Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Festival de Berlín 2018, Día 1: La revolución canina de Wes Anderson inaugura una prometedora Berlinale

Antonio M. Arenas Viernes 16 febrero 2018

Cuatro años después de inaugurar el Festival de Berlín con 'El gran hotel Budapest', Wes Anderson y su troupe regresan a la capital alemana para dar el pistoletazo de salida al primer festival de categoría A del año. Y la 68ª edición de la Berlinale viene más cargada que nunca, con apuestas de altísimo nivel no solo en la sección oficial, sino también en las competiciones paralelas. El Oso de Oro promete estar muy disputado entre 'Season of the Devil', el musical sobre la dictadura militar de Filipinas dirigido por Lav Diaz; lo nuevo de dos jóvenes talentos como Alexey German Jr. ('Dovlatov') y Alonso Ruizpalacios ('Museo'); el biopic del dibujante John Callahan, protagonizado por Joaquin Phoenix y con Gus Van Sant tras las cámaras; o 'Transit', la adaptación de la novela de Anna Seghers, escrita durante su exilio de Francia tras la ocupación nazi, que Christian Petzold ('Phoenix') decide ambientar en la actualidad.

Isla de perros de Wes Anderson

Lejos de los focos, el cine español se encuentra representado por partida triple con la presencia de 'La enfermedad del domingo' de Ramón Salazar y 'Trenta Lumes' de Diana Toucedo en la sección Panorama, mientras que 'Con el viento' de Meritxell Colell participa en Forum, que este año reúne los últimos trabajos de grandes nombres del cine de autor como Guy Maddin, Corneliu Porumboiu, Hong Sangsoo, Claire Simon, Sergei Loznitsa, Ruth Beckerman, Ted Fendt o Midi Z. Casi nada.

Como aperitivo 'Isla de perros', segundo largometraje de Wes Anderson en animación stop-motion tras 'Fantástico Sr. Fox'. No conviene adelantar demasiado de uno de los estrenos más esperados del año, pero es todo aquello que podríamos esperar de una incursión de Wes Anderson en la cultura japonesa. Ese fue precisamente el punto de partida, dar forma a una historia protagonizada por perros abandonados sobre la que llevaba dando vueltas desde hace varios años junto a sus guionistas y colaboradores habituales, Roman Coppola y Jason Schwartzman, mediante su fascinación por Japón y más concretamente el cine de Akira Kurosawa.

El ritmo marcial de los tambores taiku marca el inicio de esta respetuosa fábula con la tradición nipona que, al igual que en 'Fantástico Sr. Fox', esconde un componente de marcado carácter político que resuena universal, algo que en esta ocasión se entiende como una deliberada advertencia para nuestro presente. No hace falta señalar a nadie. Por medio de una ambientación retrofuturista influida por el steampunk y el cine japonés de los años 40, que se incorporan a la estética de Wes Anderson con naturalidad, la película se sitúa en una distópica localidad japonesa cuyo tiránico y corrupto alcalde decide expulsar a todos los perros para evitar el contagio de un peligroso virus. El primero de ellos en ser enviado a esta isla-vertedero que da título al filme será Spots, mejor amigo y guardián de Atari Kobayashi, sobrino del alcalde, que meses más tarde saldrá en su búsqueda acompañado de una insospechada pandilla de perros que han logrado sobrevivir al exilio.

Isla de perros de Wes Anderson

Wes Anderson, de peor a mejor

8 'Ladrón que roba a otro ladrón' (1996)

La extravagancia que más adelante quedaría elegantemente confirmada a lo largo de su carrera ya estaba patente en su primer largometraje, que tomaba su título del corto que realizó dos años antes con los mismos protagonistas. Lo mejor de la película es verle colaborar por primera vez con los hermanos Wilson, sobre todo con Owen (co-guionista de la misma), que se ha mantenido como uno de sus actores predilectos. El resultado final de la película no era para tirar cohetes, pero sí que había indicios de lo que no tardaríamos en descubrir: la peculiar genialidad de Wes Anderson.

7 'Academia Rushmore' (1998)

En cambio, 'Academia Rushmore' destila el talento inconfundible de Anderson de principio a fin. Su forma de contar historias ha evolucionado a medida que ha ido experimentando, pero la organización por capítulos está omnipresente en sus obras. En este caso, esa exhaustiva ordenación tenía como protagonista al joven Max, que trata de ser el líder de las actividades extraescolares. Jason Schwartzman lo borda y se apunta a la nómina de Wes Anderson, a la que también se sumó automáticamente el legendario Bill Murray. A un director como este le venía como anillo al dedo una historia "coming of age" y aquí le sacó buen provecho para expresarse.

Academia Rushmore en eCartelera
6 'Viaje a Darjeeling' (2007)

A los dos sospechosos habituales que protagonizaron sus dos primeras películas se sumó Adrien Brody para componer uno de los repartos más fascinantes de la carrera de Anderson. Este trío de dispares hermanos se embarcaba en un viaje espiritual por la India tras la muerte de su padre, y esa premisa le sirvió a Anderson para demostrar de nuevo su buen hacer en la tarea de escritura, en esta ocasión junto a Roman Coppola y el propio Jason Schwartzman, un equipo creativo en clara sintonía. Los colores de la India quedaron reflejados con el pulcro manejo de la imagen del director de forma muy atractiva. Y es imprescindible ver también el cortometraje 'Hotel Chevalier', complemento de esta película, combinación entre largo y corto que se convirtió en costumbre en Anderson.

Viaje a Darjeeling en eCartelera
5 'El Gran Hotel Budapest' (2014)

Estamos prácticamente en el ecuador de la lista y a partir de aquí la obras maestras se cuentan a pares, algo que denota el nivel de la filmografía de su autor. Su último trabajo hasta la fecha, que supuso el primer reconocimiento de Anderson en la categoría reina de los Oscar como nominado, combina a la perfección una paleta cromática elaborada meticulosamente, una historia que engancha de principio a fin y un humor e interpretaciones simplemente magníficas. Todos los elementos funcionan, pero hay varias películas suyas en las que funcionan aún mejor.

El Gran Hotel Budapest en eCartelera
4 'Los Tenenbaums' (2001)

Tocar el cielo cinéfilo y su primera nominación al Oscar es lo que le valió su tercera película, que, como es costumbre, contaba con un insuperable reparto. Anderson trasladó sus frecuentes inquietudes a una familia de lo más extraña, pero a la que no costaba nada cogerle cariño y hacerse testigo en primera fila de sus dramas y desventuras forjadas con humor. De nuevo Owen Wilson firmaba junto a él el magnífico guión, que nos dejó escenas para la memoria como el recorrido en kart de Gene Hackman junto a sus nietos por las calles de Manhattan.

Los Tenenbaums. Una familia de genios en eCartelera
3 'Moonrise Kingdom' (2012)

El Anderson más romántico nos regaló este pedacito de gran cine hace pocos años, ya que una vez más las coloridas y elaboradas imágenes conjugadas con una historia tan real como idílica y fantástica nos dejaron prendados. Anderson tomó como escenario un campamento infantil para dar alas a ese espíritu heredado del romanticismo más extasiado: el del primer amor. Como es habitual, llevó al límite el planteamiento, aprovechando cada uno de sus detalles sin tropezarse al recurrir a lo más inverosímil.

Moonrise Kingdom en eCartelera
2 'Life Aquatic' (2004)

Disfrazándose de Herman Melville, Wes Anderson nos embarcó en una odisea marítima en la que vimos al mejor Bill Murray. Ha pasado más de una década desde su estreno y nadie ha conseguido sacar tanto partido a este rey de la comedia. Aquí se introduce en el juego cómico característico de Anderson, con tintes de drama que no convierten la propuesta en un sopor detallista monolítico, sino en un canto al cine de aventuras, basado en personajes salidos de la mente de un genio y una puesta en escena tan original que nos permite ver la película a través de ese caleidoscopio que es la mirada de Anderson.

Life aquatic en eCartelera
1 'Fantástico Sr. Fox' (2009)

La realidad se quedaba pequeña para Wes Anderson. Al menos el mundo real. Por eso su incursión en la animación fue otra bocanada de aire fresco en su filmografía, porque pudo dar rienda suelta a la imaginación que destila la sinapsis de sus neuronas. Para ello adaptó un relato de uno de los autores del siglo XX que mejor concuerda con su forma de ver el mundo, Roald Dahl, y co-escribió el guión con otro narrador extraordinario, Noah Baumbach. Una delicia de historia, que pasa de los más salvaje a lo más humano a partir de unos personajes antropomórficos que cobran vida con el stop-motion, la música de Alexandre Desplat y la buena mano de Anderson y su equipo para dar forma a un mundo totalmente inmersivo. El lanzamiento de piñas ardiendo nunca fue tan divertido.

Fantástico Sr. Fox en eCartelera

Exquisita parábola de enorme actualidad

Porque ante todo, 'Isla de perros' habla sobre la fraternidad entre los abandonados por el sistema. Y no únicamente la de los canes, que hablan con voces que nos serán reconocibles y establecen una relación disfuncional entre sí que remite a las dinámicas familiares de anteriores películas del propio Wes Anderson, como 'Los Tenenbaums' y 'Viaje a Darjeeling', sino también entre las nuevas generaciones, intelectuales y científicos que en tiempos oscuros necesitan su voz sea escuchada. Con la agilidad que le caracteriza, la narración está salpicada por constantes saltos temporales, debido a los que el guion corre el riesgo de caer en la sobreexplicación y el subrayado elemental, algo que trata de evitar al no subtitular los diálogos en japonés, confiando en la universalidad de las emociones y gracias al uso de grafismos o la interacción de locutores que a modo de crónica periodística siguen lo sucedido. Desde la parábola que establece al impresionante diseño de producción, la película toma una serie de decisiones que la alejan del realismo de 'Los perros de la plaga' para entregarse a los placeres y la diversión de una ingenua aventura que, más allá del reto técnico y la exquisita animación, nos devuelve a un universo que conocemos demasiado.

Por tanto, toca fijarse en los detalles, pero no solo en aquellos que han definido la estética de Wes Anderson y que por supuesto encontramos de nuevo rayando a la perfección, véase la simetría del encuadre, la riqueza de la composición en panorámico, el constante uso de travellings, una cuidada paleta cromática o la presencia de música de los sesenta (en esta ocasión recupera del olvido a The West Coast, haciendo sonar en dos ocasiones su tema I Won't Hurt You, tan idóneo que podríamos jurar ya lo habíamos escuchado anteriormente en otra de sus películas). Hay que detenerse en la forma tan humana de relacionarse entre sus personajes, en las confesiones furtivas, en los gestos de complicidad, en los malabares invisibles que dan inicio a una relación romántica que nunca veremos, en las lágrimas que brotan inesperadamente o en las transformaciones exteriores e interiores. Aunque pese a saltar a la animación y viajar al país del sol naciente con este puñado de "perros verdes", el director de 'Life Aquatic' se niega a perder su personalidad, no puede evitar que su nueva película siga siendo puro Wes Anderson.

Artículos recomendados

'La casa de papel' está dando la vuelta al mundo en Netflix

'La casa de papel' conquista el mundo con Netflix y demuestra el potencial de la ficción ...

Comentarios

Noticias relacionadas