Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

Repaso a la historia del té en el cine: Un elegante placer

Miguel Ángel Pizarro Martes 21 mayo 2019

Ya lo dijo el poeta inglés Edmund Waller: "El té aviva nuestra imaginación. Reprime los vapores que invaden la cabeza y mantiene sereno el palacio del alma". Infusión de las hojas y brotes de la planta, con nombre científico, Camellia sinensis, el té es la segunda bebida más popular del mundo, por delante del café y solo por detrás del bien más necesario, el agua. La infusión, con efectos benéficos para la salud, ha tenido varios momentos para lucirse en la gran pantalla.

Porque el té ha tenido varios idilios del cine, dejando escenas míticas en el celuloide. Una de las primeras fue la famosa secuencia de la hora del té en el techo de 'Mary Poppins' (1964). El icónico clásico honorífico de Disney mostró que una costumbre tan británica (y tan exportable puesto que el té es una de las bebidas más populares en la merienda) puede tener un toque divertido. En la cinta dirigida por Robert Stevenson, la niñera interpretada por Julie Andrews, junto con los pequeños Jane y Michael (Karen Dotrice y Matthew Garber) y el simpático Bert (Dick Van Dyke) visitan al extraño tío Albert (Ed Wynn) cuyos ataques de risa provocan que flote.

Mary Poppins

Finalmente, todos acaban tomando el té en el techo, tras una divertida escena llena de carcajadas, una secuencia en la que puede apreciarse cómo se toma el té al auténtico estilo británico, té negro con un poco de leche. Una escena mítica que no ha sido la única con esta popular infusión como protagonista. En el filme 'La gran evasión' (1963), el teniente de vuelo Colin Blythe (Donald Pleasance), pese a vivir en condiciones infrahumanas, no pierde sus buenas maneras, siquiera incluso para tomar el té. Muy recordada es la escena la que se queja de no poder tomar la infusión de "forma civilizada". "Me temo que este té es patético. Debo haber usado estas miserables hojas unas 20 veces. No es que me importe mucho, pero el té sin leche es tan incivilizado", llega a decir.

La gran evasión

El idilio del té con el cine

En el filme neo-noir 'Mona Lisa' (1986) puede verse que la costumbre de tomar té no tiene por qué ir a la par de saber los diferentes tipos de tes que existen. Cuando un camarero le pregunta a George (Bob Hoskins) que quiere tomar y este le responde que desea la popular infusión, el camarero le repregunta si quiere té Earl Grey o té Lapsang Souchong, a lo que el individuo responde: "No, solo quiero té".

Tienes un e-mail

Pero no solamente el cine clásico ha tenido al té como protagonista de escenas muy recordadas. Por ejemplo, una variante de la infusión en forma de refresco, el té helado con limón, tiene su momento en la cinta 'Donde reside el amor' (1995), protagonizada por Winona Ryder, cuando la excéntrica tía Gladys (Anne Bancroft) se queja ante su hermana Hy (Ellen Burstyn) que siempre prepara este agradable refresco con demasiada azúcar.

Eso sin contar que una de las secuencias más entrañables de la mítica comedia romántica 'Tienes un e-mail' (1998) muestra cómo el té es sinónimo de preocupación hacia el ser querido, al prepararle (Tom Hanks) a Kathleen (Meg Ryan) una taza de té negro debido a que está indispuesta. Una escena cotidiana en la que puede observarse que esos pequeños detalles son los que acaban conquistando a ese gran amor.

Escuadrón Suicida

La hora del té puede ayudar a que dos amantes se reencuentren como en el caso de 'El gran Gatsby' (2013) de Baz Luhrmann. También define el carácter de personajes icónicos recientes, como es el caso de Harley Quinn (Margot Robbie), adicta al café pero también al té, como pudo verse en 'Escuadrón Suicida' (2016).

Cine histórico y animado adicto a la teína

Mención aparte están las cintas británicas de época, en la que la hora del té se convierte en una escena que entremezcla costumbrismo, elegancia y buen gusto. Los títulos que mejor exponen una costumbre tan británica son, sin duda, 'Orgullo y prejuicio' (2005) y la reciente 'Downton Abbey' (2019). En ambos casos, puede apreciarse un momento tan arraigado en la cultura inglesa como todo un ritual social, donde crear intrigas (de diversa índole) o congraciarse con amigos.

Orgullo y prejuicio

Pero el té no solo ha protagonizado del cine en imagen real. ¿Acaso alguien olvida la loca fiesta de no cumpleaños de la psicodélica 'Alicia en el país de las maravillas' (1951)? Clásicos Disney ambientados en el Reino Unido como '101 dálmatas' (1961) o 'Merlín, el encantador' (1963) han tenido sus momentos con el té, como cuando Cruella De Vill se presenta ante el público o cuando el brujo Merlín conoce al joven Arturo. Aunque no sea té, en clásicos del período bélico como 'Saludos amigos' (1942) pudo verse a Goofy convertido en gaucho y bebiendo mate, recordando que Argentina es el principal exportador de té para Estados Unidos.

Alicia en el país de las maravillas

También está la escena en la que las tres hadas de 'La bella durmiente' (1959) toman el té y durante ese momento dan con la idea de proteger a la princesa Aurora, a la que Maléfica acaba de maldecir, ocultándola en el bosque. Más moderna es 'Mulan' (1998) donde pudo verse que la costumbre de servir el té es una tradición más antigua y milenaria, al originarse en la India y en la antigua China. Aunque dicha tradición acaba con una escena caótica y divertida, en la que la joven heroína acaba teniendo un grave percance con la casamentera.

Mulan

Tampoco el anime ha sido exento del té en el cine. La filmografía de Studio Ghibli es el principal exponente, siendo el té verde, en su vertiente de té verde matcha, protagonista de escenas de títulos como 'Mi vecino Totoro' (1988), 'Recuerdos del ayer' (1991), 'Mis vecinos los Yamada' (1999), 'La colina de las amapolas' (2011) o 'El cuento de la princesa Kaguya' (2013), en la que la etérea doncella, para poder ganarse el reconocimiento de la nobleza, aprende el protocolo real, como tocar el koto, aprender caligrafía tradicional o realizar la Ceremonia del Té. Por otro lado, el té occidental también ha aparecido en 'Susurros del corazón' (1995), 'El viaje de Chihiro' (2001) o 'El castillo ambulante' (2004).

El viaje de Chihiro

Aunque en el cine el té negro, el té Earl Grey, el té Darjeeling, el té verde o el té Matcha hayan sido protagonistas principales, no hay que olvidar que existen múltiples variante de preparado de esta infusión, siendo cuatro las tradicionales (blanco, negro, verde y azul), más otras variedades menos comunes (té amarillo, té rojo o Pu-erh, kukicha, Chong Cha, Lapsang Souchong, té turco, té moruno, té de jazmín o té de rosas). Son innumerables los tipos de té, que demuestra la diversidad que existe en esta infusión de popularidad mundial.

El té como hecho histórico y cinematográfico

Pero el té no ha sido protagonista en el cine solo como costumbre social, merienda o rito tradicional. En el caso de la cinta 'Johnny Tremain' (1957), se narra el famoso Motín del Té, que tuvo lugar en 1773 y en el que un grupo de colonos boicotearon el Acta del Té promulgada en Gran Bretaña, por la que beneficiaban la importancia de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Es considerado el precedente de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos.

Johnny Tremain

Otro ejemplo es 'Té con Mussolini' (1999) en la que Franco Zeffirelli reunió a grandes divas del cine (Cher, Judi Dench, Joan Plowright, Maggie Smith y Lily Tomlin) en amenas horas del té que acaban convertidas en escenas de inseguridad, miedo y, finalmente, resistencia, al narrar cómo damas británicas y estadounidenses de la alta sociedad intentan, originalmente, mantener sus privilegios durante la llegada del fascismo de Mussolini y cómo, finalmente, acabarán convertidas en heroínas de la Resistencia.

Té con Mussolini

Mención especial merece 'El sabor del té' (2004), filme del japonés Katsuhito Ishii en el que evoca el clásico cine costumbrista de su país, poniendo como protagonista a la familia, con historias sobre lo cotidiano, con un abuelo que fue dibujante, un hijo que es odontólogo pero practica la hipnosis en sus pacientes, su esposa, que fue artista de animación y que quiere volver al oficio o su cuñado, cuyo hijo quiere conquistar a una compañera del colegio con el tradicional juego del Go o su hermana pequeña, que cree que su sombra es un yo gigante del que desea deshacerse.

El sabor del té

De diversas formas ha sido el té protagonista en el cine, desde ser una costumbre social fuertemente arraigada a convertirse en un precedente histórico de independencia de un país. Diferentes maneras de apreciar su sabor y su aroma. Aunque, por supuesto, para aquellos amantes del café, conviene o olvidar que también hemos hecho un repaso a la historia de este amargo y adicto placer también a través del cine, con escenas y personajes que fueron auténticos cafeteros, como Harley Quinn, que es fan tanto del té como del café. Distintas maneras de disfrutar, a través del séptimo arte, con las bebidas amargas más populares del mundo.

Artículos recomendados

Robert Pattinson suena para los Oscar por la película de terror indie del año

'The Lighthouse' es la película de terror indie del año y Robert Pattinson ya suena ...

Películas relacionadas

Comentarios

Noticias relacionadas