Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Cédric Klapisch dirige 'Tan cerca, tan lejos': "A Macron no le interesa la cultura, lo ve como un comercio"

Miguel Ángel Pizarro Martes 29 octubre 2019

Ya está en cines 'Tan cerca, tan lejos', la nueva propuesta del aplaudido realizador francés Cédric Klapisch, especializado en retratar a las diferentes generaciones de jóvenes, como pudo verse en 'Le péril jeune' (1994), 'Como en las mejores familias' (1996) o 'Una casa de locos' (2002). Ahora muestra la vida de dos jóvenes que se aproximan a los treinta años con un filme que protagonizan François Civil y Ana Girardot. "Me gusta mucho hablar sobre la juventud porque es un momento de transición", explica el director.

"Prefiero retratar a jóvenes porque son gente que puede cambiar completamente desde el inicio de la película hasta el final", comenta Klapisch, que destaca que a esas edades le gustan los intérpretes "que no van de estrellas, que aún están formándose y que tienen muchas ganas de hacer cine". En 'Tan cerca, tan lejos', Klapisch aborda una nueva generación de jóvenes, con cierta crítica a las redes sociales y con la evidencia de que la juventud actual acude más al psicólogo que en anteriores años.

"Consulté con varios psicoanalistas y me dijeron que cada vez tenían pacientes más jóvenes, muchos de ellos con problemas relacionados con las redes sociales. Facebook, Instagram, Twitter permiten acercar a las personas, pero también provocan que surjan nuevos conflictos. [...] La gente tiene necesidad de hablar con los psicólogos para saber cómo gestionar estos nuevos problemas, estas nuevas patalogías", detalla el cineasta en una entrevista para eCartelera con motivo de la promoción del filme en Madrid.

Cédric Klapisch

Quererse a uno mismo antes de amar a otro

'Tan cerca, tan lejos' se disfraza de drama romántico para mostrar que el auténtico amor debe empezar por cuidarse a uno mismo. "Hay que conocerse bien para poder conocer a los demás. Es un camino paralelo. Cuando la psicóloga, el personaje de Camille Cottin, le dice a Mélanie, que la interpreta Ana Girardot, que no puede enamorarse si no se quiere a sí misma, tiene toda la razón del mundo. Si no te quieres lo suficiente, cómo vas a poder a amar a otra persona", comenta Klapisch.

El director no tuvo problemas en hablar del conflicto que existe actualmente en la industria cinematográfica francesa con la elección del productor Dominique Boutonnat como presidente del Centro Nacional del Cine y la Imagen Animada (CNC), impuesto por el presidente Emmanuel Macron, que ha provocado un gran escándalo en el circuito cinéfilo, debido a su relación económica con el líder galo (financió parte de su campaña electoral), su escasa carrera en dentro de la institución (los presidentes del CNC han solido ser altos funcionarios dedicados al séptimo arte) y un informe publicado en mayo de este 2019 en el que fomentaba el impulso de mayor influencia de inversores privados que pueden poner en peligro el equilibrio entre cine comercial y cine de autor en Francia y que ha provocado que varios cineastas y actores firmasen un manifiesto contra Boutonnat.

Cédric Klapisch

"Estamos en un momento de reflexión en el cine, en los métodos de financiación. Todo esto tiene que ver con la aparición de nuevos agentes, plataformas como Netflix, Amazon o Apple. De momento, hemos ganado parte de la batalla, al menos en lo referente a los derechos de autor, que no es lo mismo que el copyright. El problema es que hay una clara diferencia filosófica, en Estados Unidos una obra pertenece al productor, mientras que en Francia pertenece al autor, a su creador. Eso es lo que está debatiéndose ahora, a quién le pertenece una obra", explica Klapisch.

La solidez del cine francés está en riesgo

El director destaca el nulo interés por defender la excepción cultural del actual presidente del gobierno francés, Emmanuel Macron, algo que va en contra de los anteriores jefes de estado galos. "De momento, Macron ha demostrado que no le interesa la cultura, lo ve como un comercio. Sus decisiones políticas no van en la dirección de proteger la cultura. En la Comisión Europea, Francia, a través del CNC, siempre ha defendido la excepción cultural. Una película, una novela, una composición musical no es un zumo de naranja o un yogur. Cuando se produce cine no es como vender ruedas de coches", explica.

Cédric Klapish

"Esa noción de lo que es cultura, que evidencia que la comercialización del cine no puede ser la misma que la de un producto de consumo, es lo que está en debate. Macron no apoya la idea de excepción cultural", comentó Klapisch visiblemente preocupado, puesto que, con el actual sistema de financiación, la industria cinematográfica francesa se ha convertido en el principal referente europeo tanto a nivel comercial como de prestigio. "El cine francés apoya, a través de la cofinanciación, proyectos que serían muy complicados de producir, apoyamos al cine iraní, al cine ruso, al cine argelino, porque, precisamente, hay una defensa del séptimo arte como elemento cultural", remarca.

Sobre si hay espacio para un cine diferente, de autor pero con mirada comercial, Klapisch deja la respuesta a los espectadores. "Tengo ganas de hacerle esa pregunta al público, ¿hay todavía lugar para este tipo de cine? Creo que sí. No quiero que solo haya películas de superhéroes, también quiero que haya propuestas que hablen de la realidad, no vamos solo al cine para fantasear sobre un mundo que no existe, no todos somos Superman. Somos personas frágiles, complicadas, con debilidades y, para mí, tiene que haber un tipo de cine que hable sobre ello", zanja.

'Tan cerca, tan lejos' está actualmente en salas españolas de la mano de la distribuidora Vértigo Films.

Artículos recomendados

Adriana Ugarte nos explica cómo 'Hache' la ha empoderado como actriz

'Hache': Adriana Ugarte nos explica cómo la serie de Netflix la ha empoderado como actriz

Comentarios

Noticias relacionadas