Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

8

Disney se supera a sí misma

27 may 2019

Que Disney lleva siendo un gigante del entretenimiento desde hace décadas es algo impepinable: saben (casi) mejor que nadie cómo funciona el audiovisual, la animación y todas las explotaciones comerciales añadidas (merchandising, parques temáticos, etc.). Y cuando se dedican a lo suyo, hay que reconocer fenomenal. Otra cosa es que en su expansión económica a Star Wars y a Marvel contaminen con su adn comercial a todo, cosa que me molesta bastante y que desvirtúa todas esas franquicias.

Hace ya unos años, a los ejecutivos de Disney se les ocurrió poner en marcha una gran gallina de los huevos de oro: al estar tan avanzada la tecnología digital, rehacer sus clásicos animados en versiones con personajes "reales", algo que en realidad ya llevan mucho tiempo queriendo hacer pero que no terminaban de acertar. Ahora llevan ya tiempo haciéndolo, con "Cenicienta", "La Bella y la Bestia"... y lo que te rondaré morena. La última en sumarse a esta tendencia ha sido "Aladdin", una de las joyas del renacimiento animado de Disney, junto con "La Bella y la Bestia" y "La sirenita" (que de este trío es la única que falta por ver con personajes reales). No es menos cierto que Disney ha tenido una bancada de pruebas muy sólida, ya que todas estas películas animadas han tenido una adaptación teatral/musical exitosa, porque en el West End londinense "Aladdin" ya lleva bastantes años triunfando con un montaje realmente impresionante.

Pero a la hora de trasladar ese universo de Agrabah, el ladronzuelo callejero que descubre una lámpara maravillosa y un genio que puede hacer realidad sus más locos deseos, se ha utilizado -al igual que en "La Bella y la Bestia"- de la mayor literalidad: la película prácticamente está calcada plano a plano de la versión animada, y para ello y replicar esa espectacularidad se ha contado con un verdadero artista de la imagen, Guy Ritchie, que en realidad ha dotado de todo ese manierismo visual al que nos tiene acostumbrados, y que en esta ocasión encaja como anillo al dedo. Incluso se ha permitido recurrir al toque visual del famoso videojuego "Prince of Persia" para ver las evoluciones de Aladdin por los tejados mientras es perseguido.

Además, en este esfuerzo de compactar toda la magia de la historia, se han entreverado las culturas árabes, hindúes, turcas y de todo oriente de manera muy eficaz. Un acierto en todo el centro de la diana, ya que además del exotismo que pudiera tener para el gran público, encajará a la perfección en esos mercados (a la espera de la próxima "Mulan", directamente orientada para el público chino). Unos actores que a excepción de un soso Marwan Kenzari interpretando al visir Jafar, están más que bien, tanto en su aspecto físico (guapos, simpáticos, entrañables...) como en su capacidad actoral, destacando obviamente, Will Smith, que pasa a ser en muchos casos -con justicia- la estrella del show. Y no era nada fácil no digo ya superar, sino igualar al personaje creado por Robin Williams en la original de 1992. Pero Smith, perro viejo en la industria audiovisual, le ha dado una vuelta de tuerca al genio todopoderoso para hacerlo en su clave, donde lo borda.

Con Aladdin, además, se dan todas las claves de la quintaesencia del cine familiar: humor, peligros a superar por los protagonistas, amistad, familia, animalitos... todo ellos bien compactado y mezclado para conseguir un producto excelentemente diseñado, funcional y divertido. Muy blanco, quizás algo políticamente "perfecto"... pero muy bien realizado. Digamos que Disney se supera a sí misma con esta otra adaptación, que deja a niños y mayores con una sonrisa en los labios y que arranca en muchos casos aplausos espontáneos.

De hecho, creo que será uno de los grandes éxitos de Disney en esta nueva fase, superando anteriores adaptaciones de este tipo, y que no ha perdido ni un solo ápice de esa magia. Es más, creo que este Aladdin tiene más magia que nunca. Eso sí, me sigue fastidiando mucho que Disney no haya querido "castellanizar" el título original, ya que de toda la vida esta historia es la de ALADINO y la lámpara maravillosa; claro que por una D y una O iban a tener que cambiar muchas cosas de cartelería y merchandising.

0
1
Valorar esta crítica
'Aladdín' no es genial, pero sí mejor de lo que parecía
Crítica Ecartelera
6,0