Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

De 'El silencio de los corderos' a 'Stop Making Sense', un repaso por los mejores trabajos de Jonathan Demme

Alberto Frutos Jueves 27 abril 2017

Jonathan Demme, director que nos dejaba el pasado 26 de abril tras perder la lucha contra el cáncer de esófago, era un tipo que no fallaba. De acuerdo, no todas sus películas estaban al mismo nivel, no todas conseguían cumplir sus objetivos más esenciales, pero pocas veces, por no decir ninguna, se podía achacar el error a su trabajo detrás de la cámara. Y es que, hablamos de un cineasta que, alejado de cualquier tipo de ambición mayor que la de contar una historia de la mejor forma posible, construyó una trayectoria marcada por la solvencia, la elegancia y la combinación, siempre agradecida, de música y cine. Porque, pese a tratarse de uno de los grandes realizadores de thrillers de las últimas décadas, Demme siempre tuvo una especial debilidad hacia los retos relacionados con algo tan complejo y apasionante como transformar una melodía en (memorable) imagen.

 Jonathan Demme

Las mejores películas de Jonathan Demme

6 'La boda de Rachel'

La última gran película de la carrera de Jonathan Demme, 'La boda de Rachel', era todo lo contrario a lo que podíamos esperar de Jonathan Demme a esas alturas de su carrera. Una cinta en los límites del movimiento cinematográfico Dogma que, sin embargo, no se quedaba en capricho de turno de cineasta respetado y se servía de su modelo visual para tratar de reflejar de la manera más profunda y fiel posible los sentimientos y pensamientos de sus protagonistas. Un conjunto de personajes presentados y desarrollados con evidente maestría, sin prisa pero sin pausa, e interpretados por un reparto entregado a la causa, especialmente unas impecables Anne Hathaway y Rosemarie DeWitt.

La historia, capaz de provocar la sonrisa cómplice y, en cuestión de segundos, golpear en la misma boca del estómago al espectador, se sostiene sobre los hombros de sus actrices mientras que Demme, siempre acertado, va tejiendo una tela de araña emocional de la que es imposible escapar. Lo importante, en 'La boda de Rachel', está en los pequeños detalles. Ahí es donde la película se hace grande, inmensa, imprescindible a la hora de hablar de los trabajos más importantes de su director.

La boda de Rachel en eCartelera
5 'Neil Young: Heart of Gold'

Más de dos décadas después de revolucionar el género del documental musical con la espectacular 'Stop Making Sense', Jonathan Demme repitió la jugada con 'Neil Young: Heart of Gold', excelente obra que mostraba el lado más humano de Neil Young, el gran héroe musical del cineasta. Una propuesta mucho más emocional que visual, pero igualmente maravillosa en todos sus aspectos.

Evidentemente, y pese a que las comparaciones siempre son odiosas, estamos hablando del compositor de, entre otros milagros, 'After the Gold Rush', 'Harvest' o 'Zuma', por lo que el reto era aún mayor. Quizá por eso, Demme optó por una vertiente mucho más delicada que la épica de su documental sobre Talking Heads, centrando su mirada en el ser humano que se esconde tras el mito eterno, la leyenda viva. Una perspectiva con la que el director, en una comunión casi espiritual con Young, conseguía transmitir una emoción honesta y difícil de encontrar en propuestas de este tipo. Una obra de alcance directo al corazón. Pura música. Puro cine.

Neil Young: Heart of Gold en eCartelera
4 'El mensajero del miedo'

Remake de la película de mismo título dirigida por John Frankenheimer en 1962, 'El mensajero del miedo' nos traía de vuelta la mejor versión de un Jonathan Demme que había naufragado a lo grande con su anterior proyecto, 'La verdad sobre Charlie'. En aquella ocasión, el cineasta se atrevió a llevar a cabo otra revisión, en este caso de esa joya de 1963 llamada 'Charada', con unos resultados muy pobres. Afortunadamente, dos años más tarde tuvo la osadía de presentar una revancha a la altura, eso sí, en un terreno mucho más propicio, el thriller.

Pese a que la intriga y el misterio tienen una fuerte presencia a lo largo de la trama, 'El mensajero del miedo' aporta un componente social y político indiscutible, tan cinematográfico como reivindicativo, evidente en su protesta antibelicista pero, al mismo tiempo, centrado de manera constante en la búsqueda del entretenimiento total del espectador. Y consigue cumplir con todas sus metas, de fondo y forma, de una manera más que notable, consiguiendo superar a la cinta original y aportando, en pequeñas dosis, ligeras novedades que engrandecen una de las propuestas más comerciales y accesibles de la carrera de Jonathan Demme. Y una de las mejores.

El mensajero del miedo en eCartelera
3 'Philadelphia'

¿Qué demonios se puede hacer después de dirigir una obra de arte del tamaño de 'El silencio de los corderos'? ¿Qué proyecto puede resultar apasionante para un director después de construir una de las películas esenciales de la década de los 90? ¿Qué queda después de reinventar el género del thriller desde sus mismas entrañas? Pues, claro, el reto de entregar otro clásico. Dicho y hecho. Jonathan Demme, consciente de que todas las miradas estaban posadas sobre su próximo proyecto después de arrasar en taquilla y premios con la inestimable ayuda de Hannibal Lecter y Clarice Starling, se guió de nuevo por su valentía para afrontar una película tan demoledora como 'Philadelphia', uno de esos dramas inolvidables frente a los que imposible no derramar una lágrima.

Un logro que tiene aún más mérito ya que, Demme, demuestra constantemente un control absoluto sobre una historia que, en otras manos, habría caído a lo grande en el golpe de efecto fácil, en la búsqueda del lado menos sutil para llegar a emocionar al espectador. Sin embargo, el cineasta consigue el equilibrio perfecto entre la sensibilidad y la elegancia, la dureza y la sobriedad, la contundencia y la sencillez. Un trabajo que suponía, además, un paso al frente por parte de la industria a la hora de hablar de un tema tan delicado y complejo como el SIDA, de especial actualidad en el momento del estreno de la película. Demme, en colaboración con dos actores en permanente estado de gracia, Denzel Washington y, especialmente, un inolvidable Tom Hanks, conseguía el más difícil todavía. Emocionar sin trucos, conmover sin trampas, cautivar sin fuegos artificiales. Una canción, un vídeo doméstico y una despedida respetuosa. 'Philadelphia', otra obra maestra dentro de la carrera de su director.

Philadelphia en eCartelera
2 'Stop Making Sense'

Tres noches y siete cámaras. Jonathan Demme no necesitó nada más para construir uno de los documentales musicales más memorables de la historia del cine, 'Stop Making Sense', testimonio del espectacular legado que nos dejó una banda tan única y genial como Talking Heads.

El cineasta lo tenía más que claro, la clave residía en trasladar a la gran pantalla los componentes visuales que siempre acompañaron a las eternas canciones de David Bryne y compañía, convirtiendo la experiencia emocional de disfrutar de un concierto en pura sensación de vértigo cinematográfico. Un trabajo de dirección abrumador, hipnótico, capaz de convertir unas melodías imbatibles en algo más, sueños en permanente movimiento. 'Stop Making Sense' es mucho más que un documental, más que un disco. Una experiencia total.

1 'El silencio de los corderos'

'El silencio los corderos' se estrenó el 14 de febrero de 1991. Un año, un mes y 16 días más tarde, la Academia le entregaba 5 Oscars, incluyendo los correspondientes a las categorías de Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor, Mejor Actriz y Mejor Guion adaptado. Puede que parezca simplemente una anécdota, un reconocimiento más para una película que no dejó de crecer desde que llegó a las carteleras de todo el mundo, pero estas estatuillas significan más. Mucho más. Se trata, sencillamente, de la coronación definitiva de una obra maestra que aguantó el paso del tiempo incluso en el terreno más peligroso, el de los premios de la industria, siempre obsesionados con trabajos que aparecen en el último momento dispuestos a arrasar con todo.

La cuestión es que, en el caso de esta adaptación de la novela de Thomas Harris, la sensación de estar ante un clásico era tan potente que había que estar ciego para no ver que se trataba de la película más importante del año. Y una de las de la década que acababa de comenzar. Thriller perfecto de inicio a fin, intriga manejada con pulso de hierro por un Demme iluminado, con un reparto apabullante, un villano inolvidable y una protagonista convertida automáticamente en icono cinematográfico, 'El silencio de los corderos' resume toda la grandeza que puede tener el género, devorando expectativas y manteniendo ese don de no envejecer. La mejor película de su director, con diferencia, y una de las obras maestras más apasionantes de los noventa.

El silencio de los corderos en eCartelera

Convertido en director estrella en los primeros años de la década de los noventa, Demme consiguió mantener intacto el respeto y admiración de la industria a lo largo del tiempo. El público, más cauto a la hora de elevar la devoción hacia su cine, y la crítica, mucho más apasionada, siempre se mostraron mucho más entregados a su faceta de director de ficción que a la dedicada al género del documental musical, terreno en el que Demme sigue siendo uno de los creadores más imprescindibles. En cualquier caso, antes de establecer un criterio basado en la comparación es mejor, sin lugar a dudas, enmarcar todas estas facetas alrededor de su incuestionable talento. Sobran argumentos para ello.

A continuación, nos sumergimos de lleno en el legado de Jonathan Demme destacando sus seis trabajos esenciales, las películas en las que las musas aparecieron para arrasar con todo a su paso y que consiguieron, de forma contundente, la siempre ansiada unanimidad en el aplauso. En definitiva, un recorrido por las cimas de un director que no necesitaba artificios ni golpes de efecto para alcanzar la emoción y la complicidad con el espectador. Se trataba, sencillamente, de hacer que todo pareciera fácil. Demme, un maestro en el arte de la grandeza dentro de la sencillez. Y viceversa.

Artículos recomendados

David Fincher, a punto de decir sí a la secuela de 'Guerra mundial Z'

'Guerra mundial Z': David Fincher está más cerca de convertirse en el director de la ...

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas