Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

3

Una muy triste despedida de la Fox

09 jun 2019

Hace 19 años (ahí es nada) la Fox decidía emprender uno de los experimentos cinematográficos que se han demostrado más rentables de los últimos tiempos: compró a Marvel la franquicia para poder hacer películas de superhéroes, concretamente de los Xmen y de los 4 fantásticos, dos de los pilares fundamentales de los cómics de esa editorial. Sony por su parte, hizo lo propio con el famoso Spiderman, y paralelamente Marvel Studios apostó por los Vengadores y todos los demás (Iron Man, Capitán América, Thor, Hulk, etc.) con el beneplácito de Paramount. Con el paso del tiempo y demostrada su aceptación por el gran público, estas franquicias han sido paulatinamente absorbidas, por Disney, primero Marvel y así hasta llegar a Fox. Ahora todo es Disney. Y a ver a dónde van.

Por eso esta última película de los Xmen antes de ser "Disneyzados" podría haber sido más digna, más acertada. Mejor, vamos. Pero ahora parece que todos los actores que han estado vinculados han ido desapareciendo paulatinamente, desde Hugh Jackman -que hizo su epílogo con "Logan"- hasta todos los demás, que figuran en este colofón de la fase que comenzara Bryan Singer con bastante buen tino, y que poco a poco se ha ido desvirtuando y perdiendo interés hasta llegar a este engendro muy mal articulado, pésimamente dirigido, aburrido hasta la desesperación y que no aporta nada a la saga. Siempre he dicho que sin un buen guión, sin una buena historia, sin buenos personajes, toda la espectacularidad de los efectos especiales, o los esfuerzos de los actores (que en este caso son excelentes como la preciosa Sophie Turner -la Sansa Stark de "Juego de Tronos"-, Michael Fassbender, James McAvoy, Jennifer Lawrence...) no sirven para nada. Pues eso, que se han estrellado con -nunca mejor dicho- todo el equipo. El de los Xmen, claro.

Para colmo de males, el arco argumental de esta historia es de los más interesantes de toda la saga de los mutantes en el cómic: uno de los personajes principales de los Xmen, la mutante telépata y telekinética (puede leer la mente y mover cosas con la mente) Jean Grey se convierte en un ser superpoderoso al recibir radiación cósmica en un accidente en el espacio, y transformando su inocencia y bondad en maldad. Claro que todo esto va enmarcado dentro de un desarrollo en los cómics y en el cine -que ya ha hablado de esto en anteriores películas- que no se ha respetado ni por asomo. Los personajes de Charles Xavier, Eric Lensher (Magneto), Hank McCoy (La bestia) o Mística ven cómo su identidad y progresión dramática ya no sirve para nada porque no tienen continuidad: ya no sabemos si son o no amigos, si están en una facción o en otra... un delirio que muestra el caos en el guión, que únicamente ha apostado por la momentánea espectacularidad de algunas secuencias y poco más. Un desastre.

Es un poco penoso que esta saga de los mutantes de Xavier, que tan buenos momentos nos ha regalado, que tan buenos actores ha tenido (desde Patrick Stewart o Ian McKellen a Famke Janssen (por cierto, la anterior Jean Grey en el cine, que ya demostró sus poderes oscuros en la saga...) o Halle Berry o el citado Hugh Jackman) se haya convertido en una macarrada facilona, que ni siquiera conecta con el público más joven porque sencillamente no sabe lo que cuenta. O no quiere saberlo.

0
0
Valorar esta crítica
'X-Men: Fénix Oscura': Los mutantes se despiden haciendo una bomba de humo
Crítica Ecartelera
5,0