Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Isaki Lacuesta ('Entre dos aguas'): "No veo que haya mucho sitio para mí en los Goya"

Ana Bravo Miércoles 28 noviembre 2018

El director gerundense Isaki Lacuesta vuelve a dirigir su mirada hacia el sur de España para capitanear 'Entre dos aguas', la continuación de la que fuera su segunda película: 'La leyenda del tiempo'. Esta vez le acompañan Isa Campo y Fran Araújo al guión, trío que repite tras el éxito de su anterior film de ficción, 'La próxima piel'.

El noveno largometraje de Lacuesta, que ha sido reconocido con la Concha de Oro en San Sebastián y el Astor de Oro a mejor película y mejor actor en el festival Mar del Plata es un relato más crudo que su precuela. Esta vez trata sobre la vida adulta de los dos protagonistas a los que conocimos como preadolescentes en medio de un proceso de duelo por la muerte de su padre en la Isla de San Fernando con un trasfondo flamenco de fondo. En este relato los hermanos volverán a encontrarse tras el paso de uno de ellos por prisión y seremos testigos de sus nuevas circunstancias y desalentador futuro, continuando con la Isla de San Fernando como marco de la historia.

Isaki e Isa

Lacuesta nos habla de la diferencia entre aquel proyecto y su continuación, de cómo ha sido llevarlo a cabo, de sus referencias, del paso del film por festivales y de cómo ve sus posibilidades de cara a los Goya.

eCartelera: Me gustaría saber por qué quisiste volver a esta historia doce años después.

Isaki Lacuesta: Pues desde el principio tenía ganas de hacer una película así a largo plazo. Era un poco fantasía porque bastante lío teníamos con hacer la primera. Pero sí que pensaba mucho en lo que había hecho Truffaut con Jean-Pierre Léaud con toda la saga de Antoine Doinel. Y luego me daba cuenta que también es lo mismo que hace John Ford con John Wayne. O sea, que es una cosa que es muy natural y muy intrínseca al cine ver envejecer a alguien. El cine es muy bueno para filmar cambios, procesos, metamorfosis y el paso del tiempo.

Entonces quería hacer un retrato a lo largo del tiempo y, que en un principio, era cómo pasaban de niños a adolescentes: eso que se ve en 'La leyenda del tiempo' de cómo Isra le cambia la voz, cómo crece y de repente puede hacer un pulso con su hermano, y continuar con esa historia. Cuando hacemos la primera dije "no sé si haremos más o no" pero quiero plantar algunas semillitas. La más clara es la secuencia del árbol, cuando es una secuencia que pensé "si un día volvemos qué puedo hacer para que quede una marca o un registro de algo que se pueda ver la diferencia, que no sea el pulso". Bueno, filmamos unos cuantos pulsos también aunque no los montamos.

eC: ¿Cómo te la planteaste?

Isaki Lacuesta: Lo que planteamos era hacer un retrato de ellos, igual que en la primera. Un retrato de sus emociones, sus sentimientos. Me interesaba mucho también toda esa captación de emociones, que es una cosa que me he dado cuenta: aunque 'La leyenda del tiempo' es la segunda peli que hice es como si fuera la primera en muchas cosas. Una era esa inquietud por captar emociones que en la primera no estaba y era una cosa que me di cuenta que era de lo que más me apasionaba del cine: poder captar estas cosas.

eC: ¿Te gustaría continuarla?

Isaki Lacuesta: No lo sé. Sé que dentro de unos años me vendrán ganas. Ahora mismo no. Quizá haya alguna neurona que lo vaya pensando, pero no demasiado, que me agobio.

eC: ¿Cómo ha sido el trabajo con tus protagonistas para que volvieran a ponerse en la piel de sus personajes tras doce años?

Isaki Lacuesta: Fue distinto en realidad. Sí quizá más consciente por parte de ellos desde el aparataje técnico, pero no ha sido tan distinto de cómo trabajamos la primera o de cómo trabajamos con otros actores profesionales. Les conocemos desde que tienen doce años, hay como todo un trabajo previo de mucha información, de recopilar cosas de su vida, su historia, de conocer esos lugares. A partir de todo eso hacemos un primer guión, un guión muy abierto en el que describimos situaciones y luego ya hacemos un segundo guión que ya es un guión de ficción cerrado con 100 secuencias: interior noche, exterior día, diálogos escritos. Pero es un guión que irá transformándose y que nunca les pasamos a ellos porque va a cambiar.

Isra y Cheíto

Aparte de este guión hacemos castings, localizaciones y si encontramos a alguien que nos gusta más que lo que está escrito pues cambiamos el guión para adaptarnos a otra persona. Si encontramos una localización que es mejor que la que está escrita pues la cambiamos. Y si una secuencia pasaba en tal lugar pues puede pasar en otro. Los contenidos también se mueven: hay una serie de temas que nos gustaría tocar, hay una dramaturgia que nos interesa hacer (que la hacemos camuflada para que no parezca tan escrita) y que es una vida más espontánea. Pero dónde transcurre eso y de qué forma está abierto a cambios todo el rato. Entonces hablamos con Isra y con Cheíto, les contamos que nos gustaría hacer tal cosa, "¿cómo lo haríais?" y les decimos: "queremos hacer una secuencia en la que os estáis peleando: tú Cheito le reprochas que no sea capaz de no sé qué y tú Isra le contestas tal cosa" y entonces ellos lo ponen en sus propias palabras y la secuencia va encontrando su dinámica interior.

Yo voy dirigiendo a medida que rodamos, no corto, les sigo dirigiendo en toma y hay un momento en que estamos reescribiendo pensando en montaje mientras rodamos. Como que los tres procesos se solapan. Hay algo ahí un poco esquizofrénico pero que nos gusta mucho trabajar así porque pensamos que todo cobra un poco más de vida, es menos encorsetado. Y por eso en los créditos finales pone guión de Araújo, Isa Campo y mío, y colaboración de Isra y Cheíto en los diálogos de los personajes. Nunca les pasamos ideas escritas para que las aprendan.

eC: ¿Cuáles han sido tus referencias para esta historia?

Isaki Lacuesta: No son referencias que vengan tanto del documental como más del cine de ficción, y creo que en parte cuando empecé a hacer un cine más documental y más realista creo que era porque pensaba que era una forma de huir de la cinefilia. Somos generaciones que hemos crecido viendo tanto cine que a veces es complicado alejarse de las referencias o de las ideas preconcebidas. De repente estar filmando a Isra o Cheíto era una forma de reaccionar a lo que pasaba delante sin tener tiempo de pensar que si Hitchcock o si Ozu. No, es que son Isra y Cheíto y hay que reaccionar en segundos. Y eso me parecía muy sano.

Dicho lo cual sí es verdad que hay cineastas que me sirven mucho para pensar, luego ya otra cosa es que se parezca o no, pero sí me sirve para pensar en que tipo de cine quiero hacer o no. Por ejemplo volví a ver 'Accattone' y me di cuenta de que es una película más escrita y mucho más actuada de lo que recordaba (Pasolini me fascina). Ray "El Indio" (Satyajit Ray) con 'La trilogía de Apu'. Maurice Pialat. Sobre todo de Pialat hay una película que es 'L'enfance nue' ('La infancia desnuda'), que es su primera película, su opera prima que me parece maravillosa. En general Pialat tiene este punto de cine que parece realista con actores y desde las actuaciones.

eC: El tema del film es bastante desalentador. Es un retrato bastante duro y una crítica social.

Isaki Lacuesta: Ya, es muy triste. Es una película más triste de lo que imaginamos que sería. Creo que cuando ves la primera ese drama ya está. La muerte del padre es más reciente pero como son niños hay una alegría de vivir, y sobre todo hay una potencialidad que hace que esa tragedia y ese drama se diluyan, porque todavía todo es posible para ellos. A medida que vamos volviendo y vamos viendo que los caminos de la gente del barrio cada vez son más estrechos y que no sólo las otras posibilidades no se cumplen sino que se cercenan, pues eso no es una cosa que buscáramos sino que encontramos y que reflejamos. Sí hay una tristeza que sentimos.

eC: ¿Qué repercusión social te gustaría que tuviera el film?

Isaki Lacuesta: Está siendo bonito. Por ejemplo ayer teníamos la proyección en el festival Temporada Alta, en Gerona, y me gusta mucho el poder enseñar cómo un tipo de vida que está al lado nuestro y que no conocemos. Y en Santiago o en otras proyecciones noto mucho eso. Es como un descubrimiento de una vida que no es que esté oculta por nada, pero que los medios de comunicación no la muestran, y sí me parece que eso es bonito y que está bien que ocurra. Podernos meter en la cabeza de los sentimientos de la gente que son nuestros vecinos pero que parezca que vivan a años luz.

eC: ¿Te gustaría seguir con la crítica social o tocar otro tema?

Isaki Lacuesta: La verdad es que nunca me planteo algo así. La crítica social nunca ha sido un motor. En 'Murieron por encima de sus posibilidades' quizás. Creo que hay varias películas que lo tienen pero que es más a posteriori. Películas que nacían de otra cosa, como por ejemplo 'La leyenda del tiempo' y 'Entre dos aguas', no nacen de esa vocación. Nacen de las ganas de vivir en un lugar, de retratar un lugar y filmarlo desde el cariño que sentimos nosotros. Y de repente eso se cuela, pero porque es inevitable, si no tendríamos que falsearlo todo.

'Los condenados', que es una película que hicimos en Perú con actores argentinos nacía de las ganas de hablar de la lucha armada. Entonces pues bueno, al hacer una fábula moral eso acaba metiéndose también. Así que bueno, no es una cosa que busque pero que va apareciendo.

eC: ¿Puedes hablarme de qué temas te gustaría tratar próximamente y de tus próximos proyectos?

Isaki Lacuesta: Ando dándole vueltas a varios a la vez, no sé cuál será el que haga, pero ando pensando en varios. Hay una historia que me gustaría hacer en Bañolas, que es el pueblo donde crecí: una historia de adolescencia con fantasmas. Una especie de fantástico realista. Y luego hay una historia que me están proponiendo hacer en París y es una película de ficción que pasa en la actualidad. Y tengo otro par de ideas por ahí, y hay que ver, no lo sé. Tengo ganas pero cuando termine lo de ahora: tengo una retrospectiva en París que me está llevando mucho trabajo y estoy haciendo una serie para TV. Todo en febrero va a terminar. Quiero esperar hasta entonces para tener la mente más despejada y ver claro cuál hago.

Isaki

eC: Vi que te entrevistaste a ti mismo hace tiempo en un medio con motivo de 'Murieron por encima de sus posibilidades'. ¿Hay algo que no te suelan preguntar sobre 'Entre dos aguas' y que quieras compartir?

Isaki Lacuesta: En general preguntan poco cosas de puesta en escena o cosas más artesanales, que en las entrevistas nunca sale. Nunca te preguntan por qué decides rodar desde este tiro o con esa óptica o con ese objetivo. O cómo has microfonado las secuencias. Por ejemplo, la secuencia cuando saltan por el puente pues es una secuencia que cuando he dado una clase me gusta contar: por qué hemos tomado estas decisiones, por cómo está coreografiada, quién lleva micrófono y quien no lo lleva, cómo la percha se cuela ente los barrotes del puente. Ese tipo de cosas técnicas al final son de las que más me gusta hablar y nunca hablamos de ellas.

eC: ¿Hay diferencia en la puesta en escena entre una película completamente de ficción a un proyecto más cercano a un documental ficcionado?

Para mí 'Entre dos aguas' no es un documental ficcionado sino una película de ficción muy realista. Entonces, bueno, cuando me dicen que es documental hay una parte de mí que se queda desconcertada, porque me da miedo que no se aprecie el trabajo actoral de Isra y de Cheíto. Isra nunca ha estado en la cárcel, así que cómo voy a decir yo que es un documental. Cuando Isra lleva un corte que es de maquillaje y se echa a llorar cuando dice que su mujer le ha echado nada de eso es cierto, entonces no tengo narices de decir que es un documental.

No hay tanta diferencia. La diferencia con 'La próxima piel', por ejemplo, es que el margen de cambio de guión es mayor, o sea que el guión lo cambiamos con más frecuencia. Por lo demás no es tan distinto.

eC: ¿Cómo vives la trayectoria de 'Entre dos aguas' en festivales?

Ha ido todo muy bien. Con 'Los pasos dobles', que ganamos la Concha de Oro, todo fue muy polémico, muy controvertido y salido de madre. Es desconcertante. No como con esta película, que no es tan polarizada. En cuanto a vida cotidiana es más común, para qué nos vamos a engañar. Es más agradable.

eC:¿Y cómo lo ves de cara a los Goya?

Isaki Lacuesta: Pues hacia los Goya me encantaría, aunque no veo que haya mucho sitio viendo un poco las tradiciones de La Academia (entre las que están no nominarme). Pues bueno, no me hago muchas ilusiones.

Se lo contaba antes a Isra: "no te hagas mucha ilusión, nunca nos han nominado a nada..." Algún día.

'Entre dos aguas' llega a los cines el 30 de noviembre.

Artículos recomendados

Todo lo que debes saber sobre la nueva plataforma de contenidos LOVEStv

LOVEStv, la plataforma de contenidos de RTVE, Atresmedia y Mediaset, comienza sus ...

Comentarios

Noticias relacionadas