Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Los 10 mejores openings de James Bond

Alberto Frutos Sábado 17 octubre 2015

Los 10 mejores openings de James Bond

1 'La espía que me amó': meloso Bond

Dos manos gigantes atrapan el paracaídas más cool de la historia hasta que llegan las camas elásticas. Y las acrobacias. El opening más cursi de la saga juega con las acrobacias entre las pistolas y el romance mientras la voz de Carly Simon inunda todo con la maravillosa balada 'Nobody does it better', siendo la primera canción que no comparte título con la película a la que representa. Binder opta por menos despliegue visual y más contención. Nuestro espía favorito se pone meloso desde el principio.

2 'Operación Trueno': Primeros compases

Nos colocamos las gafas de buceo y nos metemos bajo agua para descubrir el misterio, la profundidad y la épica elegancia marca 007. Ayuda, y de qué manera, la brutal canción de Tom Jones, banda sonora perfecta para un opening que, de nuevo, apuesta por lo mínimo, aprovechando al completo todas las posibilidades que da la belleza y oscuridad de los fondos marinos. La película no ha envejecido tan bien pero, 'Thunderball', sigue conquistado en sus primeros compases.

3 'Dr. No': historia desde lo mínimo

El inicio de todo. Binder tenía la complicadísima misión de conseguir, en menos de 3 minutos, captar toda la esencia de un personaje, transmitir su personalidad y, al mismo tiempo, marcar de por vida una saga. Todo cumplido. La banda sonora de Monty Norman elevaba a los altares una introducción juguetona y arriesgada. Tras su apariencia sencilla se esconde todo un tour de force minimalista capaz de llegar a lo máximo desde el detalle más diminuto. Un primer paso emocionante, diferente, en el que lo trepidante se daba la mano con los ritmos brasileños. Podría haber salido fatal. Terminó siendo histórico.

4 'Sólo se vive dos veces': lava oriental

De acuerdo, demasiados volcanes. Ellos se erigen como verdaderos protagonistas de una introducción de la que, sin embargo, es imposible no quedarse prendado. Nancy Sinatra interpreta una canción homónima que está, seguro, entre lo mejor del repertorio Bond mientras las imágenes juegan constantemente con las influencias orientales que aparecen a lo largo de la trama. No es excesivamente brillante como concepto pero, 'Sólo se vive dos veces', consigue atraparte a base de erotismo musical. Y lava. Mucha lava.

5 'El mañana nunca muere': sensualidad 2.0

Injustamente tratada por la crítica, 'El mañana nunca muere', es una de las mejores películas Bond con Pierce Brosnan al frente. Y su opening está a la altura. Daniel Kleinman, incorporado como responsable de las introducciones 007 en 'Goldeneye' tras la muerte de Binder, se sirve de la (ultra) sexy interpretación de Sheryl Crowe en la canción homónima para aportar aún más valor a una introducción cien por cien noventera que, sin embargo, mantiene su vigencia y atractivo visual gracias a un recurso tan simple como la referencia a la tecnología informática. Sensualidad y ordenadores. Sí, es posible. El opening favorito de cualquier informático.

6 'Casino Royale': as ganador

Una absoluta maravilla. 'Casino Royale' nos presentaba a lo grande al nuevo Bond con rostro de Daniel Craig. La película renovaba la fórmula y lo hacía con pulso de hierro, mayor dosis de drama y otorgando al personaje una profundidad psicológica que se vería reforzada e incrementada en sus posteriores entregas. Pese a la poca ayuda que aportaba el tema principal interpretado por Chris Cornell, Kleinman se apoya en la animación y deslumbra ofreciéndole al espectador la posibilidad de lanzarse de cabeza al universo Bond. Las cartas vuelan, las partidas se ganan en el último segundo, la sangre hace acto de presencia y Craig calla la boca de todos aquellos que dudaron de sus posibilidades como agente 007 desde el primer momento. Funciona en modo metafórico, cautiva en su riesgo e hipnotiza con su maravilloso uso del juego como psicología y músculo. Un triunfo.

7 'Skyfall': resurrección

Llegamos con la quinta marcha desde su espectacular prólogo y chocamos contra ese tren de alta velocidad que es 'Skyfall'. La mejor película de la franquicia hasta la fecha merecía un opening a la altura y el regreso de Kleinman, después del estropicio de 'Quantum of Solace', convirtió nuestros deseos en realidad. Adele ponía su montaña de arena con una canción histórica, brillante hasta la médula, y los mejores tiempos de Bond parecían resucitar ante nuestros ojos con homenajes a otras películas de la saga en unos títulos de crédito perfectos. Todo el universo 007 resumido en cuatro minutos que podrían durar toda la vida. 'Spectre' lo tiene complicado. Muy complicado.

8 'Vive y deja morir': McCartney, Paul McCartney

He tenido que controlarme (mucho) para no colocar el opening de 'Vive y deja morir' en el primer puesto. Y eso habría ocurrido si estuviéramos haciendo un especial sobre las mejores canciones Bond. Paul McCartney, en pie, compuso una canción tan redonda, tan perfecta en su capacidad para convertir en melodía todo el universo del agente, que es una pena que el trabajo de Binder no estuviera a su nivel. Cuidado, esos rostros convirtiéndose en hueso y fuego son antológicos, pero el resto se quedaba en débil juego de luces y ecos exóticos que uno no termina de comprender demasiado. Pero ahí estaba McCartney. Ante eso, lo mínimo, es un bronce.

9 'Goldeneye': por la puerta grande

Ay, Tina. Pierce Brosnan llegaba a la ciudad como nuevo James Bond en el lejano 1995 y resucitaba una franquicia que andaba en la cuerda floja. La película triunfó entre crítica y público y, lo más importante, consiguió una nueva legión de fans que se enamoraron de un personaje que, desde los tiempos de Sean Connery, había ido perdiendo su esencia hasta convertirse en la sombra de lo que fue. Fuimos unos cuantos los que conocimos a Bond en esta aventura que tenía TODO lo que uno puede pedirle a una cinta de espías secretos, chicas sexys y escenas de acción para levantarse y aplaudir. Tras la primera de ellas, la voz de Tina Turner lo llenaba absolutamente todo y, claro, no quedaba otra que sucumbir. Regreso por la puerta grande y unos títulos de crédito renacidos que eran el primer golpe serio sobre la mesa. Bond ha vuelto para quedarse.

10 'Goldfinger': oro

En 1964, Binder necesitó simplemente un cuerpo cubierto de oro para dar forma a un opening memorable. Pequeños y elegantes movimientos de cámara, escenas proyectadas sobre una piel dorada y la mejor canción de la historia Bond, inolvidable Shirley Bassey, construyen unos títulos de crédito que, al igual que ocurre en las primeras entregas, no necesitan de grandes despliegues para conseguir una épica de seda. Un hito que no tiene los fuegos artificiales de algunas de sus compañeras más reconocidas pero que, sin embargo, consigue ejemplificar a la perfección las razones por las que 007 es uno de los personajes más importantes de la cultura cinematográfica de las últimas décadas. El oro de esta lista solamente podía ir a parar al...oro.

James Bond no sería lo mismo sin sus títulos de crédito. En la historia del cine no existe una colección de openings más variados y apabullantes que los que componen la saga del agente 007. Dos creadores, Maurice Binder y Daniel Kleinman. Canciones inolvidables, imágenes imborrables y un conjunto de decisiones visuales sin las cuales el personaje creado por Ian Fleming no estaría completo en la gran pantalla. A continuación, seleccionamos nuestros 10 openings favoritos. Nos ponemos bien el traje y nos sumergimos en pequeñas obra de arte tan imprescindibles como el Martini:

Los 10 mejores openings de James Bond

Artículos recomendados

Palmarés del Festival de Sitges 2015. 'The Invitation' triunfa

El suspense psicológico de 'The Invitation' gana el Festival de Sitges 2015

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas