Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Todos los hombres deben morir', la historia del fenómeno que fue 'Juego de Tronos' contada desde dentro

Jesús Agudo Sábado 02 enero 2021

Para un periodista que cubre cine y televisión, ir a un rodaje es como pasar un día en un parque de atracciones. Pocas cosas hay más especiales para alguien que venera este sector como ver los entresijos de su creación. Y menudo privilegio poder hablar con el equipo cuando las emociones en el set están todavía frescas. James Hibberd es, posiblemente, uno de los miembros del gremio más afortunados del mundo.

'Juego de Tronos'

El actual editor general de la famosa revista Entertainment Weekly tuvo la oportunidad de estar en los primeros pasos que dio una serie que quizás os suene de algo: 'Juego de Tronos'. Y después la vio crecer, y convertirse en un fenómeno social y cultural que traspasó fronteras y edades, y que aún hoy, a pesar de su polémico final, sigue vendiendo montones de camisetas, tazas y Funko Pops. Hibberd tuvo la suerte de asistir al rodaje de las ocho temporadas de la serie de HBO y de hablar con los actores, showrunners y más miembros del equipo, incluso George R.R. Martin.

Todo eso se ha convertido en 'Todos los hombres deben morir', un libro en el que recorremos la creación de la serie y su transformación en huracán. A través de entrevistas con los protagonistas y de sus propias vivencias en los sets, James Hibberd crea un adictivo relato que nos recuerda el peso que acabo teniendo la serie, y el inmenso hueco que ha dejado en la televisión tras su desenlace. El libro publicado por Plaza & Janés está lleno de información que no conocíamos y de reacciones sinceras del equipo a todo lo que trascendió de la serie, incluida la evolución de Daenerys en los últimos capítulos, el infame vaso de café y mucho más.

Nosotros hemos tenido la oportunidad de charlar con el autor y de comprobar que su pasión por 'Juego de Tronos' sigue intacta. Nos habla de su contacto con los fans españoles, nos da su opinión sobre el final de la serie y nos responde a la gran pregunta: ¿podrá otra serie alcanzar el impacto que tuvo 'Juego de Tronos' en la fragmentada y fugaz era del streaming?

eCartelera: Has tenido la oportunidad de visitar el rodaje de 'Juego de Tronos' a lo largo de sus ocho temporadas. ¿Quiénes dirías que fueron tus "pajaritos", los que te daban la información más jugosa?

James Hibberd: "Eso siempre fue complicado porque había mucho secretismo en el set. La sensación siempre era que nadie quería contarte nada. Parte del truco era pasar mucho tiempo en el set y mantener conversaciones casuales con la gente. Y parte del truco también era hacer como que sabía más de lo que sabía. Por ejemplo: estaba en una conversación en la que alguien dijo que Stannis iba a quemar viva a su hija y yo asentí pretendiendo que lo sabía y le hacía continuar preguntándole cómo lo iban a hacer. Mucho fue ósmosis y hacer preguntas que continuaran con el tema y luego intentar unir las piezas. Tuve la suerte de pasar una o dos semanas en el rodaje de cada temporada. Cuando tienes tantos elementos en marcha en tantas partes de la producción al final algo acabas sacando de aquí y allá. No es que nadie rompiera su acuerdo de confidencialidad por hablar conmigo, simplemente iba recogiendo las miguitas.

Portada de 'Todos los hombres deben morir' de James Hibberd

Entrevistaba a los actores todo el tiempo. A veces un actor me contaba una cosa y luego le preguntaba a otro actor por esa misma cosa para que pensaran '¡oh, ya lo sabe!'. Estoy haciendo que suene más misterioso de lo que era. Al final ellos sabían que mi único objetivo era escribir artículos previos a la temporada que no reventaran nada, y hacer la cobertura más fuerte con los giros y los spoilers después de que se emitieran los capítulos. Al principio, creo que fue en la segunda temporada, me enteré de que Khal Drogo iba a volver para la escena de la visión con Dany, y los productores entraron en pánico al descubrir que yo lo sabía. Yo les tranquilicé asegurándoles que no iba a spoileárselo a los fans y creo que en ese momento me gané su confianza. 'No quiere reventarlo, quiere cubrir el proceso de lo que pasa'. Creo que la confianza es vital. Pero aun con eso, el reparto y el equipo tenían tan interiorizado que no podían revelar nada y tenían tanto miedo que muchas veces viendo luego la temporada me sorprendía descubriendo cosas que no sabía todavía y que ojalá las hubiera descubierto. Esa es una de las razones por las que ha acabado saliendo el libro. Cuando terminó la serie había muchas cosas que no había tenido la oportunidad de hablar en el rodaje porque no sabía que ocurrían o que no me parecieron importantes en su momento, se volvieron importantes a partir de los fans. Jamás se me habría ocurrido preguntar por Ser Pounce, el gato, saltando en la cama en la cuarta temporada, porque cómo habría imaginado que eso acabaría llamando tanto la atención. Pero lo fue, así que quise volver para tratar temas como ese".

eC: ¿Cuándo te diste cuenta de que 'Juego de Tronos' iba a convertirse en el fenómeno que acabó siendo?

J.H.: "Desde el principio supe que tenía el potencial de ser algo grande. Había leído los libros y eran fenomenales, pero imposibles de adaptar en mi opinión. Nadie puede hacer esto, pensé, pero también pensé que si alguien lo conseguía cambiaría la televisión porque no habíamos visto nada igual antes. Pero era muy escéptico, me parecía demasiado ambicioso para cualquier presupuesto de televisión. Por eso me involucré tanto en la cobertura de la serie desde el principio, porque o se convertía en un éxito enorme, o se la iba a pegar con todo el equipo, y cualquiera de las dos opciones eran una historia emocionante que quería cubrir".

eC: ¿Llegaste a visitar alguno de los sets en España?

J.H.: "Sí, fui a Sevilla y a una región desértica donde estaba el pueblo Dothraki en la sexta temporada. Recuerdo que lo tenían como si fuera un territorio controlado por los militares. Literalmente tuvimos que pasar por puntos de control del ejército para llegar. Era en el momento en el que la serie tenía tanto éxito que había mucho miedo de que la gente se colara en el set, así que literalmente tenían al ejército protegiéndolo".

eC: ¿Y cómo fue tu reacción ante la efusiva respuesta de los fans españoles?

J.H.: "Una vez estaba entrevistando a Nikolaj (Coster Waldau) en el bar del hotel y yo estaba de cara a la ventana que daba a la calle, él estaba de espaldas. Estábamos hablando y yo no dejaba de mirar a un lado y él acabó preguntándome por qué estaba tan distraído. La razón era que no dejaban de acercarse más y más personas a la ventana hasta el punto en el que tenía detrás de él a toda una marabunta de gente y él no lo sabía. Parecía una escena de 'Los pájaros' de Hitchcock: '¡Un pájaro! ¡Ahora hay cinco!'.

Hubo un momento en el que el reparto estaba volviendo al hotel y había cientos de personas delante del hotel, y era por ellos. Eran las cuatro de la tarde. Luego salimos a cenar y tomar unas copas y al volver, era medianoche, la gente seguía ahí. Y era así constantemente. Pero también quiero destacar que a pesar de estos momentos de intensidad, que a veces eran un poco abrumadores para el equipo, todo el mundo estaba encantado con la pasión de los fans españoles. Hubo varias escenas que necesitaban muchos extras y no dejaban de hablar de lo geniales que fueron los que se presentaron, que aguantaron al sol toma tras toma. La serie estuvo extremadamente agradecida y halagada con la respuesta de los fans".

eC: En el libro citas a un periodista que cree que 'Juego de Tronos' será la última serie que alcance esta magnitud en la cultura pop, ¿estás de acuerdo?

J.H.: "Creo que 'The Mandalorian' es lo más cerca que tenemos ahora a algo como 'Juego de Tronos'. Hace unos días especulamos (en EW) sobre por qué Mando lleva bigote si tiene el casco puesto todo el tiempo y se supone que siempre va a ir cubierto. Esa publicación funcionó realmente bien y la gente respondió tanto divertidos como odiándolo absolutamente, y esa respuesta tan visceral me recordó a las reacciones que solían tener las publicaciones sobre 'Juego de Tronos'. Es una serie que puedes ponerte así de concreto y tener reacciones de los lectores igualmente, eso es señal de que has dado un golpe fuerte en el ámbito cultural. Pero no creo que 'The Mandalorian' esté siquiera cerca de lo que fue 'Juego de Tronos'. Pero sí creo que algo tarde o temprano llegará a ese nivel. No creo que sea la precuela, 'House of the Dragon', no porque crea que no vaya a ser buena, particularmente con Miguel Sapochnik, el director de 'La Batalla de los Bastardos', creo que tiene el potencial de ser genial, pero no creo que el rayo caiga dos veces en el mismo lugar. Probablemente 'la sucesora' tardará unos cuantos años todavía en llegar".

eC: ¿Crees que es posible aún con la pérdida del visionado colectivo de los episodios el mismo día y a la misma hora?

J.H.: "Creo que es una de las cosas desafortunadas que ha traído el streaming. Entiendo el modelo de Netflix y por qué lo hacen pero es una pena para la experiencia de visionado colectivo y de crear eventos. Incluso Disney con 'The Mandalorian'. Si estás en Nueva York el capítulo se estrena a las 3 de la madrugada, si estás en Los Ángeles es medianoche. Y es una serie 'family friendly', ¿así que por qué la lanzas a medianoche o a las 3 de la mañana? Hacen igual que Netflix al lanzar los capítulos a la misma hora, pero al menos los lanzan semana a semana, lo que da la posibilidad de una mínima sensación de evento. Pero creo que algo se pierde al no lanzarlo a una hora en la que todo el mundo puede verlo, o al menos la mayor parte de la gente, cada semana. Y a la hora de informar sobre entretenimiento también es algo frustrante cuando tienes una situación como cuando Netflix suelta los doce episodios de golpe. ¿Cuándo escribimos sobre el final? ¿Cuándo escribimos sobre el inicio, o sobre lo que ocurre a la mitad? Porque todo el mundo lo ve a ritmos diferentes, así que no tienes esa sensación y ese pico de interés en el que todo el mundo sabe que puede hablar sobre algo al mismo tiempo. Y creo que eso es bastante desafortunado. Pierdes eso en la cultura, pierdes la sensación de comunidad, de todos hablando de un episodio al mismo tiempo. Y a la vez tienes situaciones que no sabes cómo ocurren. 'Gambito de dama' se lanzó y al principio no hizo nada. Y luego tres, cuatro semanas después ocupa la conversación".

'Juego de Tronos'

eC: Por lo que recoges en el libro, prácticamente ningún actor consiguió el final que quería para su personaje.

J.H.: "Sí, creo que Peter Dinklage fue el único que acertó cuál iba a ser el final de Tyrion, o al menos el que más se acercó. Estoy intentando recordar si hubo alguien más... Sí, creo que fue el único. El final habrá parecido bueno o malo, justo o no, pero definitivamente no fue lo que creo que la gente esperaba. Y el objetivo de todo final es dar a la gente algo que en retrospectiva tenga sentido pero que no se veía venir".

eC: ¿Qué te pareció a ti el final?

J.H.: "Como lo vi de esta manera tan extraña y había estado en el rodaje más de un año antes, conocía todos los finales y conocía las razones detrás de cada final. Así que cuando lo vi estaba trabajando. Cuando tienes que ver algo para cubrirlo y no te han dado screeners por adelantado lo ves tomando notas frenéticamente, lo ves y trabajas a la vez. Fue interesante para mí por ver las reacciones de la gente en Internet y pensando en las razones que llevaron a hacer esta cosa o aquella, y cómo esas razones no estaban conectando mucha gente que lo estaba viendo. Fue curioso. ¿Es que la gente no estaba consiguiendo lo que quería o que la serie no hico un buen trabajo comunicándolo? Creo que tendré una opinión dentro de cinco años, cuando la vuelva a ver, ahí probablemente tendré una opinión como espectador más sincera. Pero lo que sí noté, incluso viéndolo en las condiciones como lo vi, es que tuve la sensación de que las cosas estaban yendo más rápidas y las tramas se estaban cerrando mucho más rápido de lo que yo quería. Incluso sabiendo que la preocupación de los showrunners era que todo estaba yendo muy despacio y las tramas se estaban arrastrando. Porque todas las series antes de 'Juego de Tronos' tuvieron que lidiar una batalla. Si tienes una serie popular como 'Perdidos' o 'Los Soprano', vas a tener que luchar por el final que quieres, porque las cadenas siempre van a querer alargarlo. La única serie que creo que lo clavó fue 'Breaking Bad', pero sus datos de audiencia eran tan terribles que firmaron el acuerdo para el final de la serie y de repente la audiencia despegó. En ese momento la cadena ya no podía pararlo, pero si la audiencia hubiera sido enorme desde el principio AMC no se habría desprendido de 'Breaking Bad'. Fíjate en 'The Walking Dead', tampoco han dejado que termine. Y en cierta medida tampoco lo han hecho con 'Breaking Bad' porque tienen 'Better Call Saul'. De inmediato quisieron continuar. La preocupación era que preferían dejar al público con ganas de más en vez de que pareciera que la habían alargado demasiado, y creo que la mayoría cree que se pasaron con el ajuste de velocidad".

eC: ¿Crees que alguna de esas series que quiere el título de "la próxima 'Juego de Tronos'" tiene la capacidad de conseguirlo?

J.H.: "La serie de 'El Señor de los Anillos' es una de las preguntas más interesantes que hay en el panorama televisivo actual. Quiero decir, ¿cómo van a hacerlo? La cantidad de dinero que están gastando es increíblemente grande. La cosa con 'Juego de Tronos' es que cuando llegó rompió con la imagen que la gente tenía de la fantasía, y 'El señor de los anillos' es exactamente lo que la gente piensa en términos de fantasía. ¿Cómo puedes hacerlo de manera que parezca nuevo? Creo que es uno de los retos principales. Y tienen todos los recursos para conseguirlo. La pregunta es, ¿podrán? Tengo que aplaudir a Netflix por 'The Witcher', que tiene un montón de fans y les está yendo bien. Lo que quiero dejar claro en el libro con 'Juego de Tronos', y que lo he comentado en Twitter varias veces, es que la gente se olvida que se suponía que esta serie no iba a tener éxito. Nadie pensaba que fuera a funcionar. Nadie había hecho algo así antes y las probabilidades estaban en su contra. Todo el tiempo que tuvieron invertir para desarrollarla y lo difícil que fue convencer a HBO para que la hiciera. Llenó un espacio que estaba completamente vacío, y creo que su éxito fue en parte por eso. Sin embargo, si alguien intenta ser la próxima 'Juego de Tronos', estás intentando ser un giro diferente de algo que ya existe. Siempre pienso que lo inteligente es hacer algo que nadie más esté haciendo. Como cuando HBO lanzó 'Chernobyl', que es una miniserie increíble, algo que nunca pensé que querría y que es fantástica. O Netflix con 'Gambito de dama'. ¿Quién habría imaginado que una miniserie sobre ajedrez se convertiría en su miniserie más exitosa? Pero está hecha maravillosamente. La estrategia ganadora es hacer lo que nadie más esté haciendo".

eC: El caso de 'Chernobyl', además, es que llegó justo después del final de 'Juego de Tronos' y llegó a eclipsarla por completo.

J.H.: "HBO tuvieron mucha suerte porque la conversación de 'Juego de Tronos' en la temporada final desde el punto de vista de los negocios era qué iba a hacer ahora HBO, que no tienen nada. Y de pronto aparecen con esto. Demostró que HBO puede seguir haciendo increíble televisión y cautivar al público. Mucha gente en la cadena seguro que se quedó aliviada".

eC: Preguntas a muchos en el libro cuál creen que es el legado que ha dejado la serie en televisión. ¿Crees que todavía es demasiado pronto para verlo?

J.H.: "Me encanta la cita de Bryan Cogman, en la que rompe la cuarta pared y me dice: 'Es demasiado pronto, pregúntame dentro de diez años cuando estes escribiendo el libro del décimo aniversario'. También creo recordar que fue uno de los showrunners quien hizo un comentario interesante. Dijo: 'mira, ya no nos pertenece a nosotros. Cuando creas algo y lo expones al mundo ya no es cosa tuya juzgar lo que es. Ahora es la gente la que tiene que juzgarlo'. Y ni siquiera pertenece al público que la vio en directo. En diez, quince, veinte años la gente va a redescubrir la serie, y puede que tengan una opinión completamente diferente. Puede que piensen que es mejor, o peor, quién sabe. También recuerdan el final de 'Los Soprano'. Cuando se emitió dividió muchísimo al público. A la mayoría no le gustó. A mí no me gustó la primera vez que lo vi, me pareció creativamente cobarde, como si no quisiera comprometerse con un final, así que simplemente terminan. Pero con el tiempo ese final se ha ido recordando cada vez mejor y se ha ido aceptando más. Y la última vez que volví a ver 'Los Soprano', ya con ese final en la cabeza, lo vi y pensé: 'vale, Tony está completamente muerto. Por eso es así'. Eso no tiene por qué ser correcto necesariamente, es solo mi interpretación, pero disfruté del final mucho más habiendo visto la última temporada con ese final en mente y llegando a esa conclusión, si es que eso responde a tu pregunta".

eC: ¿Alguna de las carreras de los actores o del equipo creativo de 'Juego de Tronos' después de la serie te ha sorprendido, para bien o para mal?

J.H.: "Déjame pensar, es una buena pregunta. No recuerdo a nadie que me haya impactado especialmente, per se. Sí que hubo un momento en el que me sorprendió que de repente tanta gente estuviera metiéndose en 'Star Wars': Emilia (Clarke) en 'Han Solo', Gwen (Christie) en la nueva trilogía... Es gracioso, Hollywood siempre está tan obsesionado con fichar a estrellas y conseguir los nombres más famosos. Y creo que una de las grandes cosas que tuvo 'Juego de Tronos' es que no tenían dinero suficiente para hacer un reparto de estrellas, solo tuvieron dinero para Sean Bean, que es una estrella y un gran nombre. Y ayudó en el lanzamiento de la serie desde una perspectiva de marketing. Pero para todos los demás tuvieron que hacerlo de la manera difícil, el proceso de la aguja en el pajar, hacer casting tras casting a actor tras actor para intentar encontrar las personas correctas para cada papel. Pero gracias a eso acabas descubriendo todos esos nuevos talentos que son fantásticos y los metes en un ambiente en el que pueden crecer y hacerse mejores. Por eso 'Juego de Tronos' ha dado tantas estrellas. Y para mí esa es la mejor manera de hacer un casting. No la forma vaga de elegir a tal persona porque ya hizo tal papel, sino pasar por el esfuerzo de estar en una habitación viendo todas esas audiciones para encontrar a la persona adecuada para crecer en ese papel, porque cuando les ves en ese papel no los vas a asociar con otros quince".

'Todos los hombres deben morir' está publicado por Plaza & Janés, y ya está a la venta.

Artículos recomendados

Crítica de 'Oro blanco'

'Oro blanco': David contra Goliath

Comentarios

Noticias relacionadas