Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'La sociedad literaria y el pastel de piel de patata': La colina de las lavandas

Miguel Ángel Pizarro Viernes 26 octubre 2018

Tras una temporada de traspiés con 'El amor en los tiempos del cólera' y 'Prince of Persia: Las arenas del tiempo', el británico Mike Newell logró recuperar un poco el brío con 'Grandes esperanzas', su adaptación del clásico de Charles Dickens. Cuatro años más tarde, el director de 'Cuatro bodas y un funeral' y 'Donnie Brasco' regresa con una propuesta más sólida y con un toque entrañable, 'La sociedad literaria y el pastel de piel de patata', adaptación cinematográfica de la novela homónima de Mary Ann Shaffer y Annie Barrows.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

Londres, año 1946. Ha pasado un año desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Con el país aún reconstruyéndose, la escritora y periodista Juliet Ashton está promocionando su nuevo libro, que ha escrito bajo el pseudónimo masculino de Izzy Bickerstaff. Cansada de su estilo de vida, comprometida con un apuesto, joven y bien posicionado militar estadounidense al que ya no sabe si ama, un día le llega a su domicilio una carta interesante. La epístola está escrita por Dawsey Adams, un granjero que vive en la isla de Guernsey y que le pide una copia de 'Los cuentos de Shakepeare' de Charles y Mary Lamb. Adams pertenece a un club literario llamado 'El pastel de piel de patata'. La escritora, intrigada, decide conocer más sobre este particular club.

Las historias ocultas de la guerra

Sin duda, es interesante que Newell se haya atrevido con la adaptación del best-seller de Shaffer y Barrows. Lo es porque es una propuesta sumamente segura, cuyas costuras se ven a primera vista y cuya virtud reside en ofrecer lo que se espera de forma elegante y honesta. Y, justamente, 'La sociedad literaria y el pastel de piel de patata' ofrece lo que es, una entrañable y apasionante historia de amor de época, rodada con sumo detalle y con un interesante trasfondo histórico.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

Precisamente ese trasfondo histórico es lo que convierte al filme en una pequeña joya, al narrar los puntos claroscuros de la Segunda Guerra Mundial y mostrar una parte histórica poco conocida, la de las pequeñas islas británicas situadas en el Canal de La Mancha que fueron ocupadas por el ejército alemán durante el conflicto. Ese punto, en el que se puede ver cierta inspiración de la aclamada serie gala 'Una aldea francesa', es uno de los más interesantes, que Newell y los guionistas Thomas Bezucha y Don Roos saben aprovechar para crear un relato de misterio que también sirve de esqueleto para la entrañable historia de amor principal.

Porque el filme es también una historia de amor de época, diferente y propia de esta época. La protagonista absoluta es Juliet, una mujer independiente, escritora y de ideas liberales. Sin duda, se percibe un aire feminista en ella. De hecho, Juliet podría tomar el té apaciblemente con la Catrin Cole de Gemma Artenton de 'Su mejor historia', con la Florence Green de Emily Mortimer de 'La librería' o con la Vera Brittain de Alicia Vikander de 'Testamento de juventud'. Una heroína llena de energía, evocadora e inspiradora, cuya pasión por la literatura da otro de los mejores mensajes del filme, que el saber no tiene cabida y que un libro es capaz tanto de educar como de llevar al lector a auténtica maravillas. Sin duda, ese canto de amor a la lectura es otra de sus virtudes.

Un melodrama elegante y con clase

Su historia de amor es entrañable y sigue lo esperado en el guion. Eso sí, es llevado con suma dignidad, gracias a una protagonista fuerte, interpretada por Lily James, una actriz que, como Keira Knightley o Saoirse Ronan, parece estar hecha para el cine de época. A su lado, el siempre competente Michiel Huisman. El actor neerlandés, conocido especialmente por 'Juego de Tronos', se mimetiza igual de bien en un granjero británico como el belga Matthias Schoenaerts. El tercero en discordia, Glen Powell, cumple su función de arrogante pero afectuoso novio de posibles.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata

'La sociedad literaria y el pastel de piel de patata' es otro ejemplo más del savoir-faire del cine británico, al mostrar una elegante historia de época, con diálogos acertados, un guion que sabe mezclar el amor con el misterio y la memoria histórica y una puesta en escena fascinante. Quizás sea una propuesta conservadora pero, ¿a quién le puede amargar tomarse un té con este interesante club de literatura?

Nota: 7

Lo mejor: El personaje de Lily James y el aroma sumamente británico que emana.

Lo peor: Realmente, no es diferente a otras cintas de época similares.

Artículos recomendados

Crítica de 'Un día más con vida'

'Un día más con vida': Las guerras se hacen con sangre

Comentarios

Noticias relacionadas