Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Lucio Castro ('Fin de siglo'): "A los directores heterosexuales nunca se les etiqueta por hacer cine heterosexual"

Javi P. Martín Jueves 12 diciembre 2019

IndieWire la ha llamado "la mejor película gay del año", un calificativo que Filmin ha cogido prestado para promocionar 'Fin de siglo' de cara a su estreno en cines este viernes 13 de diciembre. Pero su director, Lucio Castro, lo ve "un poquitito innecesario". "Es una etiqueta ambivalente, porque es un gran elogio y reconozco que me abrió muchas puertas porque el género y las realidades LGTB son temas candentes ahora, pero a la vez cuando veo cine, yo no lo considero ni cine negro, ni cine trans, ni cine heterosexual; solo cine, buen cine o mal cine", nos cuenta en una conversación telefónica.

'Fin de siglo'

Castro debuta en el largometraje con esta película independiente sobre dos hombres que viven un "breve encuentro" en tiempos de Grindr, y también es consciente de que, a pesar de lo limitado de las etiquetas, es necesario que se apoye el cine protagonizado por personas LGTB: "Es verdad que en gran parte del mundo las personas gays siguen estando perseguidas, no están en posiciones de poder, las libertades están bastante restringidas. Es importante que existan estas historias y que se muestren, que la gente las vea, se identifique, que es posible tener una familia...". Por otra parte, no cree que 'Fin de siglo' sea solo interesante para el público LGTB: "Yo me pasé la vida identificándome con romances heterosexuales, y espero que ocurra lo inverso".

'Fin de siglo' tiene algo de esa excelente exploración de la intimidad que tenía 'Weekend', también dirigida por un hombre homosexual, Andrew Haigh. Pero el cineasta británico ha pasado a contar historias protagonizadas por personas heterosexuales, quizá por miedo a etiquetarse. ¿Qué piensa Lucio Castro al respecto? "En mi caso no es un tema de no etiquetarme. Para mí, escribir es descubrir, y me interesa imaginarme cómo es la vida, no sé, de un marinero en 1800, o de una mujer embarazada en la actualidad que vive sola en una montaña". Pero asegura que en su siguiente película, que ya está escribiendo y está protagonizada por una mujer heterosexual, "definitivamente te das cuenta de que está ideada por alguien con una visión queer. Esa visión marginal siempre se va a notar, aunque los personajes no sean literalmente homosexuales". Eso sí, Castro nos recuerda que "igualmente a los directores heterosexuales nunca se les etiqueta aunque hagan siempre historias de personas heterosexuales".

Os dejamos con el resto de la entrevista, en la que nos dio tiempo a hablar sobre rodar en Barcelona, el curioso proceso de escritura de Castro y cómo rodó la cita de Grindr más realista del cine, entre otras cosas..

'Fin de siglo'

eCartelera: Eres un hombre argentino que vive en Nueva York. ¿Por qué situaste tu primera película en Barcelona?

Lucio Castro: Quería descubrir la ciudad con el personaje, casi como inventarla. Si lo hacía en una ciudad que conociera mucho, perdería el ojo turístico de la ciudad. También me atraía el clima, que hay mucho sol, y es una ciudad que tiene algo muy íntimo, y algo muy turístico, también algo efímero, pasajero, tiene una arquitectura muy pesada y espectacular... Además fue muy fácil filmar porque el Ayuntamiento nos abrió las puertas, nos dio permiso para rodar en las playas, en los parques, los museos... Todo el tema de permisos y la parte legal fue muy fácil.

eC: Hablas de descubrir la ciudad con el personaje, y he leído que tienes un proceso de escritura bastante libre, que vas descubriendo la historia conforme la escribes, como si fuera una novela. Nada parecido a lo que aconsejan todos los profesores de guion...

LC: He tratado de escribir guiones con una estructura previa, pero pierdo un poco de espontaneidad cuando tengo que encajar la historia en lo que he pensado antes. Lo que disfruto es escribir sin saber hacia dónde va la historia.

eC: ¿Y descubres los temas de los que hablas a medida que vas avanzando?

LC: Voy descubriendo los temas mientras lo escribo, e incluso te diría que después de escribir el guion. El proceso es más intuitivo, escucho hablar a los personajes, van ocurriendo cosas y después sí me empiezo a plantear cosas que van saliendo, y puede que vuelva al principio para ver si tengo que armar algo de vuelta... Es más intuitivo que ultraplanificado.

eC: Parece un proceso muy íntimo y personal.

LC: La película que escribí no se la mostré a nadie. Típicamente el proceso es que uno escriba una primera versión, la muestre a gente, le den correcciones, entonces escribe otra versión... Yo hice una, que se filmó, y no se la mostré a nadie salvo a los actores, que la vieron, y la edité yo también. La gran sorpresa fue cuando la aceptaron en los primeros festivales a los que la mandé. Sorprende que algo hecho de una forma tan atípica, tan personal, que es lo que te recomiendan no hacer, haya tenido una recepción tan buena.

'Fin de siglo'

eC: ¿Cómo llegaron los protagonistas, Juan Barberini y Ramón Pujol?

LC: Juan fue la primera opción. Vi sus películas, hablé con él y hubo algo en él que me interesó: es una persona que parece que tiene mucha confianza, pero cuando hablas con él e indagas te das cuenta de que tiene algo bastante inseguro, más sensible. Y Ramón es lo opuesto, al principio parece una persona más insegura pero tiene un centro muy pesado, muy duro, con mucha confianza. Me gustó ese contraste entre los dos, externo e interno.

eC: ¿Cómo los has dirigido?

LC: Ha sido un proceso muy colaborativo. Por ejemplo, el concepto de no cambiar a los actores en el pasado fue algo que hablamos con Juan. Cuando uno se acuerda del pasado de uno mismo, uno se ve siempre igual que es ahora, pero en el pasado. La memoria es anacrónica, y me parecía interesante mostrarlo en el cine. También me gusta esa primera confusión cuando se va al pasado pero los actores son iguales. Me gusta que se tarde en entender la historia.

La cita de Grindr más realista del cine

eC: Todos los personajes de la película son inmigrantes, están de paso o lejos de donde nacieron. Estás retratando una generación nómada.

LC: En el pasado, la gente se quedaba para siempre en el mismo lugar, hoy en día la gente se mueve más. Aparte, ahora puedes trabajar desde varios lugares, eso cambia la forma de vivir y la idea de la raíz, y el hogar, es mucho más mutable. Me gustaba la idea de una Barcelona como la ciudad por la que los personajes pasan pero no viven, aunque uno de ellos nació y se crió allí pero ya no vive allí, sino en Berlín.

eC: Y quizá las personas LGTB se asientan aún menos.

LC: Claro, las personas no heteronormativas nunca nos regimos por seguir esa tradición familiar que viene de las anteriores generaciones. No sabemos cómo seguir esa línea.

'Fin de siglo'

eC: Es muy interesante cómo retratas la soledad del personaje principal, Ocho, en Barcelona.

LC: Cuando uno está solo, el tiempo pasa más lento, ve más los edificios, los sonidos, escucha una conversación de otra gente, está más atento de lo que le pasa alrededor. Y cuando uno está con alguien, hay más un diálogo y la ciudad se desvanece. Quería poner eso en la película, que el principio fuera más él en la ciudad, perdido en un laberinto. El paso del tiempo, el tedio, el perderse en uno mismo, todo eso quería ponerlo al principio porque después hay muchísimo diálogo.

eC: Y creo que has rodado la cita de Grindr más real del cine, esa incomodidad, ese deseo forzado...

LC: Fue fácil ponerme en esa situación porque la he pasado. Hay algo que me encanta en esa incomodidad; es una transacción, un trámite, para llegar a un objetivo muy claro y muy obvio, pero igual hay que pasar por ese trámite.

eC: ¿Es posible el amor en los tiempos de Grindr?

LC: Creo que sí. Grindr genera mucha ansiedad, hay gente que lo conecta y al día siguiente lo borra, y al día siguiente se vuelve a conectar. Pero también hay más posibilidades de conexión, porque hay gente que se comunica sin necesidad de estar en un bar o en la calle. Amplía posibilidades. Lo que no creo es que sea más fácil que surja el amor, la conexión verdadera, pero bueno, es otro vehículo. Creo que, ahora que hay más tecnología para esto, es todo más veloz y por ende más descartable... pero de todas formas, las amistades grandes, los amores verdaderos, los cortos, siguen siendo igual que siempre. Eso no ha cambiado.

eC: Ser cineasta no ha sido hasta ahora tu ocupación principal. ¿Cambiará a partir de haber hecho una película?

LC: Antes de esta película hice muchos cortos a lo largo de los años, pero sí es verdad que mis ingresos casi siempre fueron por diseñar ropa de hombre. Pero sí... mi pasión es el cine, siempre lo fue, y ahora estoy virando a que eso sea también mi fuente de ingresos.

'Fin de siglo' llega a los cines el 13 de diciembre.

Artículos recomendados

Los mejores remakes de terror de esta década

De 'Déjame entrar' a 'La noche de Halloween': Los mejores remakes de clásicos del ...

Comentarios

Noticias relacionadas