Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'La diosa fortuna': Escenas de la vida conyugal

Miguel Ángel Pizarro Viernes 25 septiembre 2020

La familia homoparental es una realidad que ha podido verse en cines, pero, quizás, no de la manera habitual que debiese, especialmente más ahora, en un momento en el que la visibilidad y la representación se han convertido en fundamentales a la hora de crear ficción. El cineasta turco-italiano Ferzan Özpetek ha querido zanjar esa cuenta pendiente con 'La diosa fortuna', largometraje que llega a salas españolas tras haber triunfado en los premios David di Donatello, donde logró dos galardones, y en los Nastro d'argento, en los que obtuvo tres reconocimientos.

Una de sus mayores virtudes, es que Özpetek, que firma el guion junto con Gianni Romoli y Silvia Ranfagni, huye de lo que, en un principio, el público pensaría de una película de esta temática, puesto que Alessandro y Arturo, los protagonistas, interpretados estupendamente por Edoardo Leo y Stefano Accorsi, no buscan ser padres, sino que los niños llegan a sus vidas después de que una gran amiga de ellos, una fascinante Jasmine Trinca, les pida que cuide de ellos debido a que debe ingresar en el hospital para combatir un tumor cerebral.

La diosa fortuna

Partiendo de esa base, Özpetek crea uno de sus títulos más maduros, puesto que, a diferencia de anteriores trabajos suyos como 'Hamam: el baño turco', 'El hada ignorante' o 'Tengo algo que deciros' (2010), sus protagonistas no tienen problemas relacionados con su sexualidad y conceptos como "salir del armario" están más que superados. Eso, evidentemente, lleva al filme a otro nivel, en el que destaca el retrato de una pareja en descomposición, algo también inusual en el cine de temática LGBT.

Uno de los filmes más maduros de Özpetek

Y es ahí donde el filme tiene su mayor virtud, en saber narrar la vida de una pareja desgastada tanto por el tiempo como por la falta de comunicación. Özpetek sabe entremezclar la trama sentimental como la familiar, siendo ambas simbióticas. Ahí tiene un papel esencial la química que tienen Leo y Accorsi, que, realmente, muestran a un auténtico matrimonio de 15 años, en el que se ve amor y cariño pero también rencores guardados y, sobre todo, muchos temas pendientes por conversar.

Özpetek parece inspirarse en 'Secretos de un matrimonio', al enfrentar cara a cara a sus dos protagonistas, con diálogos certeros, en los que se aprecian esos años de convivencia. Son esas escenas las que más deslumbran, puesto que, al menos en la gran pantalla, no es habitual ver reproches de parejas homosexuales de larga duración. Eso sí, en este retrato, falta algo. Pese a la química que derrochan Leo y Accorsi, falta algo tan cotidiano y sencillo como un beso. Cuesta creer que, pese que la cinta es de temática gay, no haya ningún beso u otra muestra de amor y cariño entre los dos hombres y cuesta más creerlo teniendo en cuenta que Özpetek es un cineasta abiertamente homosexual y uno de los iconos del cine LGBT europeo.

La diosa fortuna

Por otro lado, está Jasmine Trinca, como la tercera en discordia y cuya irrupción es la trama central de la cinta. Junto con sus hijos, representa esa segunda oportunidad que tienen Alessandro y Arturo, en la que ese amor que aún tienen puede renacer. Mención también para unos deliciosos secundarios, liderados por Serra Yilmaz, que endulzan una propuesta que no busca ser solo dramática, sino también tener momentos de comedia, como la vida misma.

'La diosa fortuna' es uno de los largometrajes más maduros de Özpetek respecto a temática LGBT. Una película que consigue también encontrar un vínculo con el público, gracias a una trama entrañable, amable y, sobre todo, muy honesta tanto con el espectador como consigo misma.

Nota: 7

Lo mejor: La química que tienen Leo y Accorsi, la interpretación de Jasmine Trinca y los momentos ligeros de comedia.

Lo peor: Pese a la gran química que derrocha la pareja protagonista, que no haya muestras de cariño entre ambos le resta credibilidad, ni un tímido beso.

Artículos recomendados

Crítica de 'Una pastelería en Notting Hill'

'Una pastelería en Notting Hill': Pequeñas delicias caseras

Comentarios

Noticias relacionadas