Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Parásitos': Brutal y afilada sátira social

Miguel Ángel Pizarro Viernes 25 octubre 2019

Ganadora de la Palma de Oro con el voto unánime del jurado, algo que no sucedía desde la victoria de 'La vida de Adèle' (2013), 'Parásitos' es la consagración definitiva de Bong Joon-ho, uno de los cineastas surcoreanos más prolíficos, con propuestas tan diferentes como 'The Host' (2006), 'Snowpiercer (Rompenieves)' (2013) u 'Okja' (2017). Alejándose del elemento fantástico, el filme de Bong se une a la mirada extrema y ácida de 'Memories of Murder' (2003) y 'Mother' (2009), con una trama que acaba convirtiéndose en un auténtico ejercicio acrobático, en el que la comedia negra, el thriller y el terror se convierten en las invitadas de una cena digna de 'La gran comilona' (1973).

Parásitos

'Parásitos' comienza siendo de lo más descriptiva, mostrando el estilo de vida de la familia Kim, con el hijo, Ki-woo, intentando robar la conexión WiFi de uno de los vecinos. Una casa destartalada, en un sótano, con condiciones precarias, al estar los dos progenitores desempleados. El filme muestra a una familia que subsiste, sobreviviendo con pequeños trabajos mal pagados. Bong empieza a tejer su tapiz, que se irá convirtiendo en una escalofriante parábola sobre la ambición y el deseo de lo ajeno.

El filme podría narrar una historia de lucha de clases, una crítica hacia una sociedad desigual, con un sistema viciado, en el que el rico tiene demasiado dinero y el pobre vive en condiciones extremas. Sería sencillo y, además, podría haberse hecho con fuerte compromiso social, garantizando un mínimo de calidad y reconocimiento. Pero en la mente de Bong eso hubiera sido muy aburrido, muestra de ello es, por ejemplo, su ópera prima, 'Perro ladrador, poco mordedor' (2000), en la que resuelve una discusión vecinal por una mascota de una forma completamente extrema y brutal.

La otra mirada de la desigualdad social

'Parásitos' da más giros, a cada cual más retorcido, convirtiéndose primero en una comedia negra, en la que una familia sin recursos logra colocarse, a base de engaños y artificios, como empleados de una familia adinerada, que goza del espacio y el lujo que los Kim tanto anhelan. Bien podría entenderse, o ver justificaciones, a la actitud de Ki-taek y su prole. Pero Bong no busca contemplaciones, tampoco simpatías, mostrando el otro lado del rostro de esta gente sin recursos.

Parásitos

Es en ese momento, cuando la comedia negra empieza a tornarse muy oscura, cambiando de tercio al thriller y al terror; cuando 'Parásitos' da su gran giro, convirtiéndose en un largometraje difícil de calificar, atrevido y con una visión digna de 'La ceremonia' (1995) de Claude Chabrol, incluso del 'Oldboy' (2003), de su compatriota Park Chan-wook, o de 'En la casa' (2012), de François Ozon. Dejando en evidencia una actitud, como el título de la película especifica, parasitaria.

Un largometraje digno de la 'Viridiana' de Buñuel

Esa percepción sobre una familia con bajos recursos recuerda, sin duda, a la visión que tuvo Luis Buñuel en una de sus obras maestras, 'Viridiana' (1961), al mostrar el lado cruel, inhumano y despiadado de las clases bajas, a las que se les brinda una oportunidad, se les da un voto de confianza que desaprovechan con malos hábitos y desmesurada codicia, que provocan que se llegue a entender ciertas actitudes.

Tampoco queda bien parada la familia de clase alta, los Park, dignos protagonistas de otro filme de Buñuel, 'El discreto encanto de la burguesía' (1972), al ser también una dura y ácida crítica a la banalidad de la gente con dinero, despreciativa y capaz de crearse su propia burbuja para vivir en una realidad paralela, el momento de la tormenta es el más descriptivo, en todos los sentidos.

Parásitos

Con una combinación de sátira social, comedia negra, thriller criminal y terror, 'Parásitos' se convierte en uno de los largometrajes más atrevidos de la década, por su apuesta de narrar una fábula extrema, incómoda, incorrecta. La consagración de Bong como cineasta, que llega a la cúspide con un largometraje que podría ser también una enmienda a la totalidad, en la que nadie queda bien retratado. Una joya cinematográfica única.

Nota: 10

Lo mejor: El momento en el que pasa de ácida sátira a thriller criminal.

Lo peor: Verla con prejuicios ideológicos.

Artículos recomendados

Un fan de 'Frozen' es detenido por tener sexo con un muñeco de Olaf

Un fan de 'Frozen' es arrestado por mantener relaciones sexuales con un peluche de Olaf

Comentarios

Noticias relacionadas