Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Emmy 2020: Noche histórica para los Emmy y para 'Schitt's Creek'

Jesús Agudo Lunes 21 septiembre 2020

La gala de los Emmy 2020 lo tenía todo en su contra. Ya no solo la pandemia del coronavirus, tenían hasta al presentador de los infames Oscar de 'Moonlight' - 'La La Land'. Jimmy Kimmel aceptó el reto a pesar de todo. Y salió bastante bien parado para la cantidad de cosas que pudieron salir mal. Los premios de la Academa de la Televisión hicieron historia en varias razones.

Empezando por la propia ceremonia. En vez de optar por una gala pregrabada decidieron arriesgarse a hacerlo prácticamente todo en directo, con Kimmel desde un plató (aunque nos intentara engañar al principio con imágenes de públicos de ediciones pasadas) y los nominados conectados desde sus casas. Se enviaron 140 equipos de cámara a los candidatos para que pudieran grabarse desde donde estuvieran y así, cada vez que se anunciaba una candidatura, la gigantesca pantalla que rodeada al presentador se convertía en la llamada de Zoom más glamourosa de nuestras vidas. Sorprendentemente, todas salieron bien. Quizás les pagaron también un aumento de megas.

El COVID-19 fue absoluto protagonista de toda la velada, desde el discurso inicial de Kimmel, bastante pesimista, hasta cómo después rompió esa tónica para dedicar el resto de la gala al virus, sí, pero en un tono de lucha y esperanza y, sobre todo, en remarcar a la televisión como lugar feliz al que huir de la horrible realidad. En videos pregrabados personas que han luchado en primera línea contra la pandemia fueron los elegidos para entregar varios premios, y los chascarrillos sobre el virus se sucedieron durante toda la emisión. Algunos dieron momentos maravillosos, como Jennifer Aniston a punto de prender fuego a todo el Staples Center intentando apagar un sobre que estaban "desinfectando", a otros más repetitivos como la PCR de Jason Sudeikis. La ceremonia se convirtió en todo un evento transmedia porque se podía seguir por la retransmisión principal y por las redes sociales de los protagonistas, que mostraban sus looks caseros o enseñaban qué pasaba cuando no ganaban el Emmy y la persona encargada de dárselo (con esmoquin de contención para la ocasión) se iba por donde había venido. Tiraron de ingenio, y en general salió bien, aunque se perdiera esa sensación de "reducto libre de virus" que ha sido la tele para la gente en todo el mundo estos meses.

Jennifer Aniston, Jimmy Kimmel y su extintor en los Emmy 2020

Lo bueno que tuvo esta reconversión en gala "virtual" es que, aunque siguió durando tres horas, el ritmo fue muy rápido. Solo hubo pequeños cortes para clásicos como el In Memoriam (preciosa versión de 'Nothing Compares 2 U' por H.E.R., que abrió con Ruth Bader Ginsburg y cerró con Chadwick Boseman), para monólogos grabados con anécdotas sobre su papel en la industria por Lena Waithe, Issa Rae o America Ferrera, o conexiones especiales como la inesperada reunión de las chicas de 'Friends' ("Llevamos viviendo juntas desde 1994"). Los ganadores también se portaron bien y no se eternizaron en sus discursos. Quizás estar en casa les hizo estar más sueltos. Pero no todo es positivo. A pesar de que salvaron la situación como pudieron, a la gala le quedó un poso de poco vistosa, directa pero demasiado plana. Y aunque sea una frivolidad, se echó de menos la alfombra roja porque, aunque casi todos los nominados se lo curraron y aparecieron en pantalla vestidos de gala, un plano de videollamada hace que luzca bastante poco el vestuario, y también hemos venido a eso. De hecho, lo que resultó más extraño fue el segmento de "alfombra roja" del inicio de la retransmisión, en el que solo estaban los presentadores. Si la situación se alarga demasiado, ese es el reto que tendrán las futuras galas de premios que intenten seguir el camino de los Emmy.

Premios a la diversidad

Pero aún con eso, la edición de 2020 pasará a la historia, no solo por las circunstancias. En los premiados encontramos varios hitos que merecen ser destacados. Para empezar, batieron el récord de premios a actrices y actores negros, siete. Como siete fueron los Emmy que se llevó 'Schitt's Creek', que termina su historia pasando de ser la pequeña sitcom canadiense que casi nadie ve a ser la comedia con mayor número de premios por una sola temporada. La ficción de Eugene y Daniel Levy se llevó todo a lo que estaba nominada, desde mejor serie a las cuatro categorías interpretativas. Daniel Levy, por su parte, acabó amasando tres: Mejor Actor de Reparto, Mejor Guion y Mejor Dirección. Fue una gran noche para la diversidad con estos dos hitos, y 'Schitt's Creek' gana el final feliz que merece una serie que se convirtió en refugio para todos los que buscaban un mundo más amable entre tanto odio. Como la serie es tan familiar, todos los protagonistas pudieron celebrar la lluvia de premios juntos en Toronto en lo más cerca que estuvimos de unos Emmy al uso. Quizás mañana tengan que hacerse todos unas cuantas pruebas médicas, pero seguro que les habrá merecido la pena.

Annie Murphy y Daniel Levy celebran el Emmy 2020 a la mejor actriz de reparto en comedia

En miniserie parecía que iba a ser la noche de 'Watchmen', y casi lo fue aunque las categorías interpretativas estuvieron más repartidas, y tampoco se llevó dirección, que fue para 'Unorthodox'. Regina King, eso sí, también dejó su huella en la historia de los premios al igualar a Alfre Woodard como la actriz negra con más Emmys. Zendaya, por su parte, dio la sorpresa en la categoría de drama y se convirtió en la mujer más joven en ganar la estatuilla a la mejor actriz dramática por 'Euphoria'. Casi todo lo demás fue a parar a 'Succession', que era gran favorita esa noche. Su creador aprovechó para criticar a Trump, Boris Johnson, los magnates de los medios de comunicación que les mantienen en el poder y los nacionalismos por su pobre respuesta ante la pandemia e impedirle celebrar este premio con todo el reparto, que "se unió" a los aplausos cada uno desde su casa.

Aunque consiguieron mantener la ceremonia como un "happy place" hubo mucha presencia de discursos políticos. El auge de 'Watchmen' sirvió para reivindicar la masacre de Tulsa, y varios actores mencionaron o dejaron ver en sus camisetas recordatorios hacia el movimiento Black Lives Matter o víctimas de la brutalidad policial como Breonna Taylor. Y casi todos instaron a la gente a que se registrara y votara en las próximas elecciones de noviembre. Todo con un mismo objetivo: soñar con un futuro mejor.

Jimmy Kimmel con el público de los Emmy 2020

El esfuerzo de la Academia de la Televisión y de ABC por hacer una gala digna y segura dio buen resultado. No habremos tenido grandes despliegues o recargados números musicales, pero los Emmy de 2020 lograron su propósito de celebrar la televisión que hemos visto este año, que más que nunca ha sido nuestra ventana a lo más lejana posible de la realidad. Y demostrando que si se quiere, se puede. Aunque parezca estar todo en contra. Incluso en tiempos de coronavirus.

Artículos recomendados

Los mejores momentos de los Emmy 2020

Emmy 2020: Los mejores momentos ante una situación excepcional, con amor y humor

Series relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas