Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

7

McConaughey en cuerpo y alma

01 may 2017

En una de las escenas de 'Dallas Buyers Club' asistimos a cómo un Matthew McConaughey ataviado de cura se dispone a cruzar la frontera con el maletero atestado de fármacos ilegales que está dispuesto a vender en los Estados Unidos a otros enfermos que, como su personaje en la película, viven a esperas de que aparezca un método viable para combatir el VIH. El canadiense Jean-Marc Vallée retrata de forma solemne la figura de Ron Woodroof, uno de los principales impulsores en la década de los ochenta para que se propiciaran alternativas para la lucha contra el sida y que abrió la veda a que diferentes organizaciones continuasen con la labor por él iniciada.

Si hay algo que caracteriza la filmografía de Vallée es el leitmotiv presente en cada uno de sus largometrajes: la búsqueda del amor y/o de la felicidad. Ya quedó patente en 'C.R.A.Z.Y.' la gran capacidad de un director capaz de dotar sus productos (que bien podrían pasar por cualquier otro telefilm al uso) por obras donde priman la historia y unos personajes perfectamente dibujados. Amén de la excelente selección actoral, el biopic de Woodroof planea más allá de la realidad y dota de alas a un McConaughey en uno de los mejores papeles de su carrera. Más allá de la realidad porque, aunque basado en hechos reales, el guion de Craig Borten y Melissa Wallack (hay que hacer especial mención a la tarea de gestación del film de la mano de Borten, quien se entrevistaría en varias ocasiones con Woodroof antes de su muerte, encuentros que servirían de base para la creación del personaje fílmico) proporciona al personaje de Ron una serie de características y atisbos de personalidad totalmente creados para una puesta en escena y caracterización al servicio del espectador. Es así que el público no debe tomar en como absolutamente cierta la leyenda que reza al inicio del film, esa arma harto utilizada en los telefilms de sobremesa del "Basado en hechos reales".

Que la labor llevada a cabo por Woodroof es real es algo indiscutible, pero volviendo a la escena comentada al inicio, esa en la que disfrazado con un hábito sacerdote, está dispuesto a cruzar la frontera para traficar con medicamentos, es tan real como la vida misma. Menos real es la elaboración del personaje, presentado como puro estereotipo de cowboy aficionado al rodeo, homófobo y consumidor habitual de estupefacientes. Pero cabe decir que, aunque infiel a la realidad, esta conjunto de características definitorias son las que encajan a la perfección en la película, siendo las que jugarán un papel fundamental en su relación con el resto de personajes. Y aquí es donde entra en juego Jared Leto, quien encarna a uno de los roles más arriesgados y complejos de su carrera.

Un pequeño gran título la posteridad.

0
0
Valorar esta crítica
'Dallas Buyers Club': Cosas que hacer en Texas cuando estás muerto
Crítica Ecartelera
7,9