Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Keir Dullea, protagonista de '2001: Una odisea del espacio': "Kubrick era un hombre que jamás levantaba la voz"

Aida Ruiz Miércoles 09 mayo 2018

En 1968 se estrenó en Nueva York una película de Stanley Kubrick titulada '2001: Una odisea del espacio'. Mientras 250 personas llegaron a abandonar la sala, la mitad de la crítica alababa al director y el propio protagonista del largometraje, Keir Dullea, consideraba que lo que hizo Kubrick fue "crear un nuevo tipo de película". Ahora, coincidiendo con su 50 aniversario, Pedro González Bermúdez junto a TCM ha creado un documental sobre este acontecimiento de forma muy especial.

 '2001: Odisea en el Espacio'

Tal y como cuenta su director: "es nuestra pequeña apuesta por recrear un momento histórico dentro de la filmografía que, yo creo, fue la entrevista de Stanley Kubrick con Playboy". Esta entrevista marca un punto importante en la historia del director porque no solía prestarse a estas cosas y es de las más extensas que concedió. Ahora, las más de 50.000 palabras que empleó Kubrick en la misma para hablar de su largometraje se sintetizan en 20 páginas de guion, aunque se excluyen algunos temas como el poder de la robótica para centrarse en el sentido de la vida y si la hay más allá de nuestras fronteras.

Con una mezcla de animación 3D, 2D, stop motion, fragmentos de la propia película e imágenes cedidas por la NASA, '2001: Destellos en la Oscuridad' recrea algunos momentos de la entrevista entre Kubrick y el periodista Eric Norden para la conocida revista y de la que no se conserva ninguna grabación. Para ir un poco más allá, quien da voz a la recreación animada del director es el propio Dullea, protagonista de la película original: "Ha sido todo un honor que me invitaran a participar en este proyecto, tuve la oportunidad de trabajar para este genio hace 52 años y que me pidieran que le pusiera voz para este documental me pareció muy interesante".

Según comenta el actor, siempre ha sido un gran fan de Kubrick por lo que poder trabajar con él fue todo un placer, pero destaca que este nuevo documental no se queda en su labor cinematográfica: "Lo que hace en gran medida es subrayar esa faceta de Kubrick como gran director, que lo era, en mi opinión era un genio; pero también destaca que era un gran filósofo".

Keir Dullea

El detalle detrás de un rodaje con Kubrick

En muchas ocasiones se ha hablado de lo difícil que era trabajar con el director debido a su perfeccionismo, llegando a calificarse de locura, pero Dullea no ha dejado pasar la oportunidad de hablar sobre cómo era en realidad trabajar con él: "fue un extremo placer, sobre todo después de trabajar con Otto Preminger... [Kubrick] Era un hombre que jamás levantaba la voz, tenía una enorme paciencia".

Los Oscar que Kubrick no recibió

1 '2001: Una odisea del espacio' - Mejor película y mejor director
'2001: Una odisea del espacio' - Mejor película y mejor director

Vale, aquí tenemos un conflicto serio. ¿Por qué? Básicamente porque 'Oliver', el musical que triunfó en aquella ceremonia consiguiendo seis Premios Oscar, incluyendo mejor película y mejor director, es soberbio. Ya sabemos que, actualmente, la Academia y el género no se entienden muy bien, algo que hemos comprobado recientemente de la manera más evidente posible con la derrota de 'La ciudad de las estrellas: La La Land', pero en la década de los 60 las cosas eran completamente diferentes. Y es que, entre 1961 y 1968, nos encontramos con cuatro musicales ganadores del gran premio de la noche, con esta excepcional adaptación del clásico de Charles Dickens cerrando el ciclo de triunfos inaugurado por 'West Side Story' y continuado por 'My Fair Lady' y 'Sonrisas y lágrimas'.

Sin embargo, el paso del tiempo ha dictado una sentencia clara y ha situado a '2001: Una odisea en el espacio', la obra maestra de Stanley Kubrick, como uno de los referentes más incontestables e influyentes de la historia de la ciencia ficción cinematográfica. Una demostración de talento muy avanzada a su tiempo que hubiese merecido mayor suerte en dos de las categorías principales de la noche. 'Oliver' está repleta de encanto y canciones maravillosas. '2001: Una odisea en el espacio' es cine en su estado más puro y desafiante. Tan inalcanzable para la mayoría de espectadores como para los Oscar.

2001: Una odisea del espacio en eCartelera
2 '¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú' - Mejor guión adaptado
'¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú' - Mejor guión adaptado

Incluso aquellos que no somos especialmente entusiastas con '¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú', debemos aceptar que si hay dos elementos destacados en su conjunto son su guión, basado en la novela de Peter George, y la interpretación estelar de un excelente Peter Sellers.

Excepto para la Academia, claro, que prefirió premiar, respectivamente, la correcta interpretación de Rex Harrison en la gran triunfadora de la noche, 'My Fair Lady', y el trabajo del guionista Edward Anhalt en 'Becket', soporífera adaptación de una obra que nos trasladaba hasta la Inglaterra del siglo XII para analizar los enfrentamientos entre Enrique II Plantagenet, rey de Inglaterra, y Thomas Becket, canciller y después arzobispo de Canterbury. Kubrick, que también estaba nominado a mejor película y mejor director, volvió a irse de vacío.

¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú en eCartelera
3 'Senderos de gloria' - Mejor película y mejor director
'Senderos de gloria' - Mejor película y mejor director

Está claro que una edición de los Oscar en la que están nominadas a mejor película obras maestras de la talla de 'El puente sobre el río Kwai', '12 hombres sin piedad', 'Testigo de cargo', y películas tan notables como 'Vidas borrascosas', no admite demasiado debate. Excepto si termina entrando en la categoría más importante de la noche, y en la de mejor director, una medianía llamada 'Sayonara' y se queda fuera una de las mejores, puede que la mejor, película de Stanley Kubrick: 'Senderos de gloria'.

Una cinta bélica rodada desde la excelencia más abrumadora, con interpretaciones maravillosas, con una melancolía desoladora que termina explotando en un desenlace inolvidable, puro nudo en la garganta. Su victoria hubiera sido tan peleada como justa, pero al menos debería haber tenido opciones. O alguna nominación. Es lo mínimo que se le debe exigir a la Academia cuando hablamos de matrículas de honor.

Senderos de gloria en eCartelera
4 'El resplandor' - Mejor director
'El resplandor' - Mejor director

Después de haber peleado por la estatuilla con 'Barry Lyndon' en las categorías de mejor película, mejor director y mejor guión, 'El resplandor' fue la primera película de Stanley Kubrick que se quedó sin ninguna nominación. Un doloroso cero en la casilla de una de las películas de terror más hipnóticas de la historia, capaz de suplir sus carencias, que las hay, con algunas imágenes con capacidad indiscutible para quedarse instaladas para siempre en nuestra memoria. Su victoria en mejor película habría sido claramente excesiva, pero Kubrick debería haber estado presente junto a Hugh Hudson, Mark Rydell, Steven Spielberg y Warren Beatty en la lucha por el Oscar. Lo sentimos, Louis Malle.

El resplandor en eCartelera
5 'La naranja mecánica' - Mejor película y mejor director
'La naranja mecánica' - Mejor película y mejor director

Partiendo de la base de que no tenemos absolutamente nada en contra de 'Contra el imperio de la droga', estupendo, crudo y asfixiante thriller, y de William Friedkin, director con nervio y pulso de hierro, no podemos negar que la película y el cineasta más importante que podíamos encontrar en la ceremonia de los Oscar de 1971 eran, respectivamente, 'La naranja mecánica' y Stanley Kubrick. Y con diferencia.

Por encima de su indiscutible impacto social, la adaptación de la novela de Anthony Burgess suponía una cima deslumbrante en la carrera del director, una demostración total de riesgo aceptado, valentía artística y, finalmente, logros históricos. Su triunfo en las categorías de mejor película y mejor director no dejaron de ser una utopía en todo momento, demasiado atrevimiento para la Academia, pero eso no debería tapar la injusticia mayúscula que se cometió con una obra esencial.

La naranja mecánica en eCartelera
6 'La chaqueta metálica' - Mejor guión adaptado
'La chaqueta metálica' - Mejor guión adaptado

Puede que 'La chaqueta metálica' no esté entre los mejores trabajos de la carrera de Stanley Kubrick, especialmente por una segunda mitad que no está a la altura de su impecable primera hora de metraje, pero eso no es impedimento para analizar hasta qué punto merecía menos el Oscar a Mejor guión adaptado que 'El último emperador'. La película de Bernardo Bertolucci, incontestable triunfadora de la noche con 9 estatuillas incluyendo mejor película y mejor director, ha envejecido regular, resultando en ocasiones incomprensible una victoria tan contundente, por lo que aumentan las dudas en alguna de las categorías sobre las que reinó.

Y es que Kubrick realizó un estupendo trabajo con el guión que adaptaba la novela de Gustav Hasford, equilibrando sus elementos cómicos y dramáticos, capaces de llevarnos de la carcajada al golpe en el estómago en cuestión de minutos, con destacado talento. Una estatuilla menos para 'El último emperador' y una para 'La chaqueta metálica', en resumen, no habría supuesto ningún problema. Todo lo contrario.

La chaqueta metálica en eCartelera
7 'Barry Lyndon' - Mejor director
'Barry Lyndon' - Mejor director

De los cinco Oscar conseguidos por esa obra maestra llamada 'Alguien voló sobre el nido del cuco', mejor película, mejor director, mejor actor, mejor actriz y mejor guión adaptado, solamente se podría poner en duda el segundo de ellos. No es que el trabajo de Milos Forman no fuera estupendo, todo lo contrario, pero uno de sus contrincante tenía argumentos de sobra para plantar cara hasta el último segundo.

Porque 'Barry Lyndon' tiene muchas virtudes, pero ninguna tan destacada como la dirección de un Kubrick pletórico, inspirado constantemente y capaz de componer imágenes tan cautivadoras como la que ilustra este texto. Una película desafiante y exigente con el espectador, sí, pero también repleta de recompensas. Y toda la culpa es de su director.

Barry Lyndon en eCartelera

Entre algunas de las curiosidades del rodaje, el actor destaca justo esta faceta perfeccionista: "Es verdad que hacía muchas tomas, pero muchas veces era por motivos técnicos. En esta película la iluminación es tan compleja y particular que él hacía incluso 50 polaroids de cada una de las escenas y luego las montaba en un tablero para poder ver si era la luz que quería en cada toma". También asegura que recibían asesoramiento de varias empresas dedicadas a diferentes áreas tecnológicas para que la película representase lo que suponían que sería el futuro.

Incluso cuenta que la escena final fue en parte obra suya, ya que Kubrick siempre estaba dispuesto a escuchar sugerencias. Una por parte del actor (para que el vaso se cayese en la escena final en vez de quedarse el personaje estático) fue incluida finalmente en la película: "Sé que le gustó porque está en el film".

La película será homenajeada en el Festival de Cannes con su proyección el próximo domingo día 13, mismo día en el que TCM hará una programación especial en la que emitirá este documental, seguido de la película de Kubrick y la película checa en la que se inspiró, 'Ikarie XB 1' .

Artículos recomendados

Muere Anne V. Coates, ganadora del Oscar por 'Lawrence de Arabia'

Muere Anne V. Coates, ganadora del Oscar a la Mejor Edición por 'Lawrence de Arabia', a ...

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas