Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Libertad': La tierra que curte al alma

Miguel Ángel Pizarro Viernes 26 marzo 2021

El cineasta bilbaíno Enrique Urbizu llevaba un decenio alejado de la gran pantalla, pues su último largometraje, el fascinante 'No habrá paz para los malvados', se estrenó en 2011. Enfocado en la televisión, dirigió dos episodios de la olvidable 'Las aventuras del Capitán Alatriste' y volvió por la puerta grande con la aplaudida 'Gigantes'. Realmente, su regreso a la gran pantalla también proviene de la pequeña, puesto que 'Libertad', su proyecto más ambicioso hasta el momento, originalmente, iba a ser solo una miniserie en Movistar+.

Libertad

Realmente, miniserie es. Sin embargo, durante el proceso de montaje y posproducción, surgió el milagro, saliendo así un largometraje. De esta manera, Urbizu continúa los pasos de otros cineastas que llevaron un proyecto televisivo a la gran pantalla, como hizo Ingmar Bergman con 'Fanny y Alexaner' y 'Secretos de un matrimonio' o Marco Tullio Giordana con 'La mejor juventud'. Eso conlleva, por supuesto, a analizar ambas producción desde dos prismas distintos, aunque el fin es el mismo.

Con lo cual, toda analizar la película y la serie. La diferencia entre ambas es muy clara. Más allá de lo evidente, respecto a la duración (el largometraje dura 138 minutos frente a los casi 250 que tiene la ficción de Movistar, Urbizu le ha dotado a ambas de personalidad propia, de manera que son capaces de ser autónomas completamente, un punto que refuerza su relación con las obras de Bergman y Giordana, citadas en el párrafo anterior. En ambos casos, Urbizu crea dos propuestas originales y alejadas de lo que puede esperarse de este tipo de producciones históricas.

Libertad

Una tragedia griega con tintes de John Ford y Sergio Leone

Por un lado está en largometraje. Su apartado técnico es impecable. Aunque la fotografía y el diseño de producción son los mismos, en la gran pantalla es donde pueden alardear de su impresionante calidad. Rodada en un 90% en espacios naturales, Urbizu hace un gran cambio para realzar la sensación épica, que provoca que se sienta que se está ante una espléndida reinterpretación del wéstern, y es en el sonido. La mezcla y el montaje de sonido difiere de su hermana televisiva, así como también su banda sonora, con música compuesta específicamente para la versión cinematográfica.

¿El resultado? Un magnífico wéstern, heredero de 'Centauros del desierto', 'La muerte tenía un precio' o de títulos más contemporáneos como 'Sin perdón'. No obstante, Urbizu lo arraiga a la realidad española, retratando una época que marcó el devenir de la España contemporánea: el siglo XIX. De hecho, el foco principal está en el concepto que envuelve a su propio título, libertad. Es una palabra que para sus protagonistas significa algo distinto, desde la Llanera y su hijo (dos estupendo Bebe y Jason Fernández), los cuales buscan vivir en paz y tranquilidad, hasta el Gobernador Montejo (sublime Luis Callejo), para el cual es sinónimo de mercado libre, pasando por los bandoleros, Aceituno y Lagartijo (infalible Isak Férriz y correcto Xabier Deive), para los cuales simboliza la vendetta.

Libertad

Y es ahí, donde Urbizu trae la tragedia que supuso el siglo XIX, la época de los bandoleros, las revoluciones y la lucha entre el antiguo régimen absolutista y el germen de la democracia parlamentaria. 'Libertad' y el precio alto que se debe pagar por ella, convierten al filme de Urbizu en una tragedia griega. No obstante, el cineasta, que lleva a la pantalla un guion de Miguel Barros y Michel Gaztambide, sí resalta otra importante influencia para su obra, 'Curro Jiménez', aunque este aspecto es más evidente en la serie de televisión.

Digna heredera de la icónica 'Curro Jiménez'

Porque 'Libertad' es un espléndido largometraje y una serie notable. La diferencia principal es cómo ahonda la ficción para televisión en aquellos personajes de reparto que son clave para la narración. Papeles como los de Jorge Suquet, Beatriz Arjona o Ginés García Millán tienen la opción de tener una mayor profundidad, cosa que en su contraparte cinematográfica quedan en un discreto segundo plano. Esto permite empatizar más con las distintas partes y ofrecen una mirada más cercana a lo era la España de 1807, en la que cada exhalación podía ser la última en cualquier momento.

Libertad

Otro aspecto de la serie es su ritmo, que se aleja de cualquier influencia moderna, mostrando a Urbizu en estado puro. Con 'Gigantes' jugó más con unos cliffhangers que brillan por su ausencia en 'Libertad', en la que se toma su tiempo para crear el ambiente y la atmósfera que dejen paso al estallido y la lucha entre bandoleros y los agentes de la ley, preparando al público para momentos de gran tensión. Lo curioso es que ese ritmo más pausado permite crear una miniserie atípica en la ficción actual, que ha dado pie a un wéstern para cines con aroma a clásico.

Comparar ambas versiones se antoja innecesario, pues ambas, aunque acaben narrando lo mismo, saben llegar al final de maneras distintas, una seleccionando los momentos clave, conformando una certera historia en la que no hay ganadores y otra ahondando más en una realidad inhóspita que puede apreciarse más con el desarrollo de ciertos personajes. Sin duda, un experimento que Urbizu sabe afrontar, que muestra también que aún existe espacio para esa conversación entre dos lenguajes tan diferentes como son el cine y la televisión y que cuyas diferencias solo enriquecen, resaltando, curiosamente, los medios principales en que deben verse ambas versiones, una para las salas de cine y otra para las salas de estar.

Nota película: 8

Lo mejor: Visualmente es la obra más lograda de Urbizu. La relación entre Bebe y Jason Fernández y, posteriormente, la de este con Sofía Oria. Su punzante desenlace.

Lo peor: En la segunda parte del filme sí está la sensación de que faltan datos, las elipsis fuerzan al público a guiarse demasiado por el contexto.

Nota serie: 7

Lo mejor: Permite conocer con mayor profundidad a los otros personajes y la ambición que hay tras los bandoleros y el Gobernador.

Lo peor: En sus primeros episodios, su ritmo es demasiado lento. De acuerdo que no haya cliffhangers, pero da la impresión de que se busca estirar el metraje en ciertas secuencias.

Artículos recomendados

Nueva derrota para Johnny Depp en los tribunales

Nuevo varapalo judicial para Johnny Depp: el Tribunal de Apelación dictamina que no ...

Comentarios

Noticias relacionadas