Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Visitamos el rodaje de 'Los ángeles de Charlie', secuela con las mujeres de acción que nos merecemos

Berta F. del Castillo Viernes 28 junio 2019

Kristen Stewart y Ella Balinska, en la piel de Sabina y Jane respectivamente, están descubriendo un nuevo mundo a Elena (Naomi Scott) y eso pasa también por el armario de la agencia Townsend, todo un paraíso para los fans de las películas originales protagonizadas por Cameron Diaz, Drew Barrymore y Lucy Liu, gracias a la cantidad de guiños que oculta. Elena lo mira todo con ojos de espectador, descubriendo, mientras Stewart no deja de insuflar vida a su personaje en ningún momento, sea el centro de atención o no, da igual. Es entonces cuando este repaso a las posibilidades estilísticas que ofrece la necesidad de cambiar de identidad, se convierte en la voz de una nueva generación en el momento en que Elena admira una prenda y Sabina responde: "además es un sujetador que no se clava, vamos progresando".

Si el triunfo está en las pequeñas cosas 'Los ángeles de Charlie' viene a llevarse el oro porque la actitud de sus chicas es de fortaleza en la feminidad, algo que no suele potenciarse en las mujeres de acción que simplemente han surgido de un perfil masculino al que se le ha cambiado la cara. Sabina no es así. Ella representa todo un mundo nuevo en lo que a estos personajes se refiere, uno alejado de viejos estereotipos que sale a relucir en esta misma escena cuando el ángel interpretado por Stewart se convierte en todo un caballero mientras guía a Elena hacia el falso fondo de ese armario sin limites. "Tontea con quien te de la gana", le dijo Elizabeth Banks a la líder del grupo; y de esa ambigüedad sexual al cielo, uno lleno de heroínas repartidas por todo el mundo. Uno que quiere dar cancha a los distintos tipos de mujer y aportar su granito de arena a ese relevo generacional peleón para el que la derrota no es una posibilidad.

Los ángeles de Charlie

Banks, principal impulsora de la saga 'Dando la nota', asegura estar siempre buscando contar historias sobre mujeres fuertes, así, en cuanto los ejecutivos de Sony le dejaron caer que el regreso de estos personajes femeninos era una posibilidad, esta cineasta empezó a darle vueltas al asunto. "'Los Ángeles de Charlie' siempre ha significado sororidad para mi por eso pensé que sabía exactamente cómo contar esta historia y cómo celebrar el legado de las películas originales. Todas las mujeres que apostamos por estas historias nos levantamos sobre los hombros de aquellas que han abierto camino a la vez que proporcionamos el siguiente escalón para el próximo grupo de mujeres que apueste por estas películas, por eso sentí que debíamos honrar a las historias originales". De ahí que nos encontremos ante una especie de secuela que nos llega 42 años después de la serie original. Nada de reboot o remake, aquí seremos testigos de lo que la globalización ha supuesto para esta empresa de investigadoras privadas todoterreno.

Así en lugar de lanzarse simplemente a ofrecer una visión actualizada de este equipo, Banks, a pesar de no querer hablar de "universo", ha dado un paso claro en esa dirección, la de expandir el mundo de los ángeles un poco al estilo de las propuestas superheróicas que tanto triunfan hoy en día. "La idea no es cambiar este mundo, sino seguir construyendo en él, por eso cuatro décadas después la agencia fundada por Charles Townsend en 1976 ha crecido hasta convertirse en una industria global dedicada al espionaje, la seguridad y la búsqueda y captura", apunta por su parte Max Handelman, productor de la cinta. Así lo que nos encontramos en el set de rodaje de esta propuesta de Sony es un armario lleno de guiños y un equipo mucho más amplio que aquel al que estábamos acostumbrados.

Los ángeles de Charlie

Reivindicando desde la base

Seguimos a tres mujeres: Stewart y Balinska son ángeles y después está Elena, personaje al que interpreta Scott, que empieza la película trabajando como ingeniera informática en una empresa tecnológica. Su vida se complica en el momento en que decide denunciar los problemas que detecta en esta compañía. Es entonces cuando acude a la agencia Townsend en busca de ayuda porque, como bien apunta Handelman, "no está siendo escuchada". Y desde este sentimiento se construye la base, desde esa encrucijada laboral (y vital) conocida por muchas mujeres, una en la que por mucho que alces la voz no hay forma. He aquí otro "detalle" que apuntala esa intención de Banks por crear una aventura desde un punto de vista completamente femenino, uno que apuesta por la diversidad incluso dentro de un mismo género. "Era muy importante para Elizabeth que las tres mujeres fuesen muy distintas además de personajes completos en si mismos. Cada una representa un tipo de mujer", apunta Handelman. "Además era vital que uno de los personajes fuese una mujer fuerte que trabaja en la rama científica para que hiciese las veces de modelo seguir, animando a las espectadoras más jóvenes a elegir carreras de ciencias o matemáticas".

Así por un lado tenemos a la ingeniera increíblemente inteligente a la que da vida Scott, y por otro a Jane y Sabina. "Jane es una persona muy independiente y estirada que aprende por el camino que puede ser muy buena trabajando en equipo. Es muy reservada y misteriosa al principio", comenta Balinska, algo a lo que reacciona Stewart asegurando que su personaje se encarga de "romper esa dura fachada". "Sabina es todo lo contrario, como un perro callejero rebelde y astuto, una de esas personas que en la superficie parece no tener las cosas controladas pero que al final hace muy bien su trabajo".

Los ángeles de Charlie

Acción alcanzable

"Son todo cosas que realmente podrías hacer, no nos movemos en una fantasía loca, algo que es inspirador en cierta forma porque no se aleja tanto como para que el espectador no pueda sentirse identificado", apunta Scott. Por lo que vimos de la escena de acción de apertura, la plausibilidad efectivamente va a ser uno de los puntos fuertes de las escenas de acción, que no por ello tendrían por qué ser menos espectaculares. De hecho en la mencionada secuencia, Stewart es el centro de atención de una impresionante lucha de poder coreografiada. "No somos supehéroes", afirma esta actriz, "No volamos haciendo Kungfu. Nuestra acción es muy práctica y realista". Además de "creíbles" este tipo de escenas abrazan el trabajo en equipo y la responsabilidad, según añade Scott. "La forma en la que manejamos esas situaciones es muy inteligente y cuidadosa. Si usamos armas, lo hacemos con responsabilidad y entrenamiento". "No vamos por ahi matando a villanos sin nombre", continua Stewart, "si sacamos nuestro arma es para defendernos, con el objetivo de sobrevivir o salvarnos la vida las unas a las otras. Cada bala cuenta y todo lo hacemos en defensa propia. La mayoría del tiempo usamos dardos tranquilizantes". Vamos, un espíritu muy en la línea filosófica de la Wonder Woman del papel y la que más recientemente hemos visto de la mano de Patty Jenkins y Gadot: aquí no se abusa de la licencia para matar a pesar de que la inspiración pueda venir de ese otro famoso espía.

"Me baso en el rollo espía de la vieja escuela, un poco el James Bond de los inicios", asegura Banks sobre una acción muy trepidante a pesar de que la puedan realizar las chicas sin la intervención de dobles en la mayoría de los casos. "Me inspiré en 'John Wick' y 'Atómica' pero al final del día todo se basa en los personajes porque cada escena tiene que lograr muchas cosas al mismo tiempo. Tiene que hacer avanzar la historia y permitir que conozcas un poco más a cada uno y las relaciones entre ellos". Una tarea más que encomiable teniendo en cuenta que en esta nueva película se ha apostado por un mundo muy amplio.

Los ángeles de Charlie

Más ángeles, muchos Bosleys

"Ya no hay solo tres ángeles de Charlie, hay muchos más", comenta Handelman. "Y, aunque en esta película nos centramos en la formación de un nuevo equipo, para Elizabeth era importante la idea de que en realidad hay ángeles por todas partes y que cualquier mujer que conozcas podría ser un ángel. De la misma forma hay más de un Bosley, de hecho hay Bosleys que gestionan distintas sedes en varios rincones del mundo. Patrick Stewart es como el patriarca, el más veterano, el original, pero hay muchos otros como Elizabeth o Djimon Hounsou".

"Bosley es más como un rango dentro de la organización", apunta Banks, "ya no es solo un nombre". Esta manera de considerar a los Bosleys, como un título, es lo que ha permitido que una mujer acceda a un puesto de autoridad en este universo en el que hasta el momento los ángeles eran las curritas que respondían ante dos hombres: Bosley y Charlie, un fiel reflejo de una situación muy real aún en los entornos laborales en los que se ha dado pasos hacia una igualdad que no termina de alcanzar las altas esferas, los trabajos de responsabilidad y toma de decisiones. Y es que la intención de Banks era precisamente esta: contar una historia sobre las mujeres en el mundo laboral, por eso se indigna ante preguntas en la línea de cómo pueden sentirse los hombres que rodean a nuestros ángeles. "Quería contar una historia sobre las mujeres en el trabajo. No me importan los novios, sus madres a las que no llaman o el gato al que se olvidan de dar de comer. Ese era el objetivo: mujeres en el entorno laboral. Estas mujeres están aquí para patear culos y hacer un gran trabajo". Por eso el único interés amoroso que encontramos a simple vista es un Noah Centineo completamente accesorio. "Noah interpreta a Lankson, un compañero de trabajo de Elena que se queda prendado de Jane al conocerla", y hasta aquí podemos leer.

Los ángeles de Charlie

Un mundo inclusivo

Tras el despertar de muchos ante la discriminación por cuestión de género o tendencia sexual, revisitar el pasado puede resultar en un viaje abrupto... Algo así pasa con la serie original que llegase a finales de los 70, que vista hoy es un desastre en ciertas cuestiones. Eso sí, siendo justos, aquella ficción televisiva estaba protagonizada por tres mujeres que controlaban su vida y trabajaban fuera de casa, cuando aún muy pocas lo hacían en aquella época. Así este universo no esta viendo por primera vez como se dan pasitos hacia una igualdad real, sino que ha metido por fin la quinta en ciertas cuestiones más sencillas quizá para las nuevas generaciones. "Los jóvenes me parecen personas muy fluidas, lo que es muy positivo para mi, y libre de prejuicios", asegura Banks hablando de sus personajes y de la tendencia sexual de los mismos.

"Si", responde por su parte Stewart al ser preguntada si hay algún personaje queer. "Era muy importante para nosotros que esta película jugase con un poco de ambigüedad. A mí me contrató primero [Banks] y digamos que en esta película no interpreto a un personaje tan alejado de mi, de hecho si cada uno de nuestros personajes realmente brilla es porque en parte somos nosotras. Así que prácticamente al empezar le pregunté «¿puedo tontear con quién quiera?» y me dijo «tontea con quien quiera que te encuentres, tontea con este poste si te apetece»". Algo que Stewart no ha dejado de poner en práctica en cada escena, incluso añadiendo pequeños gestos de cosecha propia en esa dirección: como la decisión de adoptar una actitud tradicionalmente masculina frente al personaje interpretado por Scott cuando le está mostrando un nuevo mundo. "Nuestros personajes no tienen nada de blanco y negro".

Nada de blanco y negro salvo en un punto vital: el feminismo se esconde tras cada fotograma de este producto de entretenimiento. ¿Será un feminismo realmente comprometido o se acercará más a esas muestras panfletarias de las que presumen tantos blockbusters actuales? Teniendo en cuenta que aún nos queda un largo recorrido hasta su estreno, el 29 de noviembre, de momento solo podemos tener fe en la increíble dedicación que muestra Stewart y en una Banks cuyo compromiso cada día queda más claro: "Como feminista siento que tengo que luchar por la igualdad de la mujer a todos los niveles. Esta película es mi pequeña aportación".

Artículos recomendados

Daisy Ridley ha abandonado las redes sociales para siempre

Daisy Ridley ha abandonado las redes sociales para siempre (y este es el porqué)

Comentarios

Noticias relacionadas