Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

François Ozon, director de 'Gracias a Dios': "Los pederastas no son enfermos, son criminales"

Miguel Ángel Pizarro Viernes 19 abril 2019

François Ozon saca a la luz los casos de pederastia, dentro del seno de la Iglesia Católica en Francia con 'Gracias a Dios', Gran Premio del Jurado del 69º Festival de Cine de Berlín, una película que denuncia los años de impunidad de los delitos cometidos, en este caso, por el padre Preynat. "El problema que tiene la Iglesia es que considera a los pedófilos como enfermos, pero son unos pervertidos, unos criminales y deben responder ante la justicia por sus crímenes", declara el cineasta.

François Ozon rodando 'Gracias a Dios'

El director de '8 mujeres' y 'Swimming Pool' expone la inacción del Papa Francisco ante los múltiples casos de abusos sexuales y pederastia por parte de religiosos de la Iglesia Católica. "Ha hablado bastante, pero de momento, no ha habido muchos hechos. Respecto a su perspectiva, creo que se equivoca al considerarles solo como unos enfermos, cuando han cometido graves delitos. El gran problema que tiene la institución eclesiástica es que está construida sobre la base del perdón y la redención. La gente, más que palabras de perdón, quiere justicia, que los pedófilos rindan cuenta ante los tribunales", explica Ozon en una entrevista concedida a eCartelera en Madrid, con motivo de la presentación de la película.

"Si el Papa no entiende lo que busca la sociedad, que quiere justicia, me temo que la Iglesia desaparecerá. La gente no quiere palabras de disculpas, quiere hechos", comenta el realizador de la cinta, cuyo título, es una referencia a un problema de fondo que tiene la institución religiosa. "El título de 'Gracias a Dios' se impuso de forma natural. Viene de las palabras que dijo el propio cardenal Philippe Barbarin. Agradeció a Dios que los crímenes hayan prescrito. No se dio cuenta de la gravedad de sus declaraciones. Decir lo que dijo fue muy sintomático de los problemas que tiene la Iglesia", expresa.

Dar voz a las víctimas

"Para las víctimas fue una puñalada trapera y una falta de humanidad", comenta Ozon, que con su filme aboga por un cambio en la legislación en la que la no-prescripción sea de más años. "La gente, poco a poco, se está dando cuenta de que un niño abusado, muchas veces, no es consciente de lo que ha pasado porque ha sido un shock emocional, algo horrible y tremendo que entierra en su mente. No lo olvida, solo lo deja en letargo. Varios años después, por diversas circunstancias, las imágenes del pasado comienzan a volver", comenta el cineasta.

Gracias a Dios

Ozon cree que el daño fue mucho mayor al ser de "alguien en quien confiaban" los niños. "Todos admiraban al padre Preynat, incluidos los padres. Es un manipulador", declara el cineasta.

El proyecto de 'Gracias a Dios' surgió de la búsqueda de Ozon en realizar una película sobre la fragilidad de lo masculino, del hombre. "Cuando buscaba documentación, me topé con la web de la asociación de la Palabra Liberada, leí los testimonios y me quedé impresionado con el de Alexandre [que interpreta Melvil Poupaud en la cinta]. Él es un hombre católico, muy religioso y tiene fe pese a lo que ha vivido. Me puse en contacto con él y, después, me presentó a los demás miembros", comenta Ozon, mostrando que sintió "la necesidad" de "hacer una película sobre ellos" para "dar voz a las víctimas".

La fragilidad de lo masculino

Aunque 'Gracias a Dios' es una película que denuncia la impunidad de los delitos de sacerdotes pederastas, el deseo de mostrar la fragilidad masculina sigue estando presente en la película. "Quería mostrarlo desde el punto de vista de los varones. Se habla y debe hacerse de los casos de abusos sexuales hacia las mujeres, pero no se habla de los hombres y es una realidad que existe. De hecho, me sorprendió la cantidad de hombres que no hablan de lo que han sufrido en su infancia, adolescencia o juventud. Era un tema que me conmovía", explica.

Gracias a Dios

Ozon tuvo una educación católica. "Fui a catequesis de niño, pero dejé de creer en ello. Cuando era adolescente, me di cuenta de la hipocresía que se vivía dentro de la Iglesia. Ellos predicaban con el evangelio pero no seguían sus enseñanzas. En el Nuevo Testamento hay un mensaje de generosidad, de amor, de libertad de espíritu, eso lo encontré leyéndolo, no en la Iglesia", detalla el realizador, cuya película ha logrado tener muy buena aceptación también entre el público creyente, al ser respetuoso con la fe de sus protagonistas.

'Gracias a Dios' estuvo a punto de ser prohibida, debido a que la defensa de Bernard Preynat intentó que la cinta no se estrenase el 20 de febrero en Francia. El motivo que esgrimió fue que el juicio de su caso -está imputado por, supuestamente, haber abusado sexualmente de más de 80 menores de edad- está pendiente de resolución y argumentó que la película vulneraba "la presunción de inocencia".

"Mi próxima película será muy diferente"

"Estaba planificado que la resolución judicial del caso saliese a finales de 2018. Sin embargo, la justicia tiene sus tiempos y la sentencia tanto de Barbarin como de Preynat se aplazó [justo en febrero, el cardenal Philippe Barbarin fue condenado a seis meses de prisión por haber encubierto los crímenes de Preynat]. Por eso, el abogado de Preynat intentó prohibir la película, consideraba que vulneraba los derechos de su cliente. Es cierto que en el filme le expongo como culpable, pero no hay que olvidar que fue el propio Preynat el que reconoció públicamente haber abusado sexualmente de niños", expone.

François Ozon, director de 'Gracias a Dios':

"Admitió los hechos ante la policía y se ha pasado más de 30 años declarando que está enfermo y que tiene un problema con los niños. Además, la película no muestra nada diferente sobre Barbarin y Preynat de lo que la prensa ha publicado. La justicia, finalmente, nos dio la razón y la película pudo estrenarse sin problemas, ya que está dentro del la libertad de creación, además de ser de interés público, ambos están por encima de las demandas de Preynat", zanja.

Sin duda, este largometraje es uno de los proyectos más contenidos y sobrios en la carrera de François Ozon. En la línea de lo que sucedió con 'Frantz', su sucesora fue la polémica 'El amante doble', el cineasta planea volver a hacer un giro radical con su próximo proyecto. "Va a ser controvertido. Será también más ligero, sobre adolescencia. Una película romántica", desvela.

'Gracias a Dios' está en salas españolas desde este 18 de abril, de la mano de Golem Distribución.

Artículos recomendados

Johnny Depp habría intentado que Amber Heard fuera despedida de 'Aquaman'

Johnny Depp podría haber intentado que Amber Heard perdiera su papel en 'Aquaman'

Comentarios

Noticias relacionadas