Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Directores obsesionados con el avance técnico en sus películas

Sergio Martí Lunes 04 noviembre 2019

Hace unas décadas, se creaba todo un evento social cuando una película de gran presupuesto, se estrenaba presentando un nuevo avance técnico aplicado en la industria cinematográfica. Pero desde hace unos años, la tecnología evoluciona a una velocidad sin precedentes, y casi todas las películas de gran presupuesto que llegan a los cines, lo hacen mostrando una nueva técnica revolucionaria. El cine, y los altos efectos están cada vez más al alcance de la mano de los directores jóvenes. Son muchos los youtubers que demuestran que un efecto visual puede recrearse con una cámara de gama baja, y un programa de software que todos podemos tener en nuestro ordenador.

Pese a esto, hay directores importantes que siguen esforzándose por desarrollar el cine del mañana. Y algunos de ellos han llegado a obsesionarse de tal modo, que muchos echamos de menos las películas de gran calidad que filmaban antes de descubrir la parte más técnica de la industria. Pero si hablamos de cine y directores que lo llevaron a otro nivel, hay que comenzar por el inicio, por Georges Méliès. El cineasta francés desarrolló mejor que nadie la cinematografía stop-action potenciando la fantasía de sus películas cuando el cine vivía sus primeros años de existencia. En 1897, Méliès empezó a aplicar todo tipo de efectos especiales en sus trabajos.

Star Wars

Gracias a ello, se considera que el francés fue el primer director que grabó la primera doble exposición, el efecto de disolución, la captura de pantalla dividida o un efecto especial que simulaba la decapitación de una cabeza. También asombra la cantidad de eventos e inventos que el director visionó antes de que ocurrieran. Por ejemplo, grabó un alunizaje 67 años antes de que la NASA llegase, imaginó la televisión del futuro, y contó la perforación del canal de la mancha en 'El túnel bajo el canal de la Mancha' (1907).

Sin el trabajo previo de Méliès y aquellos como él, ninguno de los directores que analizaremos a continuación, podrían haber desarrollado su trabajo de la misma manera. En la década de los 70, George Lucas revolucionó a la sociedad gracias al estreno de su saga más famosa, 'Star Wars'. Pero conforme la tecnología fue evolucionando, Lucas siguió revisitando sus películas para ir maquillando con el CGI todo aquello que no filmó como le habría gustado. Algunos fans acérrimos aseguran que Lucas ha arruinado las películas con esta reedición, a pesar de que las ideas de Lucas puedan llegar a mejor lo original. Los nuevos títulos iniciales de la trilogía original, el incremento de stormtroopers y el mejorado holograma de Dath Sidious sin duda han supuesto un avance. Pero en cambio, el incesante incremento de criaturas por CGI, el disparo de Han Solo en la cantina y la actualización del fantasma de Anakin, hicieron que muchos se cabrearan con Lucas. Visto lo visto, podrían tener razón.

Géminis

Más adelante llegaría Steven Spielberg y su trabajo en el 'Parque Jurásico'. Gracias a la utilización de animatronics de primer nivel, efectos especiales, animación de los dinosaurios y animaciones de stop motion, el director consiguió que los reptiles de hace millones de años lucieran tan reales como los animales que nos acompañan en La Tierra hoy en día. Y es que los 90 fueron la rampa de salida para todos esos efectos que disfrutamos en los blockbusters actuales. En esa década, Pixar y sus artistas (John Lasseter, Andrew Stanton...), empezaron a forjar la historia detrás de su compañía. Gracias a su trabajo, nos llegó 'Toy Story (Juguetes)', la primera película animada completamente con efectos digitales de ordenador. Una técnica que fueron depurando a medida que sus historias lo necesitaban (el pelo de Sully en 'Monstruos, S.A.', el agua en 'Buscando a Nemo'...).

Otro de los directores que dejaron todo a un lado cuando una técnica se le metió en la cabeza, fue Robert Zemeckis. El cineasta había enamorado a todo el público gracias a grandes obras como 'Regreso al futuro', 'Forrest Gump' o 'Náufrago'. Pero la captura de movimiento se cruzó en su camino, y Zemeckis detuvo todo lo demás para centrarse en cintas que le permitieran explorar esta tecnología. Gracias a esto estrenó 'Polar Express', 'Beowulf' y 'Cuento de Navidad', y conforme iban llegando, sus fans iban perdiendo interés en este nuevo estilo del director, deseando que volviera a implicarse el título con actores de carne y hueso.

Billy Lynn

Algo parecido podrían pensar los que idolatran al magnate de las grandes producciones, James Cameron. El canadiense demostró que tenía muchas ideas para la industria, y gracias a las cintas de 'Terminator' se ganó un hueco entre el respetable. Cameron nunca fue un director que estuviera interesado en estrenar una película cada año, pero desde que estrenara 'Titanic', el cineasta se ha centrado casi al 100% en el universo de 'Avatar', desarrollando el mundo de las cámaras estereoscópicas y el 3D, gracias a más de tres mil efectos especiales, captura de movimiento y animación en tres dimensiones.

Otra de las técnicas que han visto su auge durante la última década, es la rotoscopia. 'Una mirada a la oscuridad' o la serie 'Undone', nos han mostrado este estilo que consiste en filmar las películas en digital y como si se tratase de una cinta convencional, para después dibujar y colorear sobre estas imágenes reales.

El nuevo innovador

Pero si hay un director que se haya obsesionado con la revolución tecnológica en los últimos años, ese es Ang Lee. El director se ganó a gran parte del público gracias a 'Brokeback Mountain', y conquistó la taquilla con su trabajo en 'La vida de Pi'. Posiblemente, fue este último filme el que hizo que le picara el gusanillo del avance técnico. Desde entonces, Lee ha dedicado su tiempo y dinero ha grabar películas que se han convertido en sonoros fracasos de taquilla. Con 'Billy Lynn', Lee revolucionó el mercado gracias al uso del 4k en cines y el 3D en un formato de fotogramas por segundo nunca visto antes, a 120. Recientemente, el director ha vuelto a entrenar dichas técnicas en 'Géminis', pero jugando al mismo tiempo con el rejuvenecimiento digital para el personaje principal. ¿Llegará un día donde no se necesiten actores para hacer películas?

Artículos recomendados

Lanzamientos DVD y Blu-Ray: 'James Bond', 'Gremlins' y 'El Mago de Oz'

Lanzamientos DVD y Blu-Ray: 'James Bond', 'Gremlins', 'Dragon Ball Super: Broly' y 'El ...

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas