían sido tres como mínimo, debido a que los directores de animación ya pasaron a ser cuatro con el filme de los perros moteados, cuando hasta 'La bella durmiente' habían sido entre seis y diez.

El elegido fue Wolfgang Reitherman, uno de los Nueve Ancianos de Disney. Su elección sorprendió originalmente, ya que Reitherman, que había codirigido '101 dálmatas', en palabras de Brian Sibley, "no se pensaba en él como un talento para representar sutilezas de personalidad".

Según recoge Michael Barrier en su libro 'The Animated Man: A Life of Walt Disney', el empresario dijo: "Cuando quiero saber qué piensa el público sobre una película mía, le pregunto a Woolie [Reitherman], porque, en cierto sentido, es el prototipo de estadounidense [...] Si Woolie aprueba algo o hace alguna sugerencia, lo tengo muy en cuenta". Sin embargo, Ward Kimball, otro de los Nueve Ancianos de Disney, según recogió John Canemaker en 'The Nine Old Men and The Art of Animation', consideró que la elección de Reitherman se debió a que era el que "causaba menos problemas". "No fagocitaba los conflictos. Al contrario, intentaba solucionarlos si estaba en su mano. Él escuchaba y respetaba a todo el mundo, todos éramos iguales", comentó.

Si bien, fue elegido por esos motivos, parece que su labor convenció, puesto que volvió a dirigir en solitario las tres siguientes producciones del estudio, 'El libro de la selva', 'Los aristogatos' y 'Robin Hood'; además de codirigir 'Lo mejor de Winnie the Pooh' y 'Los rescatadores', marcando la buena época de la llamada Primera Etapa Oscura de Disney o Era de Bronce.

Merlín el Encantador en eCartelera
11 Un doblaje muy "British"... salvo en su protagonista
Un doblaje muy "British"... salvo en su protagonista

Como sucedió con '101 dálmatas', con 'Merlín, el encantador' se quiso contar con voces profesionales para crear caracterizaciones de los personajes. Bill Peet, que ya se encargada del guion y del storyboard, también ejerció de director de casting. El actor británico Sebastian Cabot fue el encargado de poner la voz al narrador del inicio del filme y al severo pero torpe sir Héctor, el hombre que acoge a Arturo.

Karl Swenson fue el encargado de dar su voz al mago Merlín. Nacido en Brooklyn y de origen sueco, Swenson tuvo el reto de tener un acento británico creíble. Debido a que tuvo mentores que le enseñaron el método Stanislavsky, Swenson logró tener un acento británico perfecto. De hecho, en su trabajo en radio, teatro y televisión, Swenson interpretó de forma creíble, personajes con acento ruso, alemán, noruego e inglés, según comentó su hijo Steven en una entrevista para la web Zunshine.

Arturo fue la excepción. Para el papel del joven protagonista se contaron con tres actores diferentes, Rickie Sorensen, Richard Reitherman y Robert Reitherman, estos dos últimos hijos del director de la cinta. Originalmente fue Sorensen el que dobló al joven Arturo, pero, en mitad de la producción, le cambió la voz, por lo que fue sustituido por Richard y Robert Reitherman. Sin embargo, no se optó por redoblar el trabajo de Sorensen, por lo que la película tiene varios cambios notables de voz que al público que lo vio en versión original le era imposible no notar. La periodista Mari Ness, de la web Tor.com, comentó en su análisis de la película que es, precisamente, los cambios de voz, los que "crean incoherencias" en la narrativa de la película, especialmente, al no representar "cambios de edad" o madurez, al notarse el cambio en una misma escena, careciendo de sentido. Ninguno de los tres niños actores tenía acento británico ni pusieron intención de ponerlo, lo que creaba un fuerte contraste entre los cuidados acentos británicos del resto del reparto.

Para el papel de Madame Mim se contó con Martha Wentworth, que había doblado a Nanny en '101 dálmatas' y que se convirtió en su último trabajo en el cine, ya que después se retiró. El búho Arquímedes fue doblado por Junius Matthews, que posteriormente sería más recordado por poner la voz de Conejo en los cortometrajes de 'Winnie the Pooh', como también en el clásico 'Lo mejor de Winnie the Pooh'.

Merlín el Encantador en eCartelera
12 Éxito indiscutible de taquilla y candidata al Oscar
Éxito indiscutible de taquilla y candidata al Oscar

'Merlín, el encantador' se estrenó el 25 de diciembre de 1963, el día de Navidad. En la línea de '101 dálmatas', la película fue un éxito absoluto de taquilla, logrado 4,75 millones de dólares en su estreno y convirtiéndose en el sexta película más taquillera de 1963. En 1983, la película se reestrenó en cines, logrando 12 millones de dólares. En Estados Unidos, 'Merlín, el encantador' logró más de 22 millones de dólares sumando su estreno y su reestreno, convirtiéndola en un éxito financiero.

En España, 'Merlín, el encantador' se estrenó el 20 de diciembre de 1965, su première española fue en el madrileño Cine Barceló, actualmente conocido como Teatro Barceló, y fue distribuida por Dipenfa, S. A. La película funcionó muy bien en taquilla, ya que tuvo dos reposiciones, una en 1976 de la mano de Filmayer y otra en 1984, por parte de la misma distribuidora.

'Merlín, el encantador' logró el aprobado de la crítica estadounidense, aunque el apoyo no fue tan fuerte como con '101 dálmatas'. Bosley Crowther, del New York Times, dijo que la película era "divertida, inteligente y simpática", con un humor "que brilla con deliberada sofisticación" y unos personajes que, aunque sean de la Inglaterra del siglo V, "son verdaderas estrellas Disney". La revista Variety elogió a la película: "Demuestra nuevamente la magia de los animadores de Disney". No obstante, también se recalcó que "podrían haber tenido un guion que se mantuviera en la trama básica en lugar de dar tantos giros que tienen poca relación" con ella. Actualmente, 'Merlín, el encantador' tiene un 71% de apoyo en Rotten Tomatoes, con una media de 6,1 sobre 10 entre 24 comentarios. En Metacritic, la cinta tiene una nota de 61 sobre 100.

La película fue nominada a un premio Oscar a la mejor banda sonora, perdiendo frente a 'Irma, la dulce', de Billy Wilder. En 2008, el American Film Institute incluyó a 'Merlín, el encantador' entre las candidatas a su lista de las diez mejores películas de animación de la historia.

Merlín el Encantador en eCartelera
13 Pero la crítica británica no la quiso
Pero la crítica británica no la quiso

La crítica británica se mostró muy dividida, siendo los comentarios negativos mayores que los positivos. Como ya sucedió con 'Alicia en el país de las maravillas' y 'Peter Pan', los británicos no apoyaron el enfoque "extranjero y estadounidense" que dio Walt Disney a la leyenda del rey Arturo. La publicación Monthly Film Bulletin, del Instituto Británico de Cine, escribió: "Todo es un vasto vacío. El mundo de Disney existe en un vacío y es tan remoto que ya no sostiene sus propias verdades".

A excepción de '101 dálmatas', la prensa británica no fue muy condescendiente con las adaptaciones que hizo Disney en vida de los cuentos o novelas del Reino Unido. De hecho, de ello se encargó Robin Allan mostrar en su investigación en el libro 'Walt Disney and Europe'.

Merlín el Encantador en eCartelera
14 Un éxito que se fue apagando
Un éxito que se fue apagando

Pese que 'Merlín, el encantador' fue un éxito de taquilla durante su estreno y que sus reposiciones no funcionaron nada mal, lo cierto es que se ha convertido, con el paso del tiempo, en la película menos conocida de la llamada Edad de Plata de Disney, que conforman los largometrajes producidos entre 1950 y 1967, entre 'Cenicienta' y 'El libro de la selva'.

Quizás porque se trata de la producción más austera de la época, lo cierto es que, a cada nueva generación de espectadores, la cinta va quedando más en el olvido, uniéndose a clásicos otros clásicos muy aplaudidos pero menos conocidos como 'La leyenda de Sleppy Hollow y el Señor Sapo', 'Tod y Toby' o 'El planeta del tesoro'.

Tampoco ha logrado un redescubrimiento posterior, como sí sucedió con los casos de 'Fantasía', 'Los tres caballeros' y 'Alicia en el país de las maravillas'. Menos aún ha logrado hacerse un hueco entre las "cintas de culto", como si lo logró 'Taron y el caldero mágico'.

Merlín el Encantador en eCartelera
15 Última película animada estrenada en vida de Disney
Última película animada estrenada en vida de Disney

Tristemente, 'Merlín, el encantador' fue la última película de animación que estrenó Walt Disney en vida. El empresario murió el 15 de diciembre de 1966, víctima de un cáncer de pulmón, en mitad de la producción de 'El libro de la selva', que se estrenó en octubre de 1967.

Esto convirtió a la película protagonizada por el joven Arturo, el mago Merlín, el brujo Arquímedes y la loca Madame Mim en el último clásico de Disney. Eso sí, a diferencia de 'Merlín', el empresario sí estuvo muy involucrado en la producción de 'El libro de la selva', después de ver que el ejercicio de austeridad no había beneficiado al proceso de animación de 'Merlín, el encantador'.

Merlín el Encantador en eCartelera
16 Único doblaje, dos títulos
Único doblaje, dos títulos

'Merlín, el encantador' tuvo solamente un doblaje al español, siendo realizado por Edmundo Santos, íntimo amigo de Walt Disney, en la ciudad de México. El propio Santos se encargó de la traducción y adaptación, como había hecho desde 1943, cuando dirigió el doblaje de 'Saludos amigos' y que, posteriormente, se encargó de los redoblajes de 'Blancanieves y los siete enanitos', 'Dumbo' y 'Bambi', logrando que sean más conocidas estas versiones que las antiguas producidas en Argentina.

En la adaptación al español, el apodo del joven Arturo, Wart ("verruga" en inglés) se cambió por "Grillo", siendo un mote habitual para algunos niños pequeños. De hecho, en la mayor parte de la película, el protagonista responde más al nombre de Grillo que al de Arturo.

Pese a compartir el mismo doblaje, la película tuvo un título diferente para España y para Hispanoamérica. Titulada en inglés 'The Sword in the Stone', en España se puso el título 'Merlín, el encantador', traducción del título que se le puso a la cinta en Francia, 'Merlin, l'Enchanteur', estrenada un año antes que en España. En Hispanoamérica se optó por una traducción literal del título original, 'La espada en la piedra', que es también como se llama la novela en España. Curiosamente, el título de 'La espada en la piedra' va entre paréntesis en el primer cartel del estreno en España debido a que los títulos de crédito de la película estaban traducidos con el título latinoamericano.

Se trató del primer cambio de nombre importante de un clásico Disney entre los diferentes mercados en idioma español, ya que 'Blancanieves y los siete enanitos' (titulada en Hispanoamérica 'Blanca Nieves y los siete enanos') tuvo títulos muy similares. Este desdoblamiento de nombres con el mismo doblaje se volvió a dar con 'Los rescatadores' ('Bernardo y Bianca' en Hispanoamérica'), 'Tod y Toby' ('El zorro y el sabueso'), 'Taron y el caldero mágico' ('El caldero mágico'), 'Basil, el ratón superdetective' ('Policías y ratones') y 'Los rescatadores en Cangurolandia' ('Bernardo y Bianca en Cangurolandia'). También sucedió con clásicos que en España se estrenaron directamente en VHS, como con 'Las aventuras de Bongo, Mickey y las judías mágicas' ('Diversión y fantasía), 'La leyenda de Sleepy Hollow y el Señor Sapo' (titulada también en México como 'Las aventuras de Ichabod y el señor Sapo) o 'Lo mejor de Winnie the Pooh' ('Las aventuras de Winnie the Pooh' en Hispanoamérica').

A partir de 'La bella y la bestia', que se dobló en España, cada mercado ha ido por separado aunque los títulos coincidan en varios casos.

Merlín el Encantador en eCartelera
17 Adaptación en imagen real
Adaptación en imagen real

Como ha sucedido con clásicos como 'Alicia en el país de las maravillas', 'Cenicienta', 'El libro de la selva', 'La bella y la bestia' o 'El rey león', 'Merlín, el encantador' también tendrá adaptación en película de imagen real. El director español Juan Carlos Fresnadillo ('Intruders', '28 semanas después') será el encargado de dirigir el remake, que tomará de referencia a la película de animación de 1963.

Además, Disney se encuentra preparando una saga de películas centradas en el mago Merlín, de la que se encargará Ridley Scott y que no estarán relacionadas con el clásico animado ni con la serie de novelas de T. H. White, siendo adaptaciones de la serie 'The Merlin Saga' del estadounidense T. A. Barron.

Merlín el Encantador en eCartelera

Clásico número 18 del canon, el filme estuvo en medio de dos grandes éxitos míticos de la factoría, '101 dálmatas' y 'El libro de la selva'. Siempre quedará la duda de si, de haberse estrenado en otra época, quizás hubiera brillado más. Por ello, es momento de reivindicar uno de los filmes más mágicos de Disney y hacer un repaso por la historia que hay detrás de 'Merlín, el encantador', el clásico más austero de Disney.

Artículos recomendados

11 proyectos de David Fincher que nunca llegaremos a ver

Las secuelas de 'Millennium' y otros 10 proyectos de David Fincher que nunca llegaremos a ...

Comentarios

Noticias relacionadas