Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

A 'Artemis Fowl' le falta mucho para ser una mente criminal

Jesús Agudo Jueves 11 junio 2020

Año 2001. La fiebre 'Harry Potter' está alcanzando récords de temperatura con cuatro libros ya en librerías y la primera película a punto de estrenarse. Cuando una novela se convierte en fenómeno, el género prolifera hasta el punto de que parece que no se leen otro tipo de historias. Ese año llegaba a las estanterías el primer libro de una nueva saga de fantasía, 'Artemis Fowl', que en realidad compartía con el joven mago bastante poco. Este chico irlandés de familia adinerada traía una visión más traviesa de los relatos plagados de hadas, centauros, duendes o trolls. Eoin Colfer mezcló elementos conocidos del género y los hizo más escatológicos, más pícaros, más bordes. Sin duda, era otra cosa dentro de formar parte de la moda. Décadas después, tras un montón de retrasos y cambios de manos, esta mente criminal de 12 años llega por fin al formato audiovisual de la mano de Disney y de Kenneth Branagh.

Artemis Fowl

Desde el anuncio de la asociación del estudio con la saga de Eoin Colfer me picó la curiosidad. ¿Cómo iba Disney a mantener esa visión tan socarrona con su manera de hacer las cosas tan para toda la familia? Más con alguien como Kenneth Branagh en la dirección. 'Artemis Fowl' se descubre como una adaptación bastante ligera de la primera novela de la saga (y ecos de la segunda), manteniendo escenas concretas pero realizando cambios profundos en el libro, siempre con el visto bueno de Colfer. Pero desde el cambio más importante, el objetivo de Artemis, queda claro que nos vamos a encontrar con la historia "lavada" con el filtro familiar. En la novela, Artemis monta todo un plan para robar el oro de las criaturas mágicas que viven bajo tierra y así restaurar la fortuna de la familia. En la película, el protagonista necesita hacerse con un objeto mágico, el Aculos, para pagar el rescate de su padre, secuestrado por un misterioso personaje llamado Opal Koboi, principal antagonista de la saga literaria. Eliminado el robo, 'Artemis Fowl' ya no va tanto de un "genio del mal precoz" sino de un niño que hará todo lo posible por recuperar a su padre.

Muchos de los cambios hechos en la película van por ese camino, quitándole bastante la gracia (y el rasgo distintivo) a la historia. 'Artemis Fowl' recuerda demasiado a una aventura fantástica formulaica de Disney. El que más sufre estas modificaciones es el propio Artemis. En los libros nos encontramos con un niño bastante repelente pero extremadamente inteligente, que siempre tiene la última palabra y que deja claro todo el tiempo que es la persona más lista en la habitación. Los rasgos que le podían haber sido un protagonista difícil de tragar hacen en realidad un personaje muy carismático y, por lo menos, interesante. En la película Artemis pasa bastante desapercibido en su camino de madurez, sin ese toque de "maldad" que le daba la personalidad. Por mucho que hayan buscado entre miles de niños, Ferdia Shaw no cuenta con el empaque suficiente para mantener el liderazgo de la película.

Artemis Fowl

Por suerte para él, tiene a su alrededor a unos cuantos secundarios que sí consiguen dar un poco de vidilla a la historia, como Mayordomo (Nonso Anozie), que mantiene esa curiosa relación profesional y de amistad con Artemis, o Juliet (Tamara Smart), a la que dejan al menos divertirse en las pocas escenas que tiene. Otro gran acierto es Josh Gad como Mulch Diggums, un enano ladrón demasiado alto para ser un enano, y demasiado bajo para ser un humano. Apartado de todos, ha tenido que aprender a valerse por sí mismo, y lo hará cueste lo que cueste. Gad, que sigue siendo cautivador como secundario de lujo, hace que un personaje muy querido de los libros destaque sobre los demás (también le dan una trama más amplia) y consigue que queramos seguir su historia y cómo se cruza con la de Artemis, aunque esta vez no se tire pedos capaces de reventar los cristales de una habitación entera (otro sacrificio en la película). Ellos tres son los personajes más interesantes de la cinta, con permiso de Judi Dench en una reformulada Comandante Root, igual de arisca que la versión masculina del libro, pero con la actriz en piloto automático, al igual que Colin Farrell. Qué suerte tiene Kenneth Branagh que hasta el piloto automático de Dench sea digno de ver. Lara McDonnell, que interpreta a Holly Short, sufre también bastante los cambios del personaje y, al igual que Artemis, no tiene el fuste suficiente para destacar a pesar de ser co-protagonista. 'Artemis Fowl' lleva muy bien el lado del villano. Opal Koboi no sale lo suficiente como para descubrirse como la némesis de toda una saga, y los que se ponen en el camino de Artemis o de las hadas son realmente olvidables. En el libro, al menos, Artemis era en gran medida el villano de la historia, un manipulador que busca extorsionar a una raza entera de criaturas para su beneficio. Sin esa parte en la película, la falta de un villano fuerte acaba remarcando lo bueno que se ha vuelto Artemis y lo poco natural que suena que diga que es "un genio del crimen".

Presupuesto de cine

Más allá de cambios por aquí y por allá, 'Artemis Fowl' sí llega a mostrar escenas clave del libro adaptadas de manera bastante correcta, como la emboscada a Holly o el ataque del troll en la mansión Fowl. Branagh y su equipo han hecho un trabajo muy interesante de diseño de producción, no solo con la casa de los Fowl, que construyeron entera, sino con el mundo de las criaturas, manteniendo ese toque más moderno que es un soplo de aire fresco entre tantas historias de centauros y hadas en castillos y decoraciones medievales. La película también se beneficia de su ajustada duración de 90 minutos para mantener bastante bien el ritmo, dando como resultado una aventura entretenida con una buena factura técnica. Mención especial para la banda sonora de Patrick Doyle, que ha sabido mezclar muy bien la música típica irlandesa con las melodías habituales de este tipo de películas.

Artemis Fowl

Pero aunque 'Artemis Fowl' no llega a aburrir, y sin duda se nota que estaba pensada para verse en cines, al final no deja de sentirse como una adaptación algo cobarde y demasiado para toda la familia de un libro que al menos lograba tener un aire algo distinto. Sin esa picardía se queda en una película Disney más que no cuenta con la fuerza suficiente como para iniciar una franquicia de películas, que era probablemente la intención desde el principio (la película deja la puerta abierta de par en par para ello). Puede que le venga bien el estrenarse tan lejos del lanzamiento de los libros para evitar comparaciones. Incluso a lo mejor hay fans que sí valoran los cambios que puedan sorprenderles por el camino. Pero los que busquen al genio del crimen de doce años no lo van a encontrar. En su lugar, tendrán a otro niño que solo quiere reunirse con su padre. Esa historia ya nos la han contado muchas veces, y con mucha más personalidad.

'Artemis Fowl' se estrena en Disney+ el 12 de junio.

Nota: 5

Lo mejor: El ritmo se mantiene gracias a la duración de la película. El diseño de producción.

Lo peor: Artemis ya no es ningún genio criminal, y la película está falta de algo que la haga distinta.

Artículos recomendados

'The Witcher' estaría a punto de retomar su rodaje

'The Witcher' estaría a punto de retomar su rodaje en Reino Unido

Comentarios

Noticias relacionadas