Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'It's a Sin': Jill Nalder, la activista y amiga de Russell T. Davies que inspiró el maravilloso personaje de Lydia West

Jesús Agudo 31 enero 2021

Desde el pasado 23 de enero se puede encontrar en el catálogo de HBO España la miniserie 'It's a Sin', el último trabajo de Russell T. Davies, creador de series de culto como 'Queer as Folk', 'Years and Years' o la trilogía 'Banana', 'Cucumber' y 'Tofu'. 'It's a Sin' se centra en un grupo de amigos que viven en el Londres de los 80 y se enfrentan a una misteriosa enfermedad que está cebándose particularmente con la comunidad gay. Esos jóvenes tendrán que aprender prácticamente día a día lo que supuso el SIDA y al estigma que se sumaba al rechazo de la población a la comunidad LGTBQ.

Lydia West y Jill Nalder en 'It's a Sin'

El autor de la serie ha mencionado que la historia está inspirada en su propio grupo de amigos. Si ya la has visto, probablemente te hayas enamorado de Jill, el personaje de Lydia West, una aspirante a actriz que se convierte en la roca de todo el grupo, y en una de las personas más implicadas en la causa. Jill está basada en una persona real, Jill Nalder, activista y amiga de Russell T. Davies. El creador de la serie quiso rendirle homenaje por partida doble: no solo Jill aparece en la serie como personaje protagonista, la propia Jill Nalder interpreta a la madre del personaje en varios capítulos.

Lydia West explicó que cuando la conoció pensó: "Era todo lo que había esperado que fuera. Era absolutamente guapa e impresionante. Fue muy emotivo. No pude mirarla en toda la lectura de guion". Jill Nalder dijo: "Estar involucrada y compartir historias personales ya era un honor pero que me llamara con la oferta de un papel fue realmente emocionante".

Lydia West y Jill Nalder

Nalder recuerda en Metro la sensación de vivir en la crisis de los 80, que refleja bastante el tono de 'It's a Sin': "Intentábamos buscar algo de alegría en un mar de angustia. Las dos primeras palabras que me vienen a la mente cuando pienso en ello son miedo y secretismo. El miedo de la inevitable pérdida de queridos amigos, de la enfermedad y del estigma, de cualquier tos o marca en la piel y de decir a una familia que su hijo se iba a morir por el SIDA cuando ni siquiera sabían que era gay". También habla de algo que se ve en la serie: muchos chicos desaparecían al volverse a las casas de sus padres y vivir sus últimos días ocultos: "Cuando nuestro primer amigo de la universidad murió de SIDA a principios de los 80, la vida empezó a cambiar. Gradualmente, escuchamos rumores de gente que se iba de Londres y volvían a casa. Luego descubríamos semanas o meses después que habían muerto. Ahí me di cuenta de que esto era serio". Jill Nalder visitó un montón de pacientes en hospitales para ofrecer apoyo (con la complicación de que muchos de ellos dieran nombres falsos por vergüenza), y creó el West End Cares, una organización creada por miembros del mundo del teatro (ella también es actriz como su personaje) para recaudar fondos para las víctimas y la investigación.

Historias que necesitan ser contadas

Russell T. Davies, que admite haberse sorprendido con la espectacular recepción que está teniendo la serie (en Reino Unido se emite semanalmente y está entera en streaming), remarca en el Evening Standard el objetivo que busca con 'It's a Sin': "Se ha roto un silencio. Se están elevando voces. Por los chicos que perdimos. Aquellos que murieron de SIDA - hombres y mujeres - cuya muerte permaneció en la oscuridad por la vergüenza, el miedo y la ignorancia. De repente, esas historias se están contando, esos amigos y familias están volviendo a la vida. Las fotos, las anécdotas, las cosas divertidas que dijeron. Mi teléfono no ha dejado de recibir mensajes, mails y DMs. Tanta gente hablando de su amante, de su hermano, de su esposa, de su abuelo. (...) La serie pasará pero espero que el silencio no regrese. Las conversaciones han empezado. Las voces tienen que continuar. Los perdidos y olvidados han esperado 40 años, queriendo ser recordados, celebrados y queridos. Si una serie de televisión ha tenido una pequeña parte en ello, entonces me siento abrumado, y dispuesto a continuar con la lucha". Jill Nalder, por su parte, dice: "La comunidad LGBTQ+ tiene que ser recordada como pioneros porque no solo luchaban por sus vidas, eran conejillos de indias de la medicina - a veces tomando 30 pastillas en un día solo para sobrevivir. Eran amigos, consejeros, recaudadores de fondos y activistas políticos y merecen ser recordados con orgullo. Por eso escribió Russell T. Davies 'It's a Sin' y por eso eligió a sus propios amigos como inspiración. (...) La respuesta ha sido abrumadora y creo que todos sentimos que 'It's a Sin' es tan importante porque es una historia real que necesita ser contada. Sin ella, historias como esta quedarían en la oscuridad".

Si todavía no la has visto, no te la pierdas. Los cinco capítulos de 'It's a Sin' están disponibles en HBO España.

Artículos recomendados

El COVID estará presente en el revival de 'Sexo en Nueva York'

Carrie Bradshaw no se librará del COVID en el revival de 'Sexo en Nueva York'

Comentarios

Noticias relacionadas