Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'Nadie': Bob Odenkirk es un John Wick de andar por casa en un thriller de acción con mucho sentido del humor

Pedro J. García Viernes 30 abril 2021

"Saul Goodman como nunca lo habías visto". Con este eslogan bien se podría haber promocionado 'Nadie', lo nuevo del creador de 'John Wick' que protagoniza Bob Odenkirk, conocido sobre todo por dar vida al abogado de Albuquerque en 'Breaking Bad' y su spin-off, 'Better Call Saul'. En este thriller de acción, el actor se pone al frente de un nuevo e intenso espectáculo plagado de mamporros y tiroteos en el que el arma más infalible no es una pistola o una metralleta, sino el inmenso carisma y presencia de su protagonista.

Bob Odenkirk

'Nadie' tiene detrás y delante de las cámaras a un equipo de lo más curtido en el cine de acción. El film está dirigido por Ilya Naishuller ('Hardcore Henry') y cuenta con guion de Derek Kolstad, creador narrativo de la franquicia 'John Wick' y guionista de 'Falcon y el Soldado de Invierno'. Acompañan a Odenkirk en el reparto el legendario Christopher Lloyd ('Regreso al Futuro') como el padre del protagonista y Connie Nielsen ('Wonder Woman') como su esposa. Y a la producción nos encontramos también a David Leitch, especialista de escenas de riesgo, otro de los responsables de 'John Wick' y director de 'Atómica', 'Deadpool 2' y 'Fast & Furious: Hobbs & Shaw'. Con estas credenciales, 'Nadie' promete altas dosis de acción, emociones fuertes y violencia... y no decepciona.

Cuando a un don nadie se le acaba la paciencia

Siguiendo la estela del personaje interpretado por Keanu Reeves para la exitosa saga 'John Wick', que ya prepara sus entregas cuarta y quinta, Odenkirk se pone en la piel de un lacónico héroe de acción, solo que en su caso de naturaleza inicial y aparentemente mucho más modesta. El actor interpreta a Hutch Mansell, un resignado padre de familia que lleva toda la vida soportando que los demás lo consideren un fracaso y aguanta los golpes que le da la vida sin defenderse. Una noche, cuando dos ladrones entran en su casa, Hutch decide no actuar y no opone resistencia, convencido de que esa es la única manera de evitar que la situación acabe en tragedia.

Sin embargo, tras el ataque, la vida de Hutch empeora aun más, ya que a ojos de los demás su reacción pacífica confirma que es un cobarde y un don nadie incapaz de arriesgarse para defender a su familia. Su hijo adolescente no oculta su decepción y su mujer, ya de por sí distante, se aleja más de él. Esto sirve como detonante para que Hutch estalle y desate la rabia que lleva acumulando durante años de frustración, embarcándose en una sangrienta y peligrosa odisea de venganza en la que pondrá en práctica habilidades que nadie sospechaba que tenía, a la vez que saca a la luz oscuros secretos sobre su pasado. Dispuesto a proteger a su familia, Hutch pondrá su vida en peligro para acabar con sus enemigos y conseguir que nadie vuelva a subestimarlo jamás.

'Nadie' capta la atención desde el primer minuto con la primera aparición de Odenkirk magullado en una sala de interrogatorios y un genial montaje inicial que sirve para exponer con ritmo y humor el día a día de Hutch, sumergido en la rutina más absoluta antes de los acontecimientos que lo llevaron hasta ese lugar. Este divertido prólogo sienta el tono de la película, que fusiona acción y comedia con destreza y mucha gracia, dando paso a continuación a una historia que apenas baja la guardia en todo el metraje, lo que hace que la agradecida hora y media que dura el film se pase en un suspiro.

Acción de primera y Odenkirk a la máxima potencia

Es cierto que Kolstad no inventa nada y 'Nadie' se adscribe al pie de la letra al subgénero de la acción protagonizado por hombres normales y corrientes que se transforman en máquinas de matar para proteger a su familia y acabar con los malos (casi siempre rusos, como es el caso). Pero hay algo especial en esta película, que se las arregla para abordar el género con refrescante descaro y personalidad, haciendo que algo que ya hemos visto muchas veces resulte tan efectivo como la primera vez, y sobre todo, más divertido que nunca.

Bob Odenkirk

Porque 'Nadie' es, y perdonadme el tópico, un auténtico tour de force de acción que va de menos a más, aumentando la violencia y espectacularidad de sus peleas a medida que avanza (recordad, la del autobús es para la posteridad), para culminar en un explosivo clímax que se podría describir como un demencial homenaje para adultos a 'Solo en casa'. El guion de Kolstad se niega a desvelar demasiado o sobreexplicar lo que estamos viendo, lo cual se agradece, ya que confía en la inteligencia del espectador, cosa que no siempre ocurre con este tipo de películas. Y la trama está llena de sorpresas y detalles con los que el guionista gasta los cartuchos justos a la vez que deja suficientes de reserva para posibles secuelas.

Pero más allá de su acción sin descanso, excelentemente coreografiada y ejecutada, lo que eleva 'Nadie' por encima de otras películas similares -y de las expectativas- es sin duda el convincente trabajo de Odenkirk, que rebosa carisma y presencia escénica por los cuatro costados y resulta ser un actor de acción con mayúsculas, siguiendo así los pasos de Keanu Reeves con soltura y resultado triunfal. Además de aprender a pelear al estilo John Wick, su magnetismo traspasa la pantalla y su capacidad para dotar de humanidad y profundidad a un personaje que, por definición, no es "nadie", sigue siendo sobresaliente. Odenkirk recibe golpes como un campeón y los reparte como un héroe sin miedo a nada, dominando con maestría ambas facetas de su personaje. Da gusto verlo en acción.

Una franquicia en potencia

'Nadie' es exagerada y excesiva, pero a su vez consigue mantener los pies en la tierra gracias a un personaje central con el que es muy fácil conectar e imposible no empatizar. Sin revolucionar el género, la película se alza como un thriller de acción más que eficaz, haciendo gala de un acabado técnico y visual impecable y contando una historia que engancha con un guion sencillo y bien construido. Todo mientras divierte con su irreverente humor negro, abundantes golpes de efecto y una tendencia a pasarse de rosca y no tomarse nada en serio. Si algo se le puede reprochar es que en ocasiones se viene demasiado arriba con la comedia y se vuelve repetitiva abusando de los montajes musicales y otros recursos.

Por lo demás, 'Nadie' funciona como un tiro, nunca mejor dicho. Es brutal, salvaje, entretenida y mucho mejor de lo que cabía esperar de lo que parecía un simple sucedáneo de 'John Wick' para usar y tirar. De hecho, las posibilidades que entraña esta película son enormes de cara a construir una nueva franquicia alrededor de Odenkirk, incluso con posibles crossovers con la saga de Reeves (por pedir...).

Bob Odenkirk

La historia de Hutch Mansell (de la que muchos detalles se quedan en el tintero) y sobre todo la gloriosamente kamikaze interpretación del actor de 'Better Call Saul' nos dejan con ganas de más. Especialmente después de un final que está claramente diseñado para dar pie a una continuación, sería un error no seguir explorando su potencial y, sobre todo, darnos el gustazo de volver a ver a Odenkirk dando caña en un papel que parecía estar toda la vida destinado a interpretar. Bienvenido al nuevo club de los héroes de acción, Bob.

Nota: 7

Lo mejor: Su sentido del humor, su acción, el hilarante personaje de Christopher Lloyd y sobre todo Bob Odenkirk, que hace su personaje icónico desde la primera escena.

Lo peor: Que no es nada que no hayamos visto ya y puede pasarse de "guay" en algunas escenas.

Artículos recomendados

Crítica de 'Yalda, la noche del perdón'

'Yalda, la noche del perdón': Pena de muerte en prime time

Comentarios

Noticias relacionadas