Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'En mil pedazos': Intensidad (demasiado) poética

David Pérez Viernes 13 septiembre 2019

El cine no solo es puro entretenimiento. Más allá de entretenernos con grandes persecuciones y amores que enamoran, el séptimo arte tiene la función de retratar y representar los problemas sociales, como es el caso de las adicciones a las drogas. Dentro de este subgénero de películas, podemos encontrar obras maestras como 'Réquiem por un sueño' o 'Trainspotting'. Ahora, llega a la cartelera una cinta que nos traslada, una vez más, a este delicado problema. Sin embargo, 'En mil pedazos' no consigue aportar mucho a este subgénero.

'En mil pedazos'

'En mil pedazos', la nueva película de Sam Taylor-Johnson, nos cuenta la historia real de James Frey, un escritor venido a menos cuyo problema con las drogas y el alcohol le hará entrar en una clínica de rehabilitación. Allí no solo conocerá a personas que le harán cambiar toda la percepción de su vida y de su futuro, sino que además tendrá que enfrentarse a todos los problemas y contratiempos que han sucedido en su vida pasada. O, por lo menos, eso parece en un principio.

El drama nos domina

En una película de estas características, es normal que el género dramático predomine. Sin embargo, todo en exceso es malo, y este es un claro ejemplo. 'En mil pedazos' lleva al extremo su faceta dramática, convirtiendo a la película en una sucesión de momentos tristes (cada uno más extremo que el anterior). La cinta tiene la absoluta necesidad de afirmar que cada escena lo extremadamente perdidos y damnificados (y, hablando mal y pronto, jodidos) que están los personajes, concretamente el interpretado por Aaron Taylor-Johnson. Consigue tener momentos verdaderamente muy emocionantes, pero no suficientes para captar al espectador.

Por otro lado, una de las cosas más positivas que tiene 'En mil pedazos' es su ambición y su interés por no ser la típica película sobre adicciones y rehabilitación. Eso la honra, pero sus intentos por ser una película que no deje indiferente a nadie, termina dejándonos indiferentes por completo. La cinta dirigida por Taylor-Johnson intenta ser poética y alternativa, pero termina cayendo en clichés y tópicos de este tipo de cine.

'En mil pedazos'

Sin embargo, lo que más termina por empañar una película llena de potencial es su guion. Sí, siendo una adaptación de una historia y un libro real, esto no es precisamente un problema de la película, pero es el guion el que tiene gran parte de culpa de que 'En mil pedazos' se sienta vacía e insustancial. Se nota en exceso que es una adaptación literaria de la vida del Frey real, no se siente plenamente cinematográfica. Un guion básico y sin chicha, a pesar de partir de un libro y una vida con mucho potencial.

El apartado técnico, por otro lado, sí está realmente pulido. La dirección de Sam Taylor-Johnson es cuidada y bien trabajada, dejando claro que la directora lo ha dado todo a la hora de dirigir esta complicada adaptación. 'En mil pedazos' cuenta con una fotografía preciosa y artísticamente destacable, además de con otros elementos técnicos muy reseñables. Visualmente, la cinta es muy digna, pero su historia hace flojear sus débiles cimientos.

Un Taylor-Johnson desatado

Aaron Taylor-Johnson ejerce de guía en la película. El actor realiza una interpretación cargada de potencia y energía, y que logra su objetivo de emocionar al público sin problemas. Sin embargo, Taylor-Johnson se pasa de intenso en varios momentos, llegando a resultar sobreactuado y excesivamente excéntrico. Pero a pesar de que en ocasiones se pase de la raya, el actor realiza una interpretación destacable.

'En mil pedazos'

Entre los secundarios, hay que dejar constancia de la interesante y plácidamente calmada interpretación de Billy Bob Thornton, que logra un papel que confronta por completo con el resto de las interpretaciones de la película (algo que es muy de agradecer). Mientras que Thornton realiza la actuación más destacable de la cinta, Charlie Hunnam y Odessa Young intentan hacerse hueco en una película en la que ninguno de los dos, ni sus personajes, encajan.

En definitiva, 'En mil pedazos' es una película que, tristemente, no será recordada. Sam Taylor-Johnson hace un trabajo digno con un guion que no termina de arrancar en ningún momento, dejando una historia simplona y que hace difícil emocionarse. Aaron Taylor-Johnson, por otro lado, es lo mejor de la cinta (a pesar de que no termine de encontrar un punto medio entre la intensidad excesiva y lo más básico).

Nota: 5

Lo mejor: Aaron Taylor-Johnson y la calidad visual.

Lo peor: Su exceso de dramatismo e intensidad.

Artículos recomendados

Crítica de 'Litus'

'Litus': terapia emocional para la generación rota

Comentarios

Noticias relacionadas