Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

'¡Shazam!': La emotiva historia de cómo la actriz española Marta Milans llegó a la película

Pedro J. García Viernes 12 abril 2019

Quédate con su nombre, porque es muy probable que lo vayas a escuchar mucho a partir de ahora. Marta Milans nació en Madrid, pero se marchó muy joven a Estados Unidos para perseguir su sueño de convertirse en actriz. El suyo es un caso poco frecuente, ya que lo habitual para los intérpretes españoles que dan el salto a Hollywood es primero desarrollar una carrera en España. Sin embargo, Milans se lanzó directamente a la aventura y a los 16 años se mudó a Nueva York a estudiar interpretación.

Allí empezó a trabajar como actriz en Broadway y no tardó en buscarse un hueco en la televisión, trabajando en series como 'Ley y orden: Unidad de víctimas especiales', 'Los misterios de Laura', 'No Tomorrow' o 'High Maintenance'. En 2014 se convirtió en una de las protagonistas de 'Killer Women', serie de ABC producida por Sofia Vergara que no llegó a cuajar en los índices de audiencia. En cine, Milans ha coincidido con Michael Fassbender en 'Shame' o con Jessica Chastain en 'La desaparición de Eleanor Rigby', y sobresalió en la cinta de terror 'Devoured', por la que obtuvo el premio a mejor actriz en el festival de cine fantástico de Nueva York.

Marta Milans

Pero Milans no ha dejado España de lado, sino más bien todo lo contrario. La actriz, que sigue muy ligada a su Madrid natal, está desarrollando una carrera paralela en nuestro país, donde recientemente la hemos visto en las ficciones de Movistar+ 'Vergüenza' y 'El embarcadero'. Actualmente, Milans tiene dos películas en nuestra cartelera, 'Asher', que protagoniza junto a Ron Perlman, y la que ha supuesto su gran oportunidad en Hollywood, '¡Shazam!', cinta de superhéroes de DC en la que interpreta a Rosa Vasquez, la madre de acogida de los protagonistas adolescentes.

Para hablar de Rosa, del impacto que '¡Shazam!' ha causado en su vida (y en la de muchas otras personas), de los entresijos del secretísimo proceso de las películas de superhéroes en Estados Unidos y cómo está viviendo el sueño de Hollywood, la actriz nos ha concedido una entrevista en exclusiva. Esto es todo lo que nos contó.

Una prueba a ciegas y el destino la llevaron hasta DC

Hablando con Marta Milans puedes sentir el cariño y la ilusión que la actriz siente por la película que le ha abierto las puertas al mundo de los blockbusters de Hollywood. Para ella es mucho más que una película de superhéroes, es una celebración de la familia que ha vivido de manera muy personal. "Podría estar hablando tres horas contigo de esta película", me dice nada más empezar la entrevista, y en su tono de voz se puede escuchar sinceridad y agradecimiento.

Empezamos por el principio, ¿cómo consigue una actriz española semidesconocida un papel en una película de superhéroes de DC? "Curiosamente, fue una prueba normal y corriente, como cientos de miles que he hecho en los últimos años", me cuenta, "con la diferencia de que, esta vez, sabía que era para una película potente". El secretismo que rodea a las películas de superhéroes es conocido por todos, pero no sabemos los extremos a los llegan los estudios para evitar que se filtre cualquier tipo de información.

"No te dicen qué película es", recuerda Milans. "Firmas mil contratos de confidencialidad y sabes que es una película de superhéroes, pero no te dicen cuál. Ni siquiera sabes para qué papel estás haciendo la prueba. Te mandan unas separatas y tampoco sabes si son de la película o no". La experiencia de Milans en el casting de '¡Shazam!' podría tomarse como una prueba del destino. La actriz relata que, antes de la audición decidió cortarse el pelo muy corto y el resultado fue un desastre: "Parecía que me habían lamido la cabeza. Llegué a Los Ángeles desesperada y me recomendaron una peluquera que, para arreglarme el destrozo ¡me lo cortó aun más corto! Parecía una seta".

Marta Milans y su personaje, Rosa, en los cómics de DC

Pero quién le iba a decir que todo formaba parte del plan del universo para llevarla hasta DC. Al entrar a la sala de casting con su nuevo look a lo Cleopatra, la asistente del director de casting dio un salto. "Si supieras lo que te pareces al personaje del cómic...", le dijo, sin poder desvelarle de qué personaje se trataba. Más adelante, Milans descubrió que iba a interpretar a Rosa Vasquez, la madre de acogida de los niños de '¡Shazam!'. La actriz me cuenta cómo le comunicaron la buena noticia: "Me llamaron a los cuatro días. En un casting de esa envergadura te imaginas que vas a tener que hacer 27 pruebas más, pero no fue así. Me ofrecieron el papel a la primera. Cuando mi agente me mandó el dibujo de Rosa le dije que verdaderamente me parecía mucho, a lo que me respondió «No es que te parezcas, es que ahora eres ella». Después se lo mandé a mi madre, que es escultora y pintora, y creyó que era una caricatura mía. No sé, si no me hubiese cortado el pelo quizá no me hubiesen dado el papel. Nunca se sabe", concluye.

El significado de ser Rosa Vasquez y el valor social de '¡Shazam!'

Cuando Milans descubrió que la prueba que había hecho no era para interpretar a una superheroína, no se sintió decepcionada, sino más bien todo lo contrario. "Cuando me preguntan, «Es una película de superhéroes. ¿Eres una superheroína?», yo respondo: «No, soy mucho mejor que un superhéroe, soy la madre de todos los superhéroes»", me dice orgullosa. "Eso me parece que es un superpoder mucho más cool". Milans dice sentirse muy afortunada por haber participado en '¡Shazam!', no solo por la magnitud del proyecto y las oportunidades que le puede brindar en su carrera, sino también por el efecto que la película puede causar en la audiencia, especialmente en la infantil.

"'¡Shazam!' no es una película de superhéroes cualquiera", declara, "Su mensaje no es luchar contra un villano de otro planeta o debajo del agua. Es una historia sobre un niño que está totalmente desangelado, que siente que su familia le ha defraudado y piensa que nunca va a encontrar un hogar. El personaje de Rosa es el corazón de la película, es una mujer que le brinda un hogar, no solo a él, sino también a los demás niños de la película, todos huérfanos. Rosa forma junto a Víctor (Cooper Andrews) un núcleo familiar tan maravilloso, lleno de amor, seguridad y sentimiento de acogida, física y emocionalmente".

El hogar de Rosa y Víctor

Ambientar la historia de Billy Batson (Asher Angel como adolescente, Zachary Levi en su versión como Shazam) en una casa de acogida presentaba una oportunidad para lanzar un mensaje de esperanza a los niños. En el arco emocional de Billy hay una lección muy valiosa según la actriz: "Se da cuenta de que su familia no tiene por qué ser la biológica, es la que se le ha dado, la que ha encontrado, no es necesariamente de sangre. Es su familia porque le quiere tal y como es y no lo juzga ni lo rechaza. Para mí este es un mensaje muy valioso para todos los niños del mundo que no tienen hogar o tienen familias tóxicas donde no se sienten queridos. Imagínate el impacto positivo que puede tener en esos niños, que se vean reflejados en una película de superhéroes".

Milans es consciente de que precisamente muchos de esos niños no tienen los medios para ir al cine a ver '¡Shazam!', por lo que celebra que se estén llevando a cabo iniciativas de crowdfunding para llevar a orfanatos enteros a ver la película. "Trabajar en una franquicia de esta categoría es como si me hubiese tocado la lotería, pero lo verdaderamente importante es el impacto que puede causar la película a nivel social", reflexiona.

Interpretar a Rosa fue una experiencia muy personal para la actriz, ya que en cierto modo se inspiró en su propia madre para el papel. "Mi familia siempre ha colaborado en diversas organizaciones desde que éramos pequeños y mi madre colaboraba con una casa de acogida de monjas en Madrid, donde ayudábamos a una familia de hermanos", rememora. "A raíz de '¡Shazam!', hablé con uno de ellos, que ahora estudia Derecho Internacional en Alemania, y le dije que estaba interpretando un papel parecido al que mi madre hizo con ellos. Y me contestó «Si no hubiera sido por una figura como la de tu madre, nunca me hubiese atrevido a soñar de esta manera». Y ahí me di cuenta de que el mensaje que transmitimos con la historia de Rosa y Víctor en '¡Shazam!' es parecido".

Shazam y sus hermanos

La familia de acogida de Billy Batson destaca además por ser multicultural. '¡Shazam!' presenta uno de los repartos más diversos del cine de superhéroes. "Tengo una niña negra que es absolutamente maravillosa, un niño asiático, a Pedro, que es hispánico, tengo a un niño con un handicap físico. Es lo que deseo que sea el futuro del mundo", dice emocionada, dejando patente que tras las cámaras también se formó una familia de verdad entre ellos. Precisamente Pedro, el niño hispano, ha protagonizado estos días una conversación en Internet en torno a su orientación sexual. En un breve momento de la película en el que los niños van a parar a un club de striptease tras un enfrentamiento con el villano, Pedro dice al salir "No es lo mío", lo que ha llevado a los espectadores a interpretarlo como un indicio de que el personaje es gay.

Le pregunté a Milans si estamos en lo cierto en nuestra interpretación y me confirmó que ese pequeño momento está diseñado para establecer que Pedro, en efecto, no es heterosexual: "Lo habéis pillado muy bien, porque es correcto. Es una introducción correcta, y me llena de orgullo porque se hace de una manera elegante. No es necesario tener que dar demasiadas indicaciones". Si se explorase en la secuela, esto supondría un gran paso adelante para normalizar a las personas LGBTQ en el cine familiar. "A eso es a lo que tenemos que aspirar", continúa, "a que ya no sea «este es negro, este es gay, este es trans, esta es asiática». No, es que esta es Pepita López, esta se llama Rosa Vasquez, este se llama Pedro. Y son personas, punto final. Personas a las que les gusta un tipo de cosa, u otra cosa, o tienen esta religión, o tienen este background, o tienen esta raza. Que no sea que eso defina a la persona, sino que la persona es la persona y que verse identificado en películas de superhéroes que tienen el alcance que tienen por el poder de una maquinaria como la de Warner Brothers Studios o Marvel Studios, efectivamente llegue un momento en el que se normalice todo eso. Y me parece muy bonito que esto se presente a través de la personalidad y los caracteres de niños. Porque al fin y al cabo son niños todos y tienen esa inocencia en la que cada uno se le permite ese espacio para ser quienes son sin ser juzgados ni ser criticados".

Corazón de superhéroe

Todos los que han visto '¡Shazam!' coinciden en señalar que es una película de superhéroes con alma y corazón, y ese corazón se encuentra en el hogar de Rosa y Víctor. Por eso durante la postproducción, Warner decidió grabar escenas adicionales de la familia, para lo que tuvieron que reconstruir el decorado de la casa de Rosa, que ya habían desmontado. "Volvimos a Toronto para rodar más escenas. Algunas están en el corte final, otras estarán en los extras del DVD", desvela Milans.

La actriz se refiere al reparto juvenil como "mis niños", y destaca especialmente a Jack Dylan Grazer, que interpreta a Freddy en el film. "Para mí es la estrella de la película", comenta. En una de esas escenas adicionales (que nos explica en detalle, pero por desgracia no tenemos permiso para reproducir, aunque sí podemos adelantar que suena genial), Grazer la dejó boquiabierta con su talento. "Yo creía que traía las frases ensayadas, pero no, eran improvisadas. Le dije «Tú eres una mezcla de Will Ferrell y Vince Vaughn. ¿Cómo lo haces?»".

Tres semanas antes del estreno mundial de '¡Shazam!', Milans se reencontró en los estudios de Warner en Los Ángeles con Grazer y el resto de los niños, con los que vio la película terminada por primera vez. Fue entonces cuando la realidad de lo que estaba viviendo la arrolló de golpe: "Tenía a Darla (Faithe Herman) en mi regazo. Me resultaba profundamente difícil extraerme de la peli y verla como una espectadora, porque pensaba en el día que rodamos cada secuencia, a quién le dolía la tripa, si yo me encontraba mal... Y en un momento hacia el final, durante el enfrentamiento en el aire de Shazam y el Dr. Sivana (Mark Strong), de repente me di cuenta de dónde estaba. Le dije a mi agente que era la alergia y me fui al baño a llorar cinco minutos".

Trabajar a ambos lados del charco

A pesar de haber hecho realidad el sueño de Hollywood, Milans no tiene pensado dejar de hacer cine y televisión en España, sino más bien todo lo contrario. "Estamos ya en un momento en el mundo, sobre todo en el del entretenimiento, en que cada vez hay más participaciones internacionales gracias a las plataformas digitales como Amazon, Netflix o Hulu", reflexiona. "Por supuesto no quiero dejar de trabajar en casa, porque me ha picado el gusanillo de estar en mi país un veranito comiendo jamón y tortilla con mi familia y amigos. Ahí te das cuenta de lo bien que se come y lo bien que se lo pasa uno en España". A continuación me desvela que tiene un "proyectazo" secreto a punto de cerrar que la traerá de vuelta a España en las próximas semanas.

La experiencia de rodar y promocionar en Estados Unidos es muy distinta a la de España (para la premiere de '¡Shazam!' se paralizaron varias manzanas de Los Ángeles, donde se recreó la feria del final de la película, noria incluida). "Es lo que yo llamo los efectos especiales", me cuenta, "Hollywood impresiona y sobrecoge mucho al principio. Mola tener tu tráiler y tres asistentes que te traen el desayuno, pero al fin y al cabo, tu trabajo es tu trabajo y eso es lo que tienes que traer a la pantalla, sea en Pinewood Studios o en la Albufera de Valencia una mañana de julio muerta de calor con los mosquitos picándote. Me imagino que Bardem y otros actores que han dado el salto a Hollywood lo tienen clarito: el montaje exterior te puede cegar o divertir mucho, pero si te han dado el papel, tienes que estar a la altura, no dejarte llevar por cosas que son solo la guinda del pastel".

Marta Milans, Verónica Sánchez y Cecilia Roth en 'El embarcadero'

La conversación termina de manera inevitable con la secuela de '¡Shazam!'. Aunque Warner Bros. no la ha confirmado oficialmente, ya sabemos que están trabajando en ella. Lógicamente, Milans no puede darme información sobre la segunda parte: "No puedo decirte nada, porque igual sabes tú lo mismo que yo. Lo único que te puedo decir es que es el mismo guionista, Henry Gayden, que lleva trabajando en la secuela desde el principio del rodaje de la primera".

Por ahora, todo el reparto está esperando esa llamada por parte de Warner que les confirme que vuelven. "Todos hemos firmado una secuela, y una tercera también", deja caer, "pero todo está sujeto a los números de la taquilla". Lo que sí me puede decir con seguridad es que está deseando volver a ponerse en la piel de Rosa. En sus palabras, "¡Hombre si me encantaría! Henry me dijo hace poco, «independientemente de la llamada, una secuela no puede existir sin Mama Rosa». Y entonces me pregunta «¿Qué super poder quieres?»". Esa era precisamente mi última pregunta para ella, lo que nos lleva de vuelta a su reflexión inicial: "Me preguntan por el tema de los superhéroes y les digo que me parece genial, pero no hay nada mejor que ser la madre de los superhéroes. Para mí es el poder número uno. Eso sí, si tuviera que elegir un poder, sería el de curar. Imagínate poder curar a tus seres queridos y a la gente que sufra. Ese poder en Mama Rosa sería insuperable".

Podéis ver a Marta Milans en '¡Shazam!' y 'Asher', ambas actualmente en cines españoles.

Artículos recomendados

¿Cuáles son las preguntas más buscadas sobre 'Juego de Tronos'?

'Juego de Tronos': La gente no tiene muy claro el parentesco de Jon y Daenerys

Comentarios

Noticias relacionadas