Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

De 'Yo soy el amor' a 'Suspiria': Luca Guadagnino, de peor a mejor

Alberto Frutos Viernes 06 septiembre 2019

A pesar de contar 'solamente' con seis películas a sus espaldas, pocos dudan a la hora de señalar a Luca Guadagnino como uno de los cineastas más interesantes, ambiciosos, imprevisibles y estimulantes surgidos en Europa en las últimas dos décadas. Y es que, en todos y cada uno de sus largometrajes, incluyendo aquellos en los que resultados artísticos no han estado a la altura de lo esperado, el director ha sabido dejar bien clara su huella, marcando el terreno con su personalidad visual, su manera de entender, escuchar y tratar a los personajes y su modo de convertir la gran pantalla en algo similar a un torrente de sensaciones.

Luca Guadagnino, de peor a mejor

6 'Melissa P.'

El segundo largometraje de Luca Guadagnino tras la estimable 'The Protagonists' fue 'Melissa P.', adaptación cinematográfica de la autobiografía de Melissa Panarello, un libro especialmente centrado en las experiencias sexuales de la joven escritora que no estuvo exento de polémica y opiniones encontradas tras su publicación por el contenido altamente explícito de sus páginas. Un revuelo que también acompañó, aunque en menor medida, al estreno de una película que, sin embargo, no conseguía capturar en ningún momento esas sensaciones casi tangibles que proponía su original literario.

Y el principal problema residía precisamente en el elemento que, sobre el papel, menos dudas podía generar: Guadagnino. Y es que, desde el mismo prólogo, el director italiano se muestra perdido, tratando de dar con la tecla que eleve la cinta a algo más que una sucesión de postales de erotismo artificial. No hay sudor, ni descubrimiento pasional, ni furia corporal desatada ante las primeras veces. Solamente hay frío y desconcierto. Una oportunidad perdida.

Melissa P. en eCartelera
5 'The Protagonists'

'The Protagonists', primer largometraje de Luca Guadagnino, plantea una de esas historia de cine dentro del propio cine que, dentro de sus propias limitaciones como género, siempre supone una oportunidad de riesgo mayúscula. Y el cineasta italiano, responsable también del guion de la cinta junto a Francesco Marcucci, responde con valentía, sorprendente madurez y ejemplar control del ritmo y, sobre todo, las formas.

Un trabajo de dirección que solamente peca de exceso de lucimiento, cayendo en ocasiones en el terreno de lo gratuito y, bueno, egocéntrico, pero que salva los muebles gracias a una historia bien planteada y mejor interpretada por una Tilda Swinton absolutamente magnética. Ella es, con diferencia, lo mejor de uno de esos debuts que sirven, por encima de todo, para empezar a intuir la grandeza de lo que está por venir.

4 'Cegados por el sol'

Seis años y varios cortometrajes después de 'Yo soy el amor', Luca Guadagnino se sumergía de lleno en 'Cegados por el sol', una (muy) libre revisión de 'La piscina', clásico de culto dirigido a finales de la década de los sesenta por Jacques Deray. Una propuesta en la que conviven multitud de géneros, espacios y tiempos, combinando y equilibrando sus distintas esencias con una solidez envidiable, y en la que brilla con especial intensidad un reparto inspiradísimo, especialmente en lo que respecta a Ralph Fiennes y Dakota Johnson, quienes entregan, sin lugar a dudas, dos de las mejores interpretaciones de sus respectivas trayectorias.

Puntos a favor que, sumados a una impecable puesta en escena marca de la casa, con esa capacidad especial del cineasta italiano para que cada aroma, sensación y gota de sudor y lágrima traspase por completo la pantalla, conforman una película extraña, desigual, hipnótica y fallida a partes iguales, excitante y ensimismada, delirante y cuerda, intrigante y febril. No siempre funciona, pero cuando lo hace, 'Cegados por el sol' irradia una luz única.

Cegados por el sol en eCartelera
3 'Suspiria'

Ubicar una película como 'Suspiria' en una clasificación de peor a mejor es, básicamente, un atrevimiento desde todos los puntos de vista. Y un callejón sin salida. Un cuento sin final feliz. Una ruta con desenlace en los abismos de la incomprensión. Es lo que tiene tratar de encontrar equilibrio y justicia en una propuesta que es incendio constante, explosión visual, delirio individual y colectivo, resonancia frente a sutileza, gritos en las profundidades y cortocircuito apresurado disfrazado de calma danzarina.

No es solamente un remake que mejora en la práctica totalidad de los elementos a su original, y eso que la cinta de Dario Argento tiene bastante de maravilla, sino una experiencia única, una tela de araña hipnótica, triste y de una melancolía contagiosa que, si consigues entrar en ella, jamás olvidarás. 'Suspiria' es todas esas cosas y una más: Luca Guadagnino alcanzando la confirmación de su excelencia.

Suspiria en eCartelera
2 'Yo soy el amor'

Cuatro años después de la película menos inspirada, hasta la fecha, de su trayectoria profesional, 'Melissa P.', Luca Guadagnino disipaba cualquier atisbo de duda o decepción firmando una de las grandes películas europeas de los últimos años: 'Yo soy el amor'. Y es que, cuando menos lo esperábamos, el cineasta italiano entregaba en una impecable bandeja de plata visual uno de esos melodramas que, desde una elegancia y precisión narrativa absolutas, conquistan, hipnotizan y conmueven.

Un deslumbrante trabajo que se asienta sobre tres grandes pilares: Tilda Swinton, maravillosa como de costumbre, un guion de auténtico acero, firmado por el propio Guadagnino junto a Barbara Alberti, Ivan Cotroneo y Walter Fasano, y, sobre todo, una labor de dirección repleta de hallazgos, fascinante y acertada en cada una de sus decisiones. Y es que, por más que se citara en su momento a Luchino Visconti y Michelangelo Antonioni como evidentes referencias, 'Yo soy el amor' es una película con lo mejor del sello inconfundible de Luca Guadagnino. Y su primer gran triunfo artístico.

Yo soy el amor en eCartelera
1 'Call Me By Your Name'

Hablamos de, sin lugar a dudas, una de las historias de amor más seductoras, apasionadas, melancólicas e inolvidables que se ha visto en el cine en mucho, mucho tiempo. Un primer romance que llega para poner todo patas arriba y, al mismo tiempo, colocar cada cosa en su justo lugar. Incluyendo las heridas y cicatrices quemadas al calor de una chimenea. Comandada por un Luca Guadagnino en pleno estado de inspiración y dos actores entregados en cuerpo y alma, enormes, sublimes Timothée Chalamet y Armie Hammer, 'Call Me By Your Name' es un clásico contemporáneo que no ha hecho más que crecer en nuestra memoria. Y lo que le queda. La obra maestra del cineasta italiano. Y de la práctica totalidad de sus participantes.

Call Me By Your Name en eCartelera

Porque las películas de Guadagnino no se quedan a la altura de un proyector, danzando sin alma frente a los ojos del espectador. Se tratan de experiencias que te agarran de la solapa, observándote frente a frente, acariciando y rasgando, erizando y doliendo, conmoviendo y aterrando. Todo en ellas es hermoso, poético y vibrante, sí, pero también nostálgico, oscuro y melancólico. La belleza de la pérdida, de la cordura desbordada, de la tormenta que moja por dentro, de las despedidas sostenidas en el aire.

 'Luca Guadagnino'

En definitiva, estamos ante un director con unas señas de identidad relacionadas tanto con el fondo como con la forma, consiguiendo así equilibrar lo que se ve y lo que se siente con una destreza abrumadora. Por eso, solamente podemos cruzar los dedos para poder seguir disfrutando en el futuro de más joyas con la firma de Luca Guadagnino.

Artículos recomendados

Todas las veces que Tom Hanks debería haber ganado su tercer Oscar

Todas las veces que Tom Hanks debería haber ganado su tercer Oscar (y no lo consiguió)

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas