Bienvenido Conéctate para puntuar películas, escribir críticas y mucho más

¡Puedes utilizar tu nombre de usuario y contraseña existente de FormulaTV!

De 'Elektra' a 'El hijo de la mascara', los 10 peores spin-offs del cine

Jorge Montenegro Martes 14 enero 2020

Más allá de su función como expresión artística y fuente de ocio y entretenimiento, el cine es a su vez una industria cuyo principal objetivo es generar el mayor beneficio posible para sus inversores (estudios, productoras, actores, directores...). Como consecuencia de este hecho, en las últimas décadas Hollywood ha favorecido el crecimiento de las secuelas, remakes, reboots y spin-offs dentro de su oferta audiovisual, frente a proyectos más novedosos y desconocidos. Esto se debe a que, económicamente hablando, es más rentable, para aquellos que ponen el dinero, dar luz verde a proyectos con una base ya establecida entre el publico (historias, personajes, escenarios...), que arriesgarse a financiar una nueva idea o propuesta cuyo éxito y rentabilidad estará sujeta a demasiadas variables.

Fotograma de 'Superagente 86:Bruce y Lloyd fuera de Control'

Los 10 peores spin-offs del cine

1 Elektra

Inauguramos esta lista con 'Elektra', cinta que, junto a la 'Catwoman' de Halle Berry y al 'Ghost Rider' de Nicolas Cage, tiene el deshonroso honor de ser una de las peores adaptaciones de superhéroes que se produjo en la década del 2000. Nacida del metraje de la polémica 'Daredevil', cuya sombra marcó la carrera de Ben Affleck hasta que fue sustituida por la de 'Liga de la Justicia', esta película protagonizada por Jennifer Garner ('Alias') tenía como objetivo explotar la popularidad que Elektra Natchios (el principal interés amoroso de Daredevil en los cómics) había adquirido en la primera adaptación, en pantalla grande, del hombre sin miedo.

No obstante, y a pesar de contar con la participación de Terence Stamp ('Destino oculto'), Jason Isaacs ('Harry Potter y la cámara secreta') y Cary-Hiroyuki Tagawa ('The Man in the High Castle'), la película fue un absoluto desastre que, aunque intentó mezclar la mitología del personaje en la historia, no supo sostenerse sin la presencia del Daredevil de Affleck. Ya que sin entender por completo la esencia del personaje, una mercenaria violenta y sanguinaria, Fox solo consiguió crear una cinta que en muchos tramos no se tomaba en serio ni a sí misma.

2 X-Men Orígenes: Lobezno

Retomando las adaptaciones fallidas de superhéroes, nos encontramos con otro personaje de Marvel al que Fox intentó rentabilizar en solitario tras su éxito en la saga 'X-Men', hablamos por supuesto del Lobezno de Hugh Jackman. Y es que aunque los fans recordemos con cariño y admiración el enorme trabajo interpretativo que hizo Jackman, durante 17 años, con uno de los mutantes más famosos de la casa de las ideas (ahí están 'X-Men 2', 'Logan' o 'X-Men: Días del futuro pasado'), no podemos obviar la tortura que fue ver al actor australiano darlo todo por salvar 'X-Men Orígenes: Lobezno' una cinta poco ambiciosa, aburrida y llena de clichés absurdos.

Tampoco podemos obviar el destrozo creativo que Fox realizó en su intento por adaptar, o quién sabe si era modernizar, a otro de los compañeros habituales de lobezno en las viñetas, Deadpool. Convirtiendo al mercenario bocazas, personaje conocido por su humor ácido y su habilidad para romper la cuarta pared, en una especie de Frankenstein mudo que "adquiere" los poderes de varios mutantes conocidos (Cíclope, lobezno espectro...). Por suerte, Ryan Reynolds tuvo la oportunidad de redimirse y en 2018 llegó 'Deadpool', adaptación con la cual el actor canadiense consiguió hacer (al igual que Jackman con Lobezno) suyo al personaje.

3 Han Solo

Pocas franquicias han sabido sacarle tanto provecho y rentabilidad a sus personajes como 'Star Wars'. Novelas, series animadas, videojuegos, comics y por su puesto spin-offs son algunas de las ramas por las que el universo creado por George Lucas (ahora en manos de Disney) ha intentado expandirse a lo largo de los años. No obstante, las aventuras en solitario (fuera de la trama principal) de estos no han sabido contar con el beneplácito de la audiencia o los fans, dejando de lado (claro está) la excepción de 'Rogue One: Una historia de Star Wars' (Gareth Edwards). Un triunfo que desgraciadamente 'Han Solo: Una historia de Star Wars', el segundo spin-off de la era Disney, no pudo repetir.

Tras despedir a Phil Lord y Chris Miller por diferencias creativas, Kathleen Kennedy, presidenta de Lucasfilm, decido contratar a Ron Howard, una apuesta mucho más conservadora desde el punto de vista creativo, para terminar el proyecto. Si a eso le sumamos la mala promoción que se hizo de la cinta, el escaso carisma de Alden Ehrenreich como Han Solo (que no estuvo a la altura del listón dejado por Harrison Ford), un guion simple y poco innovador y un villano anodino y olvidable, es comprensible que esta película se convirtiera en la primera de toda la saga en perder dinero.

4 American Pie: Band Camp

Normalmente cada generación suele tener una película de referencia que aborda o explora temas tan delicados como el sexo, el tránsito a la madurez o el fin de la infancia, y para la generación de los 90 esta cinta fue 'American Pie' (Paul Weitz y Chris Weitz). Y como es habitual en la industria del cine este correspondiente "éxito cultural" dio pie a que Universal continuara explotando la franquicia, más allá de sus límites, para seguir obteniendo beneficios. Por ello, tras el estreno de la tercera entrega de la saga ('American Pie. ¡Menuda boda!'), donde sus protagonistas completan su viaje a la madurez, el estudio tuvo la brillante idea de expandir su universo a través de un spin-off que siguieran las aventuras de un nuevo grupo de alocados adolescentes.

Con el personaje de Noah Levenstein (Eugene Levy) como único elemento de unión con la trilogía original, esta particular historia (lanzada directamente al mercado doméstico) se centró en la figura de Matt Stifler (Tad Hilgenbrink), el hermano pequeño del mítico Steve Stifler (Seann William Scott). Sin embargo, intentar replicar el carisma de uno de los personajes más queridos de la saga no sirvió de nada, pues el personaje de Hilgenbrinck solo logró ser una copia barata y sin gracia del de William Scot. La guinda del pastel, si podemos llamarlo así, es el humor absurdo e infantil del que hace gala su guion, que recurre a chistes, gags y situaciones tópicas para tratar de provocar la risa fácil.

5 El hijo de la máscara

Esta cinta es el ejemplo más claro de por qué, a veces, es mejor dejar morir un proyecto fallido, que intentar reconvertirlo en una nueva historia carente de originalidad y coherencia. Tras el éxito que cosechó 'La máscara' en 1994, New Line Cinema y Dark Horse Entertainment no tardaron en planear una secuela, sin embargo, y a pesar de que incluso el director de la cinta, Chuck Russell, expresó su deseo de regresar para la misma, esta no llegó a realizarse. Al menos no de la forma en la que todos los fans de la película original esperaban, pues después de que Jim Carrey se negara a volver como Stanley Ipkiss (según algunos rumores rechazó un cheque de 10 millones por su participación), Dark Horse decidió transformar el proyecto en un spin-off/secuela que lanzaría al mercado doméstico en 2005.

Más allá de no contar con el carisma y talento de Carrey, uno de los principales problemas de 'El hijo de la máscara' fue su humor infantil y absurdo. Mientras que en la original este aspecto destacó gracias a la sátira y la mordacidad de sus chistes, en esta entrega el humor inteligente dio paso a situaciones tópicas y chistes dignos de un niño de primaria. Por otro lado el trío protagonista, encabezado por Jamie Kennedy ('Scream. Vigila quién llama'), Traylor Howard ('Monk') y Alan Cumming ('Spy Kids'), solo consigue generar vergüenza ajena con sus actuaciones planas y carentes de sentimiento. Que en conjunto llevan al espectador a plantearse una única pregunta, "porque c**** desperdicié mi tiempo viendo esta bazofia".

6 La aventura de los Ewoks

Como ya señalamos anteriormente 'Star Wars' ha destacado por su "habilidad" (por no llamarlo ansia u obsesión) para rentabilizar a los personajes y razas presentados en sus películas. Por ello, tras el estreno de 'Star Wars: Episodio VI - El retorno del Jedi', y aprovechando el éxito que los Ewoks habían cosechado entre los fans más pequeños de la saga, George Lucas decidió crear un spin-off que le permitiera ampliar el (por aquel entonces) limitado universo que estaba construyendo y ayudara a olvidar el espantoso especial de navidad, protagonizado por la familia de Chewbacca, que se realizó en 1978.

'La aventura de los Ewoks' se sitúa en algún punto entre 'El imperio contraataca' y 'El retorno del Jedi', y sigue las aventuras de una familia humana que acaba estrellándose por accidente en la luna de Endor. Para ser una tv-movie de finales de los 70, la cinta supuso un éxito sin precedentes para la cadena ABC y Lucasfilm, que no tardaron en poner en marcha una secuela de la misma bajo el título de 'Ewoks: La batalla por Endor'. Sin embargo, a nivel creativo y estructural la cinta (destinada a un público infantil) desentona bastante dentro del universo al que se esfuerza por pertenecer. Lo que convierte su visualización en una hora y media de puro aburrimiento y desidia. A pesar de ello, y hasta la compra de la franquicia por parte de Disney, estos dos títulos formaron parte durante muchos años del canon oficial de la saga.

7 American Psycho 2

Existen películas cuyo impacto en el público (dejando de lado el apartado técnico y creativo) nace del carácter autoconclusivo y único de las experiencias y emociones que ofrecen. Un elemento que ojalá alguien dentro de Lions Gate Entertainment hubiera recordado antes de dar luz verde a la producción de un spin-off/secuela de 'American Psycho. Una cinta dirigida por Morgan J. Freeman (no confundir con el icónico actor) y protagonizada por una jovencísima Mila Kunis ('Malas madres') que aunque intenta desesperadamente replicar la estética y tono de la original, lo único que consigue es ponerse en evidencia con unas actuaciones de película de serie B y una banda sonora que no parece haber entendido el género en el que se haya. Pues más que un thriller o un drama la película en algunas escenas parece una comedia universitaria barata.

Poco se puede decir de esta cinta salvo una pequeña advertencia, si algún conocido la menciona (aunque sea de pasada) haced caso al gran consejo de Gandalf (Ian McKellen), "huid insensatos".

8 El Rey Escorpión

Aunque actualmente Dwayne Johnson ('Jumanji: Siguiente nivel') es uno de los actores mejor pagados de Hollywood, en su filmografía cuenta con uno de los peores spin-offs que se ha producido en la industria. Aprovechando el tirón que tuvo el cameo de la ex estrella de la WWE en 'The Mummy Returns (El regreso de la momia)', cuya aparición siempre recordaremos por el pésimo CGI con el que fue creado su personaje (el rey escorpión), Universal pensó que era buena idea seguir explotando el universo revitalizado por Stephen Sommers y dio luz verde a un spin-off/precuela que narrara los orígenes y ascenso al trono, durante el antiguo Egipto, del personaje.

Como era de esperar el resultado fue una historia vacía que, más allá de entretener lo justo y necesario (esto último dependiendo del ánimo con el que se visualice), no tenía ningún tipo de atractivo que justificara su producción. Pues además de ser previsible y tener un ritmo bastante flojo, la película también cuenta con unos personajes muy estereotipados entre los que encontramos: un héroe bárbaro pero simpático (Johnson), el amigo negro (Michael Clarke Duncan), el amigo gracioso (Grant Heslov), la hechicera malvada que en realidad es buena (Kelly Hu) y el villano cruel y déspota (Steven Brand).

A pesar de las malas críticas que recibió 'El Rey Escorpión', y aunque parezca imposible de imaginar, la saga (porque finalmente se transformó en una saga) cuenta actualmente con cinco entregas, habiéndose estrenado la última ('Scorpion King: Book of Soul') en 2018.

9 Superagente 86: Bruce y Lloyd fuera de control

Este spin-off centrado en Bruce (Masi Oka) y Lloyd (Nate Torrence), dos personajes secundarios que aparecieron brevemente en el remake de 'Superagente 86 de película' que Warner Bros estrenó en 2008, es el mejor ejemplo de hasta qué punto está dispuesto a llegar Hollywood con tal de sacar algún beneficio económico de sus producciones. Ya que dejando de lado que su material de origen no tuvo el impacto necesario como para que se pudiera realizar una secuela, su mayor problema reside en el enfoque de la historia, pues a ratos intenta parecer una película cómica de espías y a los cinco minutos se transforma en un sucesor cutre del espíritu de 'American Pie'. Provocando que lo único que se sienta con ella sea vergüenza ajena y mucho, mucho aburrimiento.

Los únicos elementos salvables de esta película, que por suerte fue lanzada directamente al mercado doméstico, son la banda sonora (que recicla los temas de la película original) y el breve e inesperado cameo de Anne Hathaway ('Amor y otras drogas') como la Agente 99.

10 El nuevo Karate Kid

La talentosa Hilary Swank ('Million Dollar Baby') es otra de las estrellas de Hollywood que cuenta en su filmografía con un spin-off fallido (y bastante malo), que no hace justicia a la película o saga de la que nació. Y es que después de que John G. Avildsen ('Rocky') cerrará de manera más o menos satisfactoria la trilogía de 'Karate Kid', a Sony y Columbia Pictures no se les ocurrió una mejor idea que sacar en 1994 otra entrega para presentar a un nuevo personaje que recogiera el testigo dejado por Daniel Larusso (Ralph Macchio) en la historia. La idea de ambos estudios era revitalizar la franquicia cambiando al personaje de ciudad (de Los Ángeles a Boston) y de sexo, manteniendo únicamente al personaje del Sr Miyagi (Pat Morita).

Obviamente, el plan de Sony y Columbia Pictures fracasó estrepitosamente, no sólo porque la saga estuviera ya desgastada, sino también porque la cinta carecía del "alma" y carisma para funcionar por sí misma. Su guion, ya de por sí plano, era aburrido y repetitivo, sus villanos eran de todo menos intimidantes y los momentos dramáticos eran poco o nada emotivos, lo que impidió al público poder conectar con el personaje de Swank. Si a todo eso le sumamos que desde arriba se ordenó, o se decidió, dar prioridad al supuesto desarrollo de los personajes antes que a las peleas y al aprendizaje del karate (uno de los principales atractivos de la saga), obtenemos la receta perfecta para que 'El nuevo Karate Kid' fuera un desastre.

Esta obsesión de la industria por rentabilizar sus productos (una cosa es aprovechar el éxito de una cinta y otra muy distinta abusar de la gallina de los huevos de oro) ha provocado que el público se canse de acudir a las salas de cine para consumir historias ya conocidas. Sin embargo, y dejando de lado la avalancha de reinicios y secuelas que asolan la cartelera, en este especial nos centraremos en el arte del spin-off, una práctica (normalmente relacionada con las series de televisión pero a la que el cine también ha sabido sacarle provecho) que a grandes rasgos consiste en convertir a un personaje secundario en el protagonista de su propia historia usando los elementos de un universo ya presentado. Normalmente con el objetivo de darle un nuevo giro a la trama o para ampliar la historia original.

No obstante, si algo nos ha demostrado la pequeña pantalla es que intentar explotar una historia (desgastada o no) a través de un personaje o situación sin el resto de componentes que la llevaron al éxito, puede convertirse en un arma de doble filo. Pues muchas veces es la suma en conjunto de todas estas piezas las hacen tan atractiva esa idea. Es por ello que proyectos como 'Rogue One: Una historia de Star Wars' (Gareth Edwards), 'Bumblebee' (Travis Knight), 'Logan' (James Mangold), 'Batman: La LEGO película' (Chris McKay) o 'Buscando a Dory' (Andrew Stanton), cuya propuesta y desarrollo es igual de interesante (en algunos casos hasta superior) que el material original, son una excepción dentro de este subgénero cinematográfico.

Pues lo normal ante este tipo de películas, al menos eso es lo que nos ha demostrado la experiencia, es que el espectador se acabe peguntando dos cosas: si realmente era necesario contar esa historia y las razones por las que alguien dio luz verde a dicha cinta. Por lo que aprovechando el décimo quinto aniversario del estreno de 'Elektra', el infame spin-off nacido del 'Daredevil' de Ben Affleck y protagonizado por Jennifer Garner, hemos recopilado algunos de los peores spin-offs que el séptimo arte, y sobretodo Hollywood, ha generado a lo largo de los años. Y que más de uno, en su momento, visualizó esperando encontrar algún atisbo de lo que hizo grande o exitoso al material original.

Artículos recomendados

10 curiosidades de 'El aviador'

El biopic fallido de Christopher Nolan sobre Howard Hughes y otras curiosidades de 'El ...

Comentarios

Noticias relacionadas