Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Slender Man': La ansiedad adolescente no tiene rostro

Javier Parra Viernes 19 octubre 2018

31 de mayo de 2014, Wuakesha, Winsconsin. Dos niñas de 12 años llamadas Anissa Weyer y Morgan Geyser apuñalan hasta en 19 ocasiones a su compañera y amiga, Payton Leutner. El suceso da la vuelta al mundo por la brutalidad de sus hechos y se convierte en pura gasolina para alimentar aún más una de las leyendas que lleva tiempo corriendo por Internet. Las chicas habían cometido tal atrocidad con el fin de impresionar al Slender Man.

Slender Man

Para los neófitos en el tema, hay que remontarse hasta el año 2009 para conocer el origen del Slender Man, una criatura alta y delgada que viste un traje, sin facciones en su blanco rostro y que vendría a ser una especie de versión 2.0 del Hombre del Saco. Como muchos otros creepypasta, esas narraciones nacidas en la red que han venido a sustituir a las leyendas urbanas de antaño, la inmediatez y carácter viral que han tenido sus diferentes representaciones han hecho que, a ojos de la comunidad, este aterrador ente haya escalado hasta la cima de los personajes más perturbadores de la ficción, el cual se ha formado cual puzzle de ideas que no hacen otra cosa más que enriquecer un mito inventado en la generación millennial.

Cuatro años han pasado desde tal suceso, el cual ya fue tratado en el documental 'Beware the Slenderman', en el que Irene Taylor Brodsky se adentraba en los peligros de Internet e intentaba arrojar algo de luz sobre por qué dos menores habían podido llegar a cometer tal atrocidad. Después de que en 2016 se diera luz verde al proyecto, envuelta en polémica llega 'Slender Man', un título maldito casi desde su origen que, si bien no es lo que muchos podían esperar en cuanto a su categoría como título de terror, sí que contiene varios aspectos interesantes a destacar y que lo convierten en una especie de rara avis dentro de la actual producción de cine de género.

Slender Man

Sylvain White es el responsable de tomar las riendas de una producción que contaba con el beneplácito de Victor Surge, el creador del Slender Man, y el guionista David Birke, a quien le debemos los libretos de 'Gacy', '13 sins' y (ojo) 'Elle' de Paul Verhoeven. Si bien la carrera de White se ha centrado en la televisión (ha dirigido capítulos de 'Hawai 5.0', 'The Americans', 'The Following' o 'Major Crimes', entre otros) y su otra gran incursión en el terror adolescente fue la fallida 'Siempre sabré lo que hicisteis el último verano', parecía que esta 'Slender Man' tenía todos los puntos para triunfar como la nueva sensación del terror en este 2018. Sin embargo, parece ser que sin que estemos ante una obra redonda, lo que peor le ha sentado a la película de Sony Pictures es el paso por la sala de montaje una vez que ésta ya estaba finalizada.

Al parecer, ciertas presiones por parte de los familiares de la víctima del apuñalamiento de 2014, hicieron que Sony se replantease cuál era el verdadero tono de un film que acabó siendo víctima del tijeretazo en una reedición posterior, lo que acabaría otorgándole la calificación PG-13. Pese a que esto se nos presente como un arma de doble filo, eso ha podido ser (a expensas de que, seguramente, nos quedemos sin ver nunca cómo fue la película original) lo que ha beneficiado a una película que tiene tantas cosas a defender como para defenestrar.

Slender Man

Comenzando por lo malo, bien se le puede achacar al título de White el exceso de un CGI que, seguramente, en un par de años ya haya acabado obsoleto, y el cual no hace más que restar verosimilitud a una historia que camina entre el horror físico y el mental, entre la representación de un Mal cuasi primigenio y la forma en la este acaba implantándose cual virus en el cerebro de sus víctimas: unas chicas que un buen día deciden invocar al Slender Man para divertirse.

Ahí radica todo lo bueno de un título que podría pasar a la perfección como capítulo especial de la mítica serie 'El club de medianoche': porque aunque la jugada le haya podido salir a Sony por la culata, 'Slender Man' es más una película de terror para niños que una para adultos. Y no hago mención a la diferencia de edad como forma elitista para distinguir entre una película de horror buena y una mala, sino porque en este caso el film contiene todos los elementos clave para convertirse en una rareza que, habiendo nacido con la intención de horrorizar a las masas y ser así el título definitivo sobre uno de los creepypastas más famosos, no logra plantar cara a 'Always Watching: A Marble Hornets Story' (modesto film de terror de bajo presupuesto basado en la webserie 'Marble Hornets', la que mejor ha sabido explotar al Slender Man en pantalla) como experiencia terrorífica.

Slender Man

El poder de la sugestión

Será en la historia de las cuatro amigas protagonistas, esas chicas que de haber nacido en los ochenta hubieran invocado a Bloody Mary ante un espejo, o que en los noventa hubiesen optado por jugar una partida a la ouija, donde residirán los elementos que pueden interesar (en mayor o menor medida) en lo que a la construcción del terror se refiere. ¿Recordamos el perturbador y onírico video maldito que en 'The Ring: El círculo' provocaba la muerte? Pues 'Slender Man' hace su particular relectura de este. El VHS es ahora un link a un vídeo online que abre la mente a una criatura terrorífica, la cual se mueve a través de nuestro mundo a partir del poder de la mente y la sugestión, la cual irá infectando a todas y cada una de las jóvenes hasta llevarlas a un estado de locura y muerte.

Podríamos entenderla como un thriller psicológico que habla de cómo el horror se contagia y manifiesta en forma de Javier Botet caracterizado (sí, el actor de Ciudad Real añade el Slender Man a su galería particular de monstruos, compuesta por la Niña de Medeiros de '[REC]', la madre de 'Mamá', el Myrtu de 'El otro lado de la puerta', Set en 'La momia', Crooked Man en 'Expediente Warren: El Caso Enfield' o el leproso de 'It (Eso)', entre muchos otros) dispuesto a atenazar la psique de un grupo de adolescentes que, hartas de lidiar con el miedo a convertirse en adultas y querer encontrar un camino a seguir en sus vidas, pasaran a ser un claro reflejo de una ansiedad adolescente fotografiada de manera tan sobria y deprimente como lo son los fatídicos hechos a los que de forma velada hace mención el film.

Nota: 6

Lo mejor: Cumple como título de terror juvenil.

Lo peor: Verla esperándose el último grito en terror.

Artículos recomendados

Crítica de 'Burning'

'Burning': Los deseos incendiarios

Comentarios

Noticias relacionadas